Tarifazo de fin de año

En sintonía con lo que sucede a nivel nacional y provincial, el intendente Gustavo Gennuso envió al Concejo su propio paquete de ajuste. Los servicios municipales podrían aumentar hasta un 100%. Recortes en programas sociales y un 15% de aumento para los salarios durante el año próximo. La sesión será este miércoles a las 9.

26/12/2017
Bariloche
Martín Medero

(Foto gentileza)

Sin argumentos que lo expliquen o análisis previos de cuál será el impacto  de semejante incremento para los comercios y casas de familia, el intendente municipal, Gustavo Gennuso, remitió al Concejo el proyecto de Presupuesto para 2018 por un total de 1.900 millones de pesos. El 80% de ese monto será absorbido por salarios y otros gastos corrientes, y solo un 11% por inversiones de capital, como la obra pública.

Del desglose se desprende un recorte en programas sociales vigentes y una mayor presión fiscal que puede llevar al doble el costo de los servicios municipales que deberán pagar los vecinos.

La pauta de incremento salarial para los  empleados municipales fue estimada por Gennuso y el secretario de Hacienda, Diego Quintana, en un 15%

Por otra parte, el aumento de los ingresos por coparticipación se estima en un 10% para el año que viene, lejos de la cota inflacionaria prevista que se ubicaría casi en un 20%.

Desde el bloque del Frente Para la Victoria (FPV) denunciaron esta semana que se incluyó para la última sesión del Concejo Municipal, que tendrá lugar este miércoles a partir de las 9, lo que constituye una modificación no explícita de los módulos de aplicación de las tasas, con fuertes incrementos que pueden llegar hasta el 100%.

Además de las Tasas los aumentos llegarán también para las infracciones.

Los concejales cuestionaron el escaso tiempo con que el Ejecutivo municipal giró al Concejo la nueva pauta para su tratamiento sobre tablas.

El oficialismo buscará este miércoles aprobar el tarifazo

Dentro del proyecto de ingresos y egresos del municipio para el próximo año, Gennuso insertó el recálculo que, según reclama el bloque del FPV, debió haber sido sometido a sesión Ordinaria como un proyecto independiente.

“Es evidentemente una artimaña”, explicó Daniel Natapof a En Estos Días, “Gennuso está colando una reforma que debió ser tratada en forma individual. Es todo confuso y ambiguo”, dijo.

De ser así podría tratarse además de una maniobra del Ejecutivo municipal para disimular el incremento en la Tasa por Servicios Retribuidos que podría alcanzar el 100%, de acuerdo a las estimaciones del bloque del FpV.

“El análisis hecho con el presupuesto en la mano muestra unos incrementos asombrosos para los servicios que pagan los vecinos, que van de 110 millones en 2017 a 216 millones en 2018, lo cual es un tremendo tarifazo que no tiene más explicación que la desesperación recaudatoria de un gobierno municipal al cual los números no le dan”, aseguró Natapof

También el comercio sufrirá, de concretarse las aspiraciones del intendente Gustavo Gennuso, un aumento equivalente: la Tasa de Inspección, Seguridad e Higiene (TISH) pasa de los 190 millones presupuestados en 2017 a 280 millones en 2018 su nivel estimado de recaudación.

Al igual que el paquete de ajuste aprobado por el Congreso Nacional la semana pasada, y el aprobado por la Legislatura provincial en la sesión del 22 de diciembre último, el tarifazo municipal llega replicando un modelo de restricción profunda de la inversión pública en proporción inversa al fuerte aumento tributario.

El diseño presupuestario persigue el mismo sesgo ideológico que la administración de Cambiemos a nivel nacional; esto es, la desfinanciación de programas sociales y una mayor presión fiscal.

Siempre de acuerdo al análisis de Natapof, se trata de un intento por  “equilibrar las cuentas que no cierran de ningún modo, debido a la baja de los recursos coparticipables provinciales y nacionales que pasan, con un incremento mínimo, de 550 millones en el presupuesto 2017 a apenas 595 millones en 2018; el resto de los recursos proviene del bolsillo de los vecinos que sufrirán este nuevo golpe”, dijo.

En otro segmento el presupuesto refleja un alto porcentaje (casi el 80%) destinado a cubrir los gastos corrientes del funcionamiento municipal, capítulo que incluye los salarios. En total 1.515 millones de pesos.

En tanto las inversiones de capital (obra pública) previstas para el año próximo alcanzan solo el 11%

Se trata de la segunda versión del presupuesto enviado por Gennuso al Concejo. La  primera, según relató Daniel Natapof, fue retirada de la consideración de los ediles.

Daniel Natapof (FPV)

El secretario de Hacienda de la Municipalidad, Diego Quintana, introdujo variaciones del orden de los 200 millones de pesos a la baja porque el anterior proyecto “estaba inflado”, según explicó ante los concejales. Entre el primer y el segundo texto (que se tratará este miércoles) median los ajustes presupuestarios aprobados por Nación y Provincia para 2018. Además la Legislatura provincial aprobó en su última sesión la adhesión de Río Negro al denominado “Consenso Federal” firmado por el gobernador Alberto Weretilneck y el presidente Mauricio Macri.

