# CAMPANA LO HIZO DE NUEVO

Sobreseyeron al Delegado de Rentas que sacó a remate un lote para que lo compre su suegro

Otro capítulo negro para la historia del Poder Judicial de Río Negro. El Juez Campana sobreseyó a Federico Martínez, ex Delegado de Rentas en Bariloche, acusado de promover el remate de un valioso lote que compró su suegro, con plata prestada de su madre. El magistrado admitió haber compartido fiestas y eventos sociales con el imputado, pero la Cárama rechazó su recusación. Y ahora sobreseyó a su amigo.

16/12/2017
Bariloche
Santiago Rey

Martínez, sobreseído por su contertulio de fiestas y reuniones

Hacete amigo del Juez. José Hernández bien podría haber utilizado la frase luego de conocer el expediente sobre la denuncia contra el ex Delegado de Rentas en Bariloche, Federico Martínez. Probablemente pocas causas incluyan tantas pruebas y conductas reprochables como la que el Juez Bernardo Campana acaba de resolver sobreseyendo a Martínez.

El funcionario -además amigo personal de Agustín Domingo, ex titular de Rentas y actual ministero de Economía de la Provincia- promovió la subasta de un lote por una deuda de 5.500 pesos. Lo compró su suegro, Agustín Tello, con los 280 mil pesos que le prestó su madre. Todo quedó en familia. Al poco tiempo, Tello vendió el terreno en 600 mil pesos, a una compradora fantasma, que nunca fue citada declarar.

Del expediente se desprenden una incontable cantidad de irregularidades y “casualidades” que oportunamente tampoco el Fiscal Guillermo Lista creyó posible encuadrar en delito alguno. Sólo la insistencia de la querella extendió el análisis de la causa, pero finalmente durante una audiencia realizada este viernes, el magistrado hizo lugar al pedido de la defensa y dictó el sobreseimiento, tras un proceso de más de tres años. Para Campana “no solo no se pudieron probar los hechos, sino siquiera su tipicidad”. De esa forma, trasladó la responsabilidad por el resultado del expediente a la Fiscalía, a cargo de Guillermo Lista -quien oportunamente también solicitó el sobreseimiento-, y a la querella, es decir la representación del propietario del lote que Martínez sacó a remate, desde su rol de titular de la agencia local de Rentas de la Provincia.

La decisión del magistrado fue adoptada en el marco de una audiencia oral y pública -como marca el Código Procesal Penal- y la disposición puede ser apelada por las partes.

Para el juez, la representación de la querella intentó “meter con forceps” el detalle de los hechos en alguna figura penal, con el objetivo de “mantener viva una acción penal” de manera “irrazonable”.

La Defensa había solicitado el sobreseimiento al advertir que habían pasado más de tres años y medio de una acción que en principio “había tenido multiplicidad de acusaciones” que finalmente en su mayoría “no fueron sostenidas” ni por la Fiscalía ni por la querella.

Marcó la Defensa que la Fiscalía también había coincidido oportunamente con el pedido de sobreseimiento, por lo que sólo la querella había continuado adelante con el proceso. Advirtió además que este pedido de sobreseimiento llevaba más de un año sin resolución. “Empezó con una denuncia de una mafia y terminó con un solo caso, sin dudas es una desmesura”, alegó. “La querella habló de defraudación y enriquecimiento” y paulatinamente fue desechando delitos “para continuar buscando figuras penales atribuidas de manera irresponsable”, planteó.

La Defensa aseguró erróneamente que la decisión de la subasta y gran parte del proceso fue decidido y ejecutado antes de la asunción de Martínez, y ningún testimonio -según la Defensa- pudo dar cuenta de que hubo mostrado interés del acusado. El dato no es real. Según pudo contatar En estos días, en el expediente existen testimonios que dan cuenta del interés de Martínez por la situación de deuda de los lotes en la zona de la Península San Pedro, justamente en la que vive el funcionario, y tienen un alto valor de mercado.

Para la Defensa, la subasta cumplió con todos los recaudos: publicidad de los actos, varios interesados, puja por el inmueble. También es falso: los propietarios del terreno nunca fueron notificados de la inminencia de la subasta, porque las comunicacione eran remitidas -se sospecha que adrede- a un domicilio erróneo. Respecto a los “varios interesados” y la “puja por el inmueble”, la querella mantiene sospechas sobre un arreglo previo. De hecho, uno de los “interesados” era la mano derecha de un abogado que trabaja en Bariloche para el Gobernador Alberto Weretilneck, es decir el jefe de Martínez.

En base a estos argumentos la Defensa pidió que se dicte el sobreseimiento de Martínez por “inexistencia del delito” tal como se lo imputó.

Durante la audiencia, el Fiscal Guillermo Lista, en relación al pedido de sobreseimiento, explicó que si bien es cierto que algunos delitos ya habían sido desestimados, consideró que “no era momento” porque “se trata de un hecho complejo” que tiene impacto en diferentes aristas. “ Algunas han sido descartadas por la fiscalía, pero algunas no están todavía agotadas”, manifestó el fiscal.

La querella, por su parte, se opuso al sobreseimiento adhiriendo a los términos del representante fiscal.

Finalmente, el Juez Bernardo Campana determinó que existe “falta de tipicidad e incluso inexistencia del delito”, y recordó que “antes la fiscalía había dicho que no existía delito”. 

Campana sobreseyó a Martínez (foto gentileza)

Para el Juez, “el punto central es la competencia funcional: Martínez no tenía injerencia en la subasta, ni participó en ella como funcionario público”. Resaltó esta cuestión como “medular”, ya que “al no tener competencia” quien dispuso el acto fue un juez civil. “El acto se cumplió con la publicación de edictos y una convocatoria general”, remarcó.

