“No es resistencia, es la dignidad de un pueblo que se niega a desaparecer”

Lo afirmó Orlando Carriqueo, referente del Parlamento Mapuche, en la manifestación de la CTA. Cuestionó que Nación demonice a las comunidades, se niegue al diálogo y resuelva con “balas o jueces” los reclamos territoriales. “Jamás viviremos de rodillas”, anticipó.

29/11/2017
Bariloche

Unas mil personas participaron del acto convocado por la CTA y las comunidades Mapuche

En el mismo momento en que se desarrollaba la concentración de la Cámara de Comercio e Industria, en el otro extremo de la plaza Expedicionarios al Desierto, frente a la puerta de la municipalidad, unas mil personas entre organizaciones sociales, CTA, y representantes de las comunidades Mapuche realizaron un acto en “testimonio y protesta" por la represión en Mascardi durante la cual fue asesinado Rafael Nahuel a manos de Prefectura.

Mientras el acto se desarrollaba, los comerciantes se desconcentraron rumbo a la calle Mitre entre gritos e insultos hacia los otros manifestantes.

“Nos duele Rafa, que hoy no está. Pero nuestra lucha va a continuar, porque no nació ayer ni hace una semana: tiene 500 años y nuestra historia 15 mil”, introdujo Carriqueo al tomar la palabra en el acto convocado por la CTA en el Centro Cívico. Afirmó que sienten “todos los días el despojo, la estigmatización”. 

Luego, definió: “Somos la sangre derramada en esta tierra. Somos los que ayudamos al General San Martín a cruzar los andes en la campaña libertadora de América. Somos los constructores de los lugares más anónimos de este país. Somos los trabajadores informales, de la economía popular, los que viven en el alto de la desigualdad y la marginación, donde nuestros pibes siguen siendo estigmatizados, pisoteados, correteados por la policía”.

Orlando Carriqueo, referente del Parlamento Mapuche

Manifestó que vinieron a sostener la lucha de los grandes loncos (Inacayal, Foyel, Sayhueque y Calfucurá). “No es resistencia, es la dignidad de un pueblo que se niega a desaparecer, de una identidad cultural, de nuestra lengua”, explicó, comprometiendo a los docentes presentes a deconstruir la historia oficial, con una nueva mirada que los reconozca como artífices de esta sociedad.

En cuanto a la lucha por el territorio, advirtió que “no es sólo la lucha de los pueblos originarios de la Argentina: Es la lucha de la sociedad, porque pocos trabajadores pueden pagar el valor inmobiliario que le han puesto los empresarios a estas tierras”. 

Lamentó que el Gobierno Nacional se niegue a dialogar y desconozca las demandas: “Lanza un discurso estigmatizador, inventa el RAM sin pruebas, sin analizar que la principal violencia en estos 200 años ha provenido del Estado”. Y acusó a las autoridades de reproducir el discurso estigmatizante afirmando “que somos violentos, que somos el RAM y que venimos a destruir la sociedad”.

Carriqueo repitió la necesidad de una mesa de diálogo como herramienta fundamental para la resolución de los conflictos. “Es una responsabilidad política crear los marcos necesarios para que los problemas no los resuelva Gendarmería o Prefectura con balas, o algún juez”, exigió, recordando que el pueblo mapuche es “parte de esta sociedad”.