El resultado de eso, es una baja en ingresos estimados por coparticipación a los que se ceñirá Bariloche, que corre financieramente como furgón de cola del plan de ajuste nacional.

El municipio sobrevive gracias a la asistencia respiratoria de los Aportes del Tesoro Nacional y el sobregiro bancario, que este mes superó los 40 millones de pesos para el pago de aguinaldos. Esto implica un alto costo financiero mensual, y en el plano político el acuerdo que incluye la cesión de derechos sobre el manejo del cerro Catedral entre otros ejemplos significativos.

“Una herramienta de gestión”

Un Presupuesto público es el emergente de, por lo menos, dos circunstancias: una estimación objetiva, económica y social que será la base de una política de gobierno. Con esto, una norma presupuestaria se convierte en una herramienta de gestión antes que en un ejercicio predictivo contable.

Visto en ese sentido, se expresa la política que pretende implementar el  intendente Gennuso a partir de la distribución de partidas fijadas en el Presupuesto.

“Los aumentos planteados”, analizó Natapof, “no presentan más razones que la preocupación recaudatoria, no exhiben una política distributiva con alguna intención”

Convertido el Ejecutivo municipal en una gran aspiradora de recursos, los programas sociales van alcanzando su mínima expresión. Figuran en el Presupuesto, por ejemplo, partidas por 58 mil pesos para la “Inclusión laboral personas con discapacidad”;  92 mil pesos en “Ayuda a personas con discapacidad en situación de vulnerabilidad”; 100 mil pesos al ítem “Interculturalidad” (a pesar de que la Carta Orgánica Municipal define a Bariloche como “Municipio Intercultural”) o 30 mil pesos destinados al  “Consejo Municipal de protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes”, montos todos a aplicarse a lo largo del año.

La contracara es el gasto estimado para la Jefatura de Gabinete a cargo de Marcos Barberis que asciende con 435 millones de pesos, un 23% respecto de 2017.

Dentro de ese monto global aparecen programas tales como “Mejora de procesos internos”, con una partida asignada de 1.636,352 pesos; “Desarrollo de competencias laborales”, 800 mil pesos; “Comunicación interna”, 900  mil pesos;  o el fantasmagórico “Instituto de formación municipal”, que no figura en la página institucional de Gobierno, pero al que se le asigna una partida de 871 mil pesos.

“Realmente no sé qué es”, señaló Daniel Natapof “que yo sepa no existe ese Instituto como tal”

Con la cancha marcada

Ya el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOYEM) avisó que una pauta de aumento salarial del 15% “es inaceptable”

Juan Fuentes, Secretario General del Soyem, dijo a En Estos Días que están “a la espera de ver cómo cierran las paritarias los otros gremios, pero calculamos que un acuerdo salarial no puede estar por abajo del 30%”

Las definiciones se esperan recién para marzo, pero ya anticipan una negociación “muy dura”, al decir del propio Fuentes.

 

Gustavo Gennuso, entre las cámaras empresariales y el SOYEM

 

Al mismo tiempo la Cámara de Turismo de Bariloche dio a conocer este lunes un comunicado de Prensa, para exponer el parecer de los empresarios sobre el régimen tributario propuesto por la Municipalidad, para el año 2018.

Mario Martino, Tesorero de la Cámara, advierte que “(la Tasa por servicios municipales) afecta a todos los inmuebles de la ciudad, por lo que se solicita se mantengan los coeficientes, escalas y valores para el metro de frente, y que la incidencia del revalúo fiscal provincial el Valor Fiscal de los Inmuebles tenga un tope del 20 por ciento; acorde con el incremento de los gastos previstos en el presupuesto municipal y con la inflación esperada a nivel nacional”.

El organismo que nuclea a distintas cámaras vinculadas a la industria turística, participó de la audiencia pública convocada por la Municipalidad el 15 de diciembre pasado, y reitera su posición horas antes de que el proyecto presupuestario se trate en el Concejo

“Si se mantuviese el valor fiscal la tasa para el 2018”, argumenta la entidad, “ascendería a $ 48.715.- (o sea un incremento del 16,34%); pero como la Provincia ha dispuesto un incremento en las valuaciones de los inmuebles del orden del 50 por ciento, el monto de la tasa se elevaría a $ 71.215, o sea un 70 por ciento de incremento con respecto al año en curso”. 

Desde la Cámara, se estima que “seguramente los concejales entenderán que no es posible atender semejante incremento, sumado a que toda la ciudad ha venido soportando actualizaciones en las tasas en los últimos años”.

Este martes a primera hora, el secretario de Hacienda, Diego Quintana, llegó al Concejo con una carpeta que introduce nuevas modificaciones a la segunda versión del Presupuesto. De la primera lectura se desprende que Gennuso tomó debida nota del comunicado de la Cámara de Turismo y ahora resolvió dejar sin variaciones las valorizaciones Universales y metros de frente, aunque estos instrumentos aún no han sido incorporados al proyecto.

“Se hace cada vez más evidente que todo esto se hace desprolijo y con mucho apuro” concluyó Daniel Natapof, “Si uno revisa con cuidado, hasta las cuentas sobre las variaciones porcentuales que acerca Quintana, están mal hechas.