Declaran Jefes policiales por el allanamiento a la casa de Lucas

Continúa el juicio contra dos efectivos que ingresaron a la vivienda del joven policía. Javier Muñoz dijo que “no sabemos si estamos frente a alguno de los que lo entregó”.

13/11/2017
Bariloche

Javier Muñoz, sigue el juicio en Bariloche

En el marco de la causa por allanamiento ilegal de la vivienda de Lucas Muñoz en Bariloche -hecho producido pocas horas después de su desaparición-, declararán este lunes los dos ex Jefes de la Unidad Regional Tercera, Juan Ramón Fernández y Manuel Poblete, quien estuvo imputado por incumplimiento de los deberes de funcionario, aunque luego el Juez de Instrucción dictó su sobreseimiento, junto con el otros dos Jefes policiales.

Este lunes se realizará la segunda audiencia del juicio oral y público contra los efectivos Maximiliano Julián Morales y Luis Daniel Irusta. La primera se concretó el pasado viernes, y dejó para la familia de Lucas el sabor amargo de volver a vivir la situación debieron que atravesar desde su secuestro, y la incertidumbre por no saber el grado de compromiso que tuvieron en el asesinato los dos efectivos ahora juzgados.

“Cuando comenzaron a dar lectura de la causa principal, empezaron a pasar esas imágenes en base a la cronología que iba leyendo la secretaria. Imaginaba todo el proceso desde cuando desapareció”, recordó Javier Muñoz, hermano de Lucas, en diálogo con En estos días.

Explicó que “verlos a ellos”, por Irusta y Moralez, “tenerlos enfrente, y verlos en sus diferentes posturas: al que veía más nervioso y a la defensiva era a Irusta. Cuando lo sentaron en el banquillo tartamudeaba, y parecía que sentía la presión de tener algo que ocultar”.

“Los sentimientos fueron encontrados. Estar ahí frente a ellos y el Juez y frente a una situación dolorosa para la familia, con mucha impotencia. Solamente podíamos escuchar lo que ellos tenían para decir, o verlos ahí e imaginar que Lucas pudo haber confiado en alguno de ellos y que pudo haber sido uno de ellos el que lo entregó o lo mandó al frente”, señaló.

Javier dijo sentir “mucha bronca” porque “uno sabe que tiene limitaciones, no puede hacer más allá de lo que está establecido en la ley, pero da mucha bronca. Tanto tiempo se ha tardado y ahora se da el juicio por haber ingresado al domicilio sin la orden, y no se juzga realmente por el asesinato”.

“La familia sigue firme”, concluyó.

El Tribunal unipersonal que juzga a los dos policías está a cargo del Juez Marcelo Barrutia. Irusta y Morales llegan a juicio ambos hombres, luego que la fiscalía les imputara el hecho ocurrido el día 14 de julio del año 2016 en Moreno 594, lugar de residencia de Lucas Muñoz. Entre las 22 hasta pasadas las 23 horas, Maximiliano Julián Morales y Luis Daniel Irusta, ambos en su calidad de empleados de la Policía de Río Negro y en el ejercicio de sus funciones, se hicieron presentes en el domicilio aludido. Una vez allí procedieron sin orden escrita y fundada por autoridad judicial competente, y por fuera de las formalidades previstas por la ley, a introducirse en la habitación que habitaba Lucas Muñoz, quien para ese momento estaba siendo buscado, por desconocerse el paradero desde el mediodía de esa fecha.

Jucio oral y público contra Irusta y Morales (foto gentileza Poder Judicial)

Según el detalle oficial, en tales circunstancias, procedieron a manipular documentación y objetos tales como la computadora personal de Muñoz. Fue así que Morales procedió a revisar efectos personales de Muñoz, tanto del ropero donde guardaba su ropa, como así también la mochila, una carpeta que se hallaba en su interior y otras carpetas que estaban apiladas en una silla, mientras que Irusta comenzó a revisar el historial de los archivos de la computadora que se hallaba encendida. Asimismo y con el teléfono celular de Maximiliano Morales, hizo tomas fotográficas de la pantalla del monitor de varios sitios que figuraban en el historial, para luego Morales, tomar otras fotografías de un papel que contenía datos de una persona, con un nombre cuya letra inicial es la "D" y cuyo apellido comienza con "H" y de un número de teléfono con característica 02944. Luego de lo cual, ambos imputados abandonaron el hotel donde residía Muñóz.

Al conocer la imputación formulada, Irusta optó por abstenerse de declarar. Su defensor Gustavo Godoy, adelantó que avanzado el juicio prestará declaración. Por su parte Morales señaló que estuvo en el lugar, el mismo día de la desaparición de Muñoz, en horas de la noche. Destacó una relación de amistad muy grande con Lucas Muñoz y su intención de colaborar en la búsqueda.

Daniela Rodio, novia de Muñoz fue la primera testigo en declarar. Dijo conocer y seguir confiando en Morales y ratificó al Tribunal la amistad de Muñoz y Morales.Luego brindó precisiones sobre lo ocurrido en la noche en que se presentaron ambos imputados en la habitación. También se escuchó a Tomás Raile , portero del hostel donde residía Muñoz. En el cierre de la primera jornada del juicio declaró como testigo Ariana Ruarte, agente policial que en el momento del hecho fue asignada para acompañar a Daniela Rodio.