Se multiplican los problemas en el Mercado Comunitario

Demoras en los pagos de sueldos y cargas sociales. Deudas con proveedores. Dificultades en el abastecimiento. Concentración de compras en un mayorista de Neuquén. Datos de la crisis de un espacio que nació para favorecer la economía popular y hoy se rige por las leyes del mercado.

25/09/2017
Bariloche

Nuevas instalaciones del Mercado (foto gentileza Municipalidad)

Poco queda del espíritu con el que nació el Mercado Comunitario de la municipalidad de Bariloche. La idea de vincular a los productores regionales y los nodos de consumo, bajo el precepto de favorecer la economía popular e incentivar la producción local, quedó en el olvido. Sólo es sostenida por algunos trabajadores y productores, cada vez más relegados.

Hace una semana, una inyección de fondos de último momento salvó lo que estaba por convertirse en una crisis casi terminal. El Ejecutivo transfirió recursos para que se paguen sueldos atrasados, cargas sociales acumuladas, y se compre producción para un Mercado desabastecido.

La mudanza del Mercado de su sede original de calle Santa Cruz a los galpones del ferrocarril -decidida por el Intendente Gustavo Gennuso-, ya significó una pérdida de identidad, y una dificultad extra para que los sectores populares -a través de los nodos de compra- puedan acceder al lugar.

Además, la obra de acondicionamiento del nuevo espacio costó más de lo presupuestado, y el Mercado debió destinar fondos originalmente asignados para su funcionamiento. Algo inicialmente no previsto. Además, el Ente Autárquico debió cubrir 22 días de cierre del Mercado sin ventas, por la decisión del Intendente de realizar la obra.

Nuevas instalaciones del Mercado (foto gentileza Municipalidad)

De hecho, el uso de recursos de ese programa provocó el desfinanciamiento del Mercado. Al 31 de agosto, el presupuesto anual de 1,4 millón de pesos fue prácticamente ejecutado en su totalidad.

En este marco, el Ente Autárquico que conduce los destinos del Mercado debió solicitarle al Ejecutivo 500 mil pesos extra para hacer frente a gastos corrientes y deudas acumuladas. Hasta el momento se habrían girado unos 120 mil pesos.

La transferencia parcial de recursos permitió destrabar un conflicto en puerta: se abonaron parte de las cargas sociales adeudadas; sueldos; y se dispuso la compra de mercadería.

Justamente sobre este último punto, los productores locales denunciaron que el Mercado viene dirigiendo sus compras en el Mercado Concentrador de Centenario, en la Provincia de Neuquén, en desmedro de la producción regional. El argumento del oficialismo en el Ente Autárquico está acorde a los tiempos que corren: el Mercado debe ser sustentable, y el Mercado Concentrador de Centenario vende más barato que los productores regionales. El concepto modifica los principios básicos de creación del Mercado, y los trabajadores temen que abra la puerta a la adopción de medidas como la tercerización.

El oficialismo mantiene una mayoría en el Ente. Su Presidente, Julio Costa Paz -de vacaciones en plena crisis del Mercado-, es el nuevo Subsecretario de Desarrollo Local, en reemplazo del renunciado José Luis Zubizarreta; la vicepresidenta es la subsecretaria de Coordinación de Políticas Sociales, Alejandra Schneebeli; el Tesorero es el Subsecretario de Hacienda, Digo Breide (sería reemplazado en los próximos días por José Mella); por el Concejo Municipal participan el oficialista Andrés Martínez Infante y el opositor Daniel Natapof; y tienen también representación los consumidores y los productores. A la hora de votar, el oficialismo de Juntos Somos Bariloche actúa con un bloque sólido.

Sin embargo, definiciones cómo a quién comprar la mercadería no han pasado por el Directorio del Ente, y, en cambio, fueron tomadas de manera directa por Costa Paz.

“La letra y espíritu de la ordenanza del mercado establecen que la provisión debe venir de la agricultura familiar y pequeños productores. Y la venta orientada al consumo de los sectores populares. Pero ésta no es la política de la gestión Gennuso”, se quejó el concejal Natapof consultado por En estos días.

Agregó que “nadie dice que el mercado no deba ser sustentable. El tema es cuándo. Toda iniciativa de este tipo debe contar con un aporte inicial de fondos; y tener en cuenta que no se trata de un emprendimiento comercial sino una política pública de abastecimiento, de desarrollo de los pequeños productores y la agricultura familiar, y del el consumo popular”, planteó el edil.

La compra concentrada en Neuquén, sumada a la falta de recursos para las compras, provocaron en varias oportunidades el cierre temporal del Mercado, por desabastecimiento. La información oficial emitida por la Municipalidad hablaba del reacondicionamiento de la nueva sede, o tareas de mantenimiento.

Con este panorama, los trabajadores del Mercado Comunitario no ocultan su preocupación por el futuro inmediato del espacio, que nació con el objetivo de fomentar la producción regional, mejorar los estándares de consumo local, y promover una cultura de acercamiento entre productores y consumidores, y hoy se rige por las frías reglas del mercado.