Fuerte interna en el Colegio de Abogados

La intermediación del juez Rubén Marigo, miembro de la APDH, durante la ocupación en Mascardi, es el extremo del ovillo de una disputa ideológica entre los abogados locales. Se le cuestiona su “exposición” como magistrado. Desde la Asociación de Abogados de Río Negro dicen que es porque Marigo “incomoda a la estructura del poder”.

30/11/2017
Bariloche

Marigo, de la APDH junto a integrantes de la comunidad (foto Marcelo Martínez)

El Colegio de Abogados de Bariloche debatía este jueves si elevar o no el cuestionamiento al Consejo de la Magistratura.

La participación de Rubén Marigo como representante de la APDH junto al juez Federal Gustavo Villanueva, el obispo de Bariloche, Juan José Chamorro, la abogada de la comunidad Mapuche, Natalia Araya y el concejal Ramón Chiocconi, entre otros, en la intermediación por el conflicto con la Pu Lof Lafken Wuinkul Mapu en Villa Mascardi, mostró un profundo surco ideológico dentro del Colegio de Abogados del foro local.

Ayer se conoció la nota elevada a la agrupación de letrados por el abogado (actual funcionario de la gestión del intendente Gustavo Gennuso) Diego Breide, solicitando a su Comisión Directiva que se denuncie a Marigo ante el Consejo de la Magistratura habida cuenta de su función de juez de Cámara Laboral, y que eventualmente se lo sancione ya que, según se desprende de sus dichos, su gestión en nombre de la APDH sería incompatible “con el cargo y con la función que detenta, evidenciando un total desapego por la imparcialidad que todo magistrado debe respetar en el desempeño de su función”.

Rubén Marigo (Foto gentileza APDH)

En su presentación sostiene Breide que “Es evidente, a través de las manifestaciones y actos llevados adelante por el Dr. Marigo, que aquel pretende continuar con una labor cuasi profesional en defensa de determinados derechos (muy atendibles por cierto), paralelamente a su función de magistrado”

Si bien no se explica cómo califica el empeño en la defensa de los Derechos Humanos, de la que nadie debiera abdicar, como “cuasi profesional”, sí se desprende del escrito que Marigo debiera abdicar como juez o, por lo menos, ser sancionado. No se podría entonces ser juez e integrar un organismo de defensa de los DDHH, de sobrada trayectoria como la APDH.

La situación trae a la memoria la suspensión impuesta a Raúl Eugenio Zaffaroni por el Tribunal de Disciplina del Colegio Público de Abogados acusándolo de inconducta y parcialidad por haber opinado que en Brasil había ocurrido un golpe institucional contra Dilma Rousseff, o que la detención de Milagro Sala en Alto Comedero era arbitraria.

Una similitud con trasfondo ideológico.

Diego Breide

Esto es negado por Diego Breide, quien en diálogo con En Estos Días sostiene que “el problema no es el contenido (la defensa de los DDHH) de lo que haga Marigo, sino que la exposición que sobre eso tiene como magistrado es lo que resulta incompatible”.

EED: ¿en lo personal piensa que está mal que un juez abogue por los Derechos Humanos?

Diego Breide: No está ni bien ni mal; no se trata de eso, sino de que es incompatible. No lo cuestiono para nada, pero entonces que no sea juez.

EED: Me resulta sorpresivo en su nota que usted califique la actuación de Marigo como algo gravísimo y hable de “total desapego por la imparcialidad” para el caso de su intermediación en el conflicto de Mascardi.

Diego Breide: Es que es gravísimo. Un juez está para aplicar la Ley, no para abogar para uno u otro lado.

EED: usted disculpe que insista, pero yo no vi que el doctor Marigo haya abogado por una u otra posición en Mascardi. Lo vi junto a otros referentes sociales intercediendo para que la situación no se agravara.

Diego Breide: Bueno, yo cité el caso Mascardi en la nota porque es el más reciente, pero esto no es de ahora. En todo caso lo que yo cuestiono es la exposición pública. Es lo que a mí me parece y no soy yo sino el Colegio de Abogados el que tendrá que resolver sobre esta cuestión, si le da curso a mi planteo o no. Es una hipótesis. Yo creo que es incompatible y lo argumento, después el Colegio resolverá.

EED: Por último: encuentro en su planteo similitudes con lo que se le cuestionaba a Zaffaroni en su momento, a partir de sus expresiones sobre el caso Milagro Sala, por ejemplo.

Diego Breide: No, yo no quiero hacer comparaciones, no sé qué pasó con Zaffaroni.

EED: Fue sancionado con argumentos similares.

Diego Breide: Yo no me meto en eso. Lo que sí sé es lo que está en la nota. Ahora el Colegio tendrá que resolver qué hace.

Por su parte la Asociación de Abogados de Río Negro, con las firmas de Jorge Olguín, Horacio Brucelaria, Karina Chueri y Nelson Vigueras, emitió un comunicado de Prensa  en apoyo a la intervención de Marigo en su carácter de representante de la APDH.

“No nos llama la atención”, dice el texto, “la crítica soez de la que es víctima el Dr. Marigo, tenaz luchador por los Derechos Humanos” Desempeño que “lo ha llevado a ser considerado como un magistrado que incomoda a la estructura de poder”.

Y destaca su actuación “encontrando una salida mediante el diálogo y eliminando para siempre como forma de disciplinar, la represión y la muerte”

El comunicado completo:

“La Asociación de Abogados Bariloche desea informar su decidido y total apoyo al Dr. Rubén Marigo, quien está siendo sometido a una inusitada serie de agravios y cuestionamientos por su defensa incondicional de los Derechos Humanos, motivada en su participación de la comitiva que visitó la comunidad Mapuche, pocas horas después de haberse producido la represión y muerte del joven vecino Rafael Nahuel, en la búsqueda de una salida pacífica al conflicto.

Es loable y debe ser reconocida su participación, que junto a otros miembros de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos APDH y sectores sociales conformaron una “Mesa intersectorial” que tuviera como resultado la firma de un acta compromiso, que en definitiva fue lo que restableció la paz social.

Las autoridades políticas deben estar a la altura de las circunstancias para poder llevar adelante la solución pacífica que requiere el reclamo territorial de los Pueblos Originarios, derecho reconocido en nuestra Constitución Nacional y en los Pactos Internacionales de los que Argentina es signataria, encontrando una salida mediante el diálogo y eliminando para siempre como forma de disciplinar, la represión y la muerte.

No nos llama la atención la crítica soez de la que es víctima el Dr. Marigo, tenaz luchador por los Derechos Humanos, ya que sus convicciones y su compromiso no solo en impartir justicia, sino también en hacerlo con la mayor transparencia y postura crítica, lo ha llevado a ser considerado como un magistrado que incomoda a la estructura de poder.

Por todo ello reivindicamos y defendemos la tarea realizada por el Dr. Rubén Marigo, en defensa de la vida y en la búsqueda de la solución pacífica del lamentable conflicto, en ejercicio de su legítima acción de defensor de los Derechos Humanos”.