López: prisión en suspenso y libertad vigilada

Son las condiciones que deberá respetar ex legislador y líder del gremio de la Fruta, Rubén López, tras la condena que recibió este miércoles, si no quiere ir a la cárcel.

01/12/2017
Cipolletti

(Foto archivo Carlos Mir - Patagonia Fotopress)

López fue encontrado culpable de abuso sexual simple y lesiones, a la pena de 2 años y 6 meses en suspenso y restricción perimetral.

Entre los delitos que fundamentan la condena figura también la coacción simple (amenazas) contra quien fuera empleada en su domicilio. Como sucede en estos casos, el ex legislador de JSRN, deberá hacerse cargo de las costas del juicio.

A partir de aquí y para evitar que la prisión en suspenso se haga prisión efectiva, Rubén López tendrá que mantenerse alejado de la víctima y su entorno familiar, cuidarse de no reincidir en el delito, y esperar a no recibir un nuevo fallo en su contra.

Cualquier violación a la pena impuesta u otra sentencia firme de culpabilidad lo llevaría directamente a prisión.

Su futuro es incierto dado que aún resta conocer el resultado del otro juicio que amenaza la libertad del gremialista, cuya definición se espera para febrero tras la feria judicial.

Se trata del proceso iniciado por la denuncia de una joven cipoleña de 19 años quién lo acusó de haber abusado de ella después de una peña de Boca. Esta causa tiene también como imputado al ex jugador xeneize Luis Abramovich. Denuncia que le costó a López su banca en la Legislatura provincial.

Aunque en un primer momento la jueza Sonia Martín había dictado la falta de mérito, la causa fue retomada por la fiscalía y el próximo año, se fijará la fecha de juicio durante las audiencias de pruebas.

De ser sentenciado también en esa causa, la condena se sumará a la pena de 2 años y seis meses en suspenso que ya tiene, y López deberá purgarlas en prisión.

Pero además, durante el debate oral y público que se desarrolló en Cipolletti, tomó cuerpo una denuncia que la misma joven realizó en el mes de abril y que se investiga en otra causa judicial paralela, en los juzgados de General Roca, por privación ilegitima de la libertad y amenazas.

De acuerdo al testimonio de la joven, tres sujetos a punta de pistola la obligaron a  subir a un Volkswagen rojo y la pasearon por la localidad de Allen para finalmente amenazarla: “dejate de joder con López”, le dijeron.

El vehículo en cuestión, según el testimonio de la Policía, es propiedad de Jaime Manquepi, un trabajador del Sindicato de la Fruta, que curiosamente fue presentado por la Defensa de López como “un testigo clave” porque en un intento por exonerarlo aseguraba que ambos habían estado juntos y en otro sitio la misma tarde que se cometió el abuso sexual.

Durante el debate oral y público, Gaston Leiva, jefe de la brigada de investigaciones de la Policía de Río Negro, aseguró que a Rubén López ya lo habían visto en ese mismo vehículo en otra oportunidad.

Penden además sobre el ex legislador las demandas Civil y Laboral iniciadas por la misma joven.

Finalmente, En estos días pudo saber que en  otro estudio de abogados del Alto Valle estarían analizando la posibilidad de presentar una nueva denuncia por abuso sexual contra Rubén López y que esperan hacerla efectiva antes de fin de año.