“Con respecto al segundo delito que se le atribuye, se está tratando de forzar la situación para continuar un proceso penal. El derrotero que describió el defensor de las acusaciones que ahora terminarían en la utilización de datos secretos, implica avanzar hacia cualquier lugar con tal de que no termine. No se ve cual es el dato secreteo de la subasta, que fue publicada en los medios que corresponden”, argumentó.

Esta construcción de Campana para dictar el sobreseimiento, se contrapone con la realidad. Estos son algunos datos que figuran en el expediente y que demuestran la participación de Martínez en la maniobra para que su familia se quede con el lote:

* “Investigá los lotes con deuda en la Península San Pedro”. La orden, palabras más palabras menos, fue dictada por Martínez, a una de las empleadas a su cargo. Así se desprende del testimonio de una de las testigos que fueron convocadas por la Justicia, en el marco de la causa que se le seguía al funcionario, por supuesto incumplimiento de los deberes de funcionario público y negociación incompatible con el ejercicio de la función pública.

* La abogada de la denunciante -Sandra Garibaldi-, cuestionó que no se citara a declarar a la madre de Martínez, María Cristina Medus Rosenbrock, quien le “prestó” 280 mil pesos a su consuegro, Agustín Tello para que en la subasta de 2013 se quedara con el lote con un pago de 305 mil pesos

* Es más, la madre del funcionario investigado nunca reclamó la devolución del dinero; mientras que Tello, quien escrituró el terreno a su nombre, en 2014 lo vendió por 600 mil pesos a la monotributista marplatense, Susana López. Informes inmobiliarios tasan el lote en unos 200 mil dólares, pero la oscura maniobra requería que la subasta y la posterior venta se realicen a un valor significativamente menor.

* La compradora del terreno no pudo ser ubicada por la Justicia, y a pesar de la ausencia de ese testimonio clave, el Fiscal Lista dio oportunamente por cerrada la investigación. Ahora el Juez Campana se agarra de aquella resolución para sobreseer a Martínez. 

* Al momento de salir a subasta, la deuda por Impuesto Inmobiliario del lote era de apenas 5.537 pesos (8.444 pesos con los intereses). Ese pasivo tributario correspondía a dos períodos de 2004 de ese tributo, y otros de 2005 a 2008, y 2010. 

* La Agencia de Recaudación Tributaria (Rentas) había suspendido las ejecuciones de este tipo por deudas, debido a la crisis económica y financiera provocada por la erupción del Cordón volcánico Caulle-Puyehue. Este terreno fue el único en salir a remate, en esa fecha.

* Según consta en los testimonios aportados a la Justicia -bajo juramento- por parte de empleados del organismo recaudador, Martínez les requirió “buscar” lotes con deuda en la zona de la Península San Pedro, para proceder luego a las intimaciones de rigor.

* La propietaria del terreno, Sandra Garibaldi, nunca recibió la notificación de intimación por parte de Rentas. Es decir que no tuvo la oportunidad de saldar la deuda reclamada. En estos días pudo saber que las intimaciones eran enviadas a un domicilio inexistente, y que el organismo recaudador no constató con otras áreas estatales la dirección real de la propietaria del lote. Por caso, la Municipalidad de Bariloche remitía las facturas por la Tasa por Servicios al domicilio real de Garibladi.

* Con el aval del juez Civil Carlos Cuellar, Martínez puso en marcha el proceso de salida a subasta, y fue su suegro, el martillero público Agustín Luis Tello quien -en junio de 2013- adquirió el terreno, en 305 mil pesos. 280 mil pesos fueron aportado por la madre de Martínez, María Cristina Medus Rosenbrock. La mujer nunca reclamó la devolución del dinero.

* La relación entre Tello y Martínez es más que clara. Por si faltaba un dato, para la operación de compra en la subasta, el martillero dio como domicilio la calle Gallardo 477, correspondiente al estudio de contadora de su hija Mariela, la esposa del Delegado de Rentas.

* A partir de un anónimo -se sospecha de un empleado de Rentas que conoció la turbiedad del proceso-, la propietaria original del lote realizó la denuncia, y logró que en el ámbito de la Justicia Civil, toda la operatoria fuera detenida.

* Oportunamente el juez Bernardo Campana se excusó tibiamente para intervenir en el expediente, a pesar de que mantiene una relación personal, y a través de terceros con el imputado. El Juez Ricardo Calcagno rechazó la excusación, argumentando que “el compartir cumpleaños y reuniones donde estuviera presente el imputado no pueden configurar de modo alguno un motivo de decoro y delicadeza”, según lo estipulado por el Código Procesal Penal. Ante una apelación a ese fallo, la Cámara de Apelaciones ratificó a Campana al frente de la causa. 

* La investigación judicial no se abocó a vincular el caso puntual denunciado con las operaciones inmobiliarias realizadas por la empresa Las Glicinas S.A., de la que Martínez y Tello formaban parte. Las Glicinas S.A., según su inscripción legal tenía como objeto la compra y venta de inmuebles, y la intermediación en operaciones inmobiliarias. Luego del escándalo dejó de operar.

* Inicialmente, Martínez fue apartado del cargo de Delegado y, tras cumplir una “licencia psiquiátrica”, fue obligado a cumplir tareas como empleado raso. Más tarde fue ascendido y actualmente es Jefe de Departamento de Agentes de Recaudación.

Ahora resta determinar si la querella impulsará la apelación del sobreseimiento dictado por Campana.