Dos policías condenados por el allanamiento de la vivienda de Lucas Muñoz

Quedó acreditado que ingresaron ilegalmente. Irusta y Morales recibieron una condena de dos años de prisión en suspenso. El Juez de Juicio pidió que la causa se incorpore al expediente del secuestro y asesinato de Muñoz. Dio crédito así a la existencia de un pacto de silencio y de encubrimiento.

14/11/2017
Bariloche

Irusta y Morales, condenados

Los policías Luis Irusta y Maximiliano Morales fueron condenados a dos años de prisión en suspenso e inhabilitación especial por el mismo período, al ser encontrados culpables del delito de allanamiento ilegal del domicilio del oficial Lucas Muñoz. Así lo dispuso el Juez de Juicio Marcelo Barrutia, quien leyó la sentencia instantes después de finalizados los alegatos.

El magistrado avaló el pedido de la fiscalía ejercida por Guillermo Lista, quien detalló el carácter ilegal del ingreso de los efectivos al domicilio de Muñoz, pocas horas después de conocida internamente la noticia de su desaparición, el pasado 14 de julio de 2016.

“No hay excusa para ninguno de los dos acusados”, dijo Barrutia, y hasta se quejó porque el Código Penal no prevé una pena superior a los dos años estipulados.

Tanto el Fiscal como el Juez acreditaron que no existió una orden judicial de allanamiento, y que la decisión de los habitantes del hostel donde vivía Muñoz -entre ellos su novia Daniela Rodio y Tomás Raile- de abrirles la puerta para permitirles el ingreso no amerita como atenuante del delito. “Fue violado el sagrado derecho a la intimidad”, señaló el magistrado, y reiteró en varias oportunidades que el bien jurídico más valioso es el de la libertad individual, y que fue violado por el accionar los policías. “La única persona que tenía derecho a permitir o rechazar el ingreso a su domicilio era Lucas Muñoz”, planteó.

Barrutia desestimó el argumento de los abogados defensores de Irusta y Morales, quienes plantearon que tanto Rodio como Raile permitieron el ingreso al domicilio, y que la condición de amigo personal de Muñoz -fundamentalmente de Morales- permitía entender el hecho como un impulso motivado por el afecto y el interés sincero.

El Juez recordó los dichos de los Jefes policiales que testificaron el lunes, quienes ratificaron la inexistencia de una orden formal de búsqueda de Muñoz o de allanamiento de su vivienda.

Y repasó que Rodio reingresó a la habitación de Muñoz y preguntó a los efectivos policiales porqué estaban revisando e indagando en los efectos personales del joven desaparecido.

Contexto

Al Fiscal Lista lo acompañaron el Fiscal Jefe, Martín Lozada, y el Fiscal Martín Govetto, quienes plantearon el contexto en el que se desarrolló el allanamiento ilegal, e insistieron en que el accionar de los dos policías se enmarca en el pacto de silencio y complicidad de la fuerza policial en la suerte corrida por Muñoz.

Juez Barrutia y los fiscales Lista, Lozada y Govetto (foto gentileza Ministerio Público)

Govetto lleva adelante la investigación del secuestro y asesinato de Lucas. Durante los alegatos realizados este martes -minutos antes de la lectura de la sentencia-, dijo que no tenía “dudas que Irusta y Morales saben mucho más” de lo que dicen, y que “no fueron (a la vivienda) para averiguar. Sabían o sospechaban que Lucas no se había ido de forma voluntaria”. Y agregó: “No son los únicos. Hay más policías que saben”.

Previamente, y en un sentido similar, Lozada enmarcó el allanamiento ilegal realizado por Irusta y Morales, en “una trilogía criminal que incluye el secuestro, la privación ilegítima de la libertad durante 27 días, y la ejecución de Lucas Muñoz”.

“Este delito (de allanamiento ilegal de la vivienda) no es ajeno al pacto de silencio e impunidad”, planteó.

Lista, por su parte, detalló las pruebas, testimonios y aportes de testigos, a los que consideró claves para determinar la comisión del delito, previsto en el artículo 151 del Código Penal.

Minimizó -tal como hizo luego el Juez- que la novia y el amigo de Lucas hayan autorizado el ingreso de Irusta y Morales, en el primero de los casos a la habitación del joven y en el primero a los lugares comunes del hostel donde vivían. “Daniel Rodio estaba conmocionada y afectada por el momento” que vivía, explicó Lista, al justificar que la novia de Muñoz haya permitido el ingreso de los policías. “Pero ese consentimiento no fue expresado con verdadera libertad”, argumentó.

Calificó la actuación de los ahora dos condenados como “patoteril” e “ilegal”.

Durante el proceso quedó claro además que Irusta revisó la computadora personal e historial de conversaciones y sitios visitados por Muñoz; que sacó fotografías de la pantalla con el celular de Morales; y que este último revisó la mochila del joven desaparecido.

Morales rompió en llanto tras la condena

El Juez Barrutia, antes de leer la la decisión de su sentencia, dio crédito a los planteos de Lozada y Govetto sobre que “ha quedado flotando un pacto de silencio y una cadena de encubrimiento que tienen que ver con la causa principal”, y por ese motivo ordenó que el juicio por el allanamiento ilegal sea remitido al expediente central que investiga la desaparición y asesinato de Muñoz.

Al terminar la lectura de la sentencia, la familia de Lucas celebró el fallo, mientras Irusta se retiró velozmente de Tribunales, y Morales rompió en llanto junto a familiares y amigos.