Un vendedor de medias, la hipótesis de conflicto de la Policía rionegrina

En la calle, se llevaron detenido a Diego Ruiz. Lo golpearon y le secuestraron cuatro docenas de pares de medias. Estuvo tres horas preso. “Vendo en la calle porque no tengo trabajo”, le dijo a En estos días.

26/12/2017
Viedma
Carolina González

Diego Ruiz vendía medias en calle Buenos Aires el domingo a la mañana, en medio del trajin navideño, cuando la Policía lo detuvo por “desorden en la vía pública”.

“Me golpearon la cabeza contra el piso tres veces, tengo un diente flojo”, contó Diego a En estos días, y se mostró más preocupado por recuperar su mercadería -su sustento diario- que por su propia integridad física. “Me secuestraron cuatro docenas de medias, no era nada, pero para mí era un montón”, dijo.

Según Diego, el domingo estaba junto a un compañero vendiendo en pleno centro y ante la queja de los comerciantes, una mujer policía y una empleada municipal les pidieron que se retiraran del lugar. Lo hicieron y luego volvieron para comprar algo de comer en un supermercado cercano a la Catedral. En ese momento, dos policías intentaron arrebatarles los bolsos, razón por la cual Diego salió corriendo. Al ver que su compañero no pudo hacer lo mismo, porque sufre de una discapacidad, volvió.

“Entregué la mercadería, no me resistí, la policía se portó mal desde un primer momento. Me agarraron muy fuerte, entre seis me arrojaron contra el suelo” y “me golpearon la cabeza contra el piso tres veces”, contó.

A través de un video difundido en las redes sociales, el tema ganó estado público.

A Diego se lo llevaron esposado y estuvo detenido en la comisaría Primera durante tres horas. La noche de Navidad no hubo regalo para su beba de diez meses, ni comida en la mesa. El martes estuvo intentado recuperar lo decomisado, pero no tuvo éxito. Aseguró que en el Juzgado de Paz municipal también lo destrataron.

Luego del episodio, que fue filmado por los testigos ocasionales, Diego y su compañero Leandro tuvieron que enfrentar también el escarnio popular a través de las redes sociales.

“La gente andaba difamando de que yo andaba en algo raro y nada que ver. Vengo a Viedma todo el año, la gente me conoce, los policías también, andaba vendiendo porque no consigo trabajo de nada, tengo 21 años y una beba que mantener”, explicó a En estos días.

El comisario Osvaldo Tellería, a cargo de la Regional Primera, rechazó que hubiesen existido excesos policiales. Según aseguró a este medio, la detención fue sólo por “desorden” y no por resistencia a la autoridad. Tampoco tienen registro en la Regional sobre denuncia alguna por exceso policial.

“Según tengo entendido, se lo detuvo por una infracción contravencional porque intentó agredir al personal municipal y se le dio intervención al Juzgado de Paz. Sé que se hizo uso de la fuerza para poder reducir a la persona”, dijo el comisario y descartó una investigación interna por excesos.

Sin embargo, desde el Ministerio Público Fiscal informaron que los dos jóvenes denunciaron por apremios ilegales a los efectivos policiales que participaron en la detención. La causa se encuentra en manos del fiscal Juan Pedro Peralta.