# QUIÉN MATÓ A SANTIAGO MALDONADO

Los teléfonos, la clave

Los cruces de llamadas entre gendarmes; los 23 segundos del teléfono de Santiago; y la negativa a peritar el celular de Noceti, puntos clave de la investigación. La Procuvin, fuera.

03/11/2017
Nacional
Santiago Rey

 

Por distintos motivos, las llamadas y mensajes telefónicos, así como la ubicación de los celulares, son -o deberían ser- centrales en la investigación para determinar cuándo, dónde y en qué circunstancias murió Santiago Maldonado. Esos datos son tan importantes como la autopsia que se realiza sobre el cuerpo de Santiago.

En las últimas horas, el Juez Gustavo Lleral decidió ampliar las pericias sobre los celulares de los gendarmes que participaron de la represión del 1 de agosto en la Comunidad en Resistencia Cushamen; y específicamente sobre aquellos que llegaron hasta la vera del río Chubut.

Entre los teléfonos a peritar se encuentra el del Subalférez Emmanuel Echazú.

La serie de mensajes que dan cuenta de la existencia de un detenido o de las características que tuvo la represión dentro de la pu lof, son, para la querella, un dato clave de la investigación. Como también lo es la ubicación de los teléfonos las horas previas y posteriores al hecho. Por ese motivo, además de los mensajes, se cruzan datos de geolocalización, indicaron a En estos días fuentes con acceso al expediente.

Subalférez Emmanuel Echazú

A las nuevas pericias dispuestas por Lleral -y que lleva a cabo la Policía Federal- tendrán acceso la representación legal de la familia de Santiago. De hecho, esa medida había sido largamente reclamada por Verónica Heredia, abogada de la familia Maldonado.

23 segundos

El diario La Nación interpretó esta semana que de los informes de las empresas prestadoras del servicio de telefonía se desprende la inexistencia de la llamada que el amigo de Santiago, Ariel Garzi, realizó un día después de la desaparición de su amigo.

Para su afirmación, el matutino cita un informe de la firma Wom de Chile. Sin embargo, el Ingeniero en electrónica y en telecomunicaciones y perito consultor de la Justicia Federal, Ariel Garbarz, interpretó otra cosa sobre ese mismo documento: “Tergiversan los informes de las Telefónicas. Hay que leerlos para darse cuenta de la trampa. Wom no miente, la llamada no existió en Chile, fue entrante en Esquel y saliente en El Bolsón. Detectada por antenas argentinas, no chilenas”, dijo en twitter.

Y publicó una copia de la respuesta de la empresa Telefónica: “Son las dos hojas del mismo informe sobre la línea chilena de Maldonado, terminada en 486”, indicó.

“Se trata de una llamada exitosa, con una duración total desde que es atendida de 23 segundos”, señala el informe de Telefónica, firmado por el apoderado José Luis Pérez Elías.

El propio Garzi, amigo de Santiago, en su facebook, publicó una foto de su celular, con el registro de la llamada, y la extensión de la misma: 23 segundos. “Acá está la prueba de que la llamada telefónica que realicé al número de Santiago existió y sí alguien atendió durante 22 segundos, para desmentir a los medios como La Nación, Clarín y demás medios comprados por el Estado”.

Y se preguntó: “¿Por qué todavía no se hicieron los estudios de geolocalización que el perito Garbarz está pidiendo hace bastante tiempo para determinar qué celulares estuvieron al lado del de Santiago en el momento que atendieron la llamada? Habrá estado Pablo Nocetti?, Juez Otranto?, la Fiscal Avila?, el Gendarme Echazu?, sus jefes de escuadrones?. Llevamos más de 80 días y siguen ocultando está prueba y cubriéndola con mentiras”.

Finalmente, en relación a los teléfonos, la negativa del Juez Guido Otranto a peritar el celular del Jefe de Gabinete del ministerio de Seguridad, Pablo Noceti, impidió, hasta el momento, saber dónde estaba el funcionario antes, durante y después del hecho; así como determinar con quién cruzó mensajes y el contenido de los mismos. La querella sigue reclamando esa pericia.

Pablo Noceti

Procuvin

En tanto, la fiscal federal Silvina Avila, apartó de la investigación a la Procuración contra la Violencia Institucional (Procuvin), lo que generó malestar en las querellas que intervienen en la causa a cargo del juez Gustavo Lleral por “desaparición forzada”.

La fiscal dijo en declaraciones a medios de Esquel -según reflejó Telam- que se encuentra “a la espera de los estudios complementarios de la autopsia, que darán la data y causa de fallecimiento” y sostuvo que “esa información sólo la están manejando los peritos con el equipo de la corte”. “Nosotros no tenemos acceso hasta que llegue oficialmente al expediente”, aseguró la fiscal.

Fiscal Ávila (foto gentileza)

El organismo era el único estamento del ministerio Público Fiscal que investigaba en forma específica el accionar de Gendarmería Nacional en el marco de la desaparición y muerte de Maldonado.

La Procuvin colaboraba con Avila mientras era ella quien estaba al frente de la investigación, pero una vez que el juez reasumió esa causa tras el hallazgo del cuerpo del joven, encontrado el 17 de octubre sumergido en el río Chubut y enredado en ramas de árboles, la fiscal consideró que ya no era necesaria su intervención.

La decisión de la fiscal, que fue avalada en forma tácita por el juez, generó malestar entre las querellas, que evaluaban realizar una presentación para pedir la continuidad del organismo en la investigación.

La Procuvin se encontraba desarrollando un informe propio sobre la desaparición y muerte del joven en base a las pruebas recogidas, para entregarlas como aporte a la investigación que lleva adelante el juez Lleral.

El sitio Cadena del Sur informó que Ávila había creado “un expediente paralelo” para que los pedidos de la Procuvin no formaran parte del expediente que se tramita en el Juzgado Federal de Esquel. Entre los pedidos de la Procuvin figuran peritajes, entrecruzamiento de mensajes y llamadas, declaraciones y otras medidas de prueba.