# EXCLUSIVO

El escándalo de la planta cloacal: analizan si es trucha un acta de recepción de la obra

El caso revelado periodísticamente en 2015 llegó al Poder Judicial gracias a la denuncia de un legislador. El fiscal Lista avanza en la investigación. Un dato clave al que accedió En estos días: analizan si es falsa un acta de recepción de la obra.

10/11/2017
Bariloche
Santiago Rey

Inauguración de la planta modular, en 2015 (foto archivo gentileza)

Dos años después de la primera denuncia periodística -en la Revista CIC- y del corte de cintas formal, la planta compacta modular de tratamiento de líquidos claocales sigue sin funcionar; y la Justicia investiga las posibles irregularidades en el caso bajo la figura de una posible “administración fraudulenta de fondos públicos”.

El Fiscal Guillermo Lista dio nuevo impulso en las últimas semanas al expediente iniciado por la denuncia del legislador del Frente para la Victoria (FpV), Alejandro Ramos Mejía, en el que intenta determinar por qué la obra tuvo un costo global de 21 millones de pesos, cuando el costo inicial de los trabajos era de 14,5 millones; por qué se desoyeron las diversas advertencias técnicas que daban cuenta de irregularidades en el uso del hormigón y los “anclajes”, es decir la calidad de la unión de los dos materiales principales utilizados: las chapas y el hormigón; y por qué la obra tardó casi un año más de lo estipulado en la licitación.

En reiteradas oportunidades, el Gobernador Alberto Weretilneck y el ministro de Obras y Servicios Públicos, Carlos Valeri, aseguraron que la planta estaba funcionando con normalidad, y cumplía la tarea para la que había sido construida: el tratamiento de unas diez mil conexiones, y la principal reserva de espacio en caso de inconvenientes en la planta depuradora principal. Este medio informó que ese dato no era cierto: la planta modular compacta nunca funcionó.

Ahora, la información fue confirmado por el Gerente de la Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB), Federico Lutz, quien aseguró a En estos días que la entidad que administra el servicio de saneamiento “no recibió formalmente la obra” y la planta “no está en operaciones”.

En el contexto de la investigación, Lista recibió diversas notificaciones del Gobierno rionegrino, dando cuenta de los controles definitivos sobre la planta -el 26 de enero de 2017, es decir a un año y dos meses de la inauguración-, y en las que asegura que la empresa que la construyó, Ecopreneur SA, hacía entrega formal de la obra a la Provincia, a través del Subsecretario de Infraestructura del Ministerio de Obras y Servicios Públicos, Daniel Bengochea.

Los trabajos de la obra de la planta compacta se “encuentran en buen estado de funcionamiento y sin observaciones que formular”, señala la nota.

Llamativamente, el mismo día -26 de enero de este año-, el Delegado del Departamento Provincial de Aguas (DPA), Germán Kugler, remitió también una segunda nota dirigida al Ingeniero Fernando Martín de la CEB, en el que le informa que la “operación y mantenimiento” de la planta “queda a cargo” de la Cooperativa.

Investigan si esta nota de entrega de obra es falsa

Esa misiva con sello del DPA y firmada por Kugler, podría ser falsa, según fuentes con acceso a la investigación. “¿Es trucha esa nota?”, consultó En estos días. “Sí”, se limitó a responder la fuente consultada.

Así, mientras la Provincia entregó al fiscal Lista y aportó al expediente una nota supuestamente firmada por ambas partes -el DPA y la CEB- en la que se acuerda la recepción de la obra por parte de la Cooperativa; desde la CEB se negó que el acto formal de entrega de los trabajos se haya realizado.

Las fuentes consultadas, en tanto, aseguran que la nota en cuestión es falsificada.

¿Firma de recepción de la obra?

Hormigón y desechos cloacales

Luego de la publicación de la Revista CIC, en diciembre de 2015, la situación de la obra de la planta modular derivó en la presentación de una denuncia penal -en agosto de 2016- por parte del legislador Ramos Mejía por supuesta “administración fraudulenta de fondos públicos”.

Esa presentación tiene como base el artículo periodístico que informó que para los trabajos se utilizó hormigón de menor calidad al especificado en el pliego de licitación. Se exigía un material H30 -con un piso de H21 en realidad-, y se utilizó en la obra hormigón H13.

La obra de la planta no cumplió con los parámetros

Las Actas de Inspección que fueron base de la denuncia periodística transparentaban que el hormigón utilizado dieron muy por debajo del límite mínimo requerido de resistencia y calidad. La prueba concretada sobre el hormigón debía cumplir con un piso de H21 -entre otros puntos, mide la cantidad de bolsas de cemento por metro cubico de hormigón-, y en cambio resultó de menos de H13. Se realizaron dos pruebas. Una en la sede de Vialidad Provincial, y la segunda en la ciudad de La Plata. Ambas fueron negativas.

El segundo punto cuestionado técnicamente en una inspección, estaba relacionado con los “anclajes”, es decir la calidad de la unión de los dos materiales principales utilizados: las chapas y el hormigón. Dichos anclajes deben soportar los esfuerzos mecánicos y garantizar la impermeabilización de la estructura, para evitar derrames, filtraciones o roturas del hormigón. Para ello se utiliza lo que técnicamente se denomina “junta hidroexpansiva”. Ese vital elemento no cumplió con las exigencias mínimas, y se diseñó una solución casera: más hormigón para cubrir la unión entre materiales.

En un nota de 2015 y aportada en las últimas semanas por el Ministerio de Obras y Servicios Públicos al fiscal Lista -a las que accedió En estos días-, se reconoce la utilización de un hormigón de menor calidad y menor resistencia.

La planta modular "no está operativa", dijo Lutz

“La obra se culminó con hormigón de inferior calidad al contratado con un formidable ahorro para el contratista”, planteó Ramos Mejía en su denuncia original.

Otro de los puntos cuestionados por el parlamentario, fue que la Provincia pagó por la obra 21 millones desos, cuando el presupuesto original era de 14,5 millones.

Legislador Ramos Mejía

“Hoy podemos observar una planta que contiene líquido cloacal, pero prácticamente no lo trata: quiere decir ello, que no tiene la utilidad para lo que fue construida”, concluyó Ramos Mejía en su denuncia.

Lo cierto es que las falencias constructivas y el encubrimiento de esa situación por parte de la Provincia y la CEB provocaron que durante dos años la planta compacta modular funcionara sólo como un depósito de los residuos, y se volcaran al lago Nahuel Huapi líquidos cloacales sin tratar.