Denuncian penalmente a Tanco S.A. y a la Sociedad Rural por tala indiscriminada

Se trata de diez hectáreas camino al aeropuerto valuadas en un millón de dólares y cubiertas de especies nativas que la entidad adquirió a la empresa Tanco S.A., y procedió al desmonte sin la correspondiente autorización del Servicio Forestal Andino.

29/11/2017
Bariloche

Antes

Después

Lo absurdo del caso es que la multa por el estropicio cometido en el lugar es de tan solo 40 mil pesos.

La denuncia fue radicada por Ricardo Holler, vecino de la zona, a principios de noviembre ante la fiscalía a cargo de Initi César Isla, acompañando la presentación con las actas de infracción extendidas por el SFA

Estas llevan fecha 6 y 17 de noviembre y documentan la infracción a “la legislación vigente, Ley Q757 y 5168” consigna el texto. La primera de ellas establece en su artículo 2  que “El aprovechamiento de los bosques en territorio de la Provincia, se efectuará con intervención necesaria de la autoridad forestal que esta Ley instituye”, vale decir, el Servicio Forestal Andino.

Acta de infracción del SFA

 

La misma normativa detalla en el artículo 39, cuáles serán consideradas infracciones. Dice el texto: “Arrancar, abatir, lesionar árboles y extraer savia o resina en infracción a los reglamentos respectivos”.

Y fija a continuación las penalidades: “Las contravenciones previstas precedentemente, como asimismo toda otra al régimen forestal vigente, serán sancionadas con multas que oscilarán entre diez (10) y quince mil (15.000) veces el aforo que corresponda por metro cúbico (m3) de madera de álamo, vigente a la fecha de comisión de la infracción, las que, en casos de reincidencia, podrán duplicarse o triplicarse en su monto”.

Durante la inspección los técnicos confirmaron que efectivamente el predio pertenece a la Sociedad Rural Bariloche, y pudieron observar en el lugar maquinaria pesada.

El 6 de noviembre, dice la primera de las actas labradas, “en un predio ubicado camino al aeropuerto, entre las chacras Hogar de Jesús y Establecimiento El Cóndor, se observa un desmonte sin autorización del SFA (Servicio Forestal Andino) en una superficie de 10 hectáreas”

 Días después, el 17 de noviembre, los inspectores regresaron al lugar y observaron que la actividad continuaba con dos máquinas realizando tareas de desmonte. El acta lleva al pie la firma del infractor, Andrés Saint Antonin, pariente de Juan Saint Antonin, el presidente de la Sociedad Rural Bariloche.

Según pudo conocer este medio solo una de las infracciones sigue su curso. De encontrarse responsable a la Sociedad Rural Bariloche al cabo del proceso la entidad deberá abonar una multa de 40 mil pesos.

“Lo que han hecho es un escándalo”, refiere Ricardo Holler, vecino de Las Chacras y denunciante “Arrasaron con todo, metieron topadora y no dejaron nada”

 

El intendente Gennuso junto a los directivos de la Sociedad Rural Bariloche

No existe registro ni autorización de parte de la Municipalidad de Bariloche a través de la Secretaría de Medio Ambiente para realizar estas tareas. La Sociedad Rural no presentó ninguna solicitud ni estudio previo de impacto ambiental.

“Yo personalmente le advertí a Carlos Beros (secretario de Medio Ambiente del municipio) de lo que estaba sucediendo: no solo voltearon los árboles, después llevaron una chipeadora con capacidad para troncos de cuarenta centímetros de diámetro y los hicieron polvo”, recordó Holler.

Esto constituiría una segunda transgresión a la Ley, que también reprime la tenencia, el aprovechamiento, el transporte y la disposición final de la madera, en este caso, producto de la tala no autorizada.

Hasta el momento nadie ha detenido el avance de las máquinas sobre el lugar. Desde su página de Facebook la Sociedad Rural promociona su exposición para febrero de 2018, y destaca: “Nuevo predio”, haciendo caso omiso a las circunstancias penales que la envuelven.

“Ahora el daño ya está hecho”, relató Holler a En Estos Días “Cuando me lo volví a encontrar a (Carlos) Beros, le dije: ´fijáte, ahora ya le metieron topadoras´. No les importa nada”

Holler explicó que “El problema es lo que sigue: lindero a ese lugar hay otras 15 hectáreas que son el mallín más grande de Bariloche, atravesadas por un arroyo de agua mineral, junto a un bosque de maitenes. Alguien tiene que pararlos a estos tipos”.

Vista satelital del área

 

El área en cuestión (que incluye un importante mallín) figura además en el censo del Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Medioambiente  (INBIOMA), dependiente del CONICET, y estudiado por el Grupo de Suelos de la Universidad Nacional del Comahue.

Un sitio, poblado por maitenes, chacays, retamos y lauras, ahora convertido en un terreno magro y vacío, “imposible de recuperar”, se lamentó Holler.