María Emilia Soria votó a favor de quitarle los fueros a De Vido

Tomó distancia del bloque del FpV y bajó al recinto. Dijo que el pedido de la Justicia se ajustaba a derecho. "Siempre di la cara", dijo entre aplausos de los diputados de Cambiemos.

25/10/2017
Nacional

María Emilia Soria en la sesión (foto imagen de TV)

Pocos días después de haber ganado con comodidad de las elecciones legislativas en Río Negro, la Diputada Nacional del Frente para la Victoria (FpV), María Emilia Soria, se distanció del bloque que integra y votó favorablemente la quita de fueros a Julio De Vido. Mientras que la decisión de la bancada opositora fue no concurrir al recinto y denunciar la persecusión judicial a manos del macrismo, la rionegrina dijo que por "convicción" y seguridad que el pedido judicial "se ajusta a las previsiones de la ley", acompañó el pronunciamiento oficialista.

De Vido, pocos minutos después de ser desaforado, fue detenido en su vivienda particular y trasladado al Juzgado Federal.

El oficialismo superó con holgura los dos tercios de los votos requeridos para desaforar a De Vido: el Frente Renovador de Sergio Massa, el bloque Justicialista de Diego Bossio y Oscar Romero, la izquierda y fuerzas provinciales concedieron su apoyo a la hora de la votación, que se produjo tras un debate breve.

Según el repaso, sólo bajaron al recinto por el FpV-PJ la tucumana Miriam Gallardo, la chubutense Ana María Llanos y el sanjuanino Ramón Tovares. Más tarde lo hizo Soria.

“Esta diputada viene a sentarse a su banca a acompañar el pedido de desafuero conforme manda la Constitución y la ley”, dijo, y agregó: “Vengo a cumplir con lo que sostuve el pasado 26 de julio”, al referirse que el día que se trató sin éxito la expulsión del exministro. Ese día “el oficialismo intentó torcer la interpretación de la Ley de Fueros, tratando de avanzar con un pedido a pesar de no tener el pedido formal del juez”.

La rionegrina remarcó que “hoy es otra la situación, desde el punto de vista formal y jurídico”.

Soria planteó que “ninguno desconoce que el diputado Julio De Vido ya fue perseguido y condenado por un conglomerado de medios que obedecen al poder real detrás de este gobierno. A nadie sorprende la precisión quirúrgica con que tres días antes de las elecciones se montó el pedido de desafuero que tratamos”, agregó.

Y si bien votó a favor de quitar los fueros a De Vido, cargó contra el oficialismo ya que “hay quienes añoran que votemos en contra así se les alarga la novela que montaron, así les rinde un poco más la construcción mediática de su condena anticipada. Así pueden seguir distrayendo al pueblo argentino de los problemas que realmente aquejan”.

“Si no se hablara de De Vido, hablaríamos de los precios, de la inflación, de la falta de empleo, de la deuda descontrolada, de la desaparición forzada de Santiago Maldonado”, enfatizó y consideró que “esta maniobra tiene por finalidad distraer a la opinión pública del tremendo ajuste que se viene”.

Hacia final, dijo que debía “reconocer que el pedido se ajusta a las previsiones de ley”, por eso votó afirmativamente el pedido de desafuero, y agradeció a sus compañeros de bancada “que entendieron por qué hoy debía estar acá”.

“Yo nací en una casa peronista y aprendí dos cosas: a no renunciar a mis principios y a dar siempre la cara”, remató.

Río Negro aportó otro voto al desafuero: el del Diputado Luis Bardeggia, también integrante de la bancada opositora.

Formalmente, el bloque del FpV decidió ausentarse de la sesión, y “no convalidar lo que entendemos es una persecución a los opositores”.

El presidente de la bancada, Héctor Recalde, informó que en las reuniones que mantuvieron, los legisladores debatieron “en libertad”, aunque reconoció que hubo “algunos compañeros, con algunas diferencias”.

En conferencia de prensa, Recalde dijo que “el oficialismo consiguió los dos tercios aún sin nosotros”, por eso, se decidió no bajar al recinto.

"Hay un grupúsculo de jueces y fiscales empeñados en seguir las instrucciones que le da el Poder Ejecutivo nacional”, señaló Recalde, y remarcó que existe “inacción” por parte del Poder Judicial en causas que involucren a funcionarios del actual gobierno.

Por último, Recalde agregó: “No queríamos convalidar con nuestra presencia esta persecución y hostigamiento”.