“Salgo con muchas ganas de hacer cosas por la gente”

Desde la cárcel, a pocas horas o días de ser liberado, Wálter Cortés dialogó con En estos días. Dijo que le “robaron un año y medio de vida”, y cuestionó a la Justicia: “Acá hay muchos pibes presos sin condena que no pueden recurrir a la Corte”. Cuando regrese a Bariloche caminará desde la rotonda de ingreso a la ciudad hasta el gremio de empleados de comercio que condujo durante más de una década.

28/12/2017
Bariloche
Santiago Rey

 

Desde el Pabellón II de la Unidad Penal de Esquel, Wálter Cortés prepara su retorno a Bariloche. Junto a Omar Goye, Ovidio Zúñiga y Víctor Carcar, se vio beneficado por un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que dejó sin efecto la condena que pesaba en su contra por la defraudación al policlínico Arbos.

Después de un año y medio preso, Cortés asegura a En estos días que al llegar a la ciudad “caminará” desde la rotonda de ingreso sur de la ciudad “hasta el gremio”. Imagina el acompañamiento de una multitud de trabajadores enrolados en la Asociación Empleados de Comercio (AEC), gremio que condujo hasta el momento de su detención.

“La primera sensación que tengo es poner en juego la actitud de los jueces que hacen tan mal con sus fallos. Lo primero que me pregunto es cuanta gente está acá sufriendo. Esto es un calvario”, dice a este medio, desde la cárcel.

“Siento mucha bronca, internamente estoy muy enojado, muy dolido, me han sacado un año y medio de mi vida, me han sometido a cosas horribles”, explica, y anticipa que saldrá de la prisión “con muchas ganas de hacer cosas, fundamentalmente por la gente. Nadie hace nada por la gente. Está todo parado, todos son chamulleros, mentirosos, dicen que hacen una cosa y no la terminan, no hacen nada. La gente espera de actores sociales, de gente que se ponga a hacer cosas”.

Cortés comparte pabellón con Goye, Zúñiga y Carcar. Y con ellos acordó no hablar hasta organizar, en Bariloche, un contacto con la prensa y con quienes los vayan a recibir. Pero hace un alto en ese pacto, y dice a En estos días que “es horrible estar preso”, y se pregunta “cuánta gente pobre está sufriendo por estos fallos que hacen tan mal. Uno tiene el respaldo de la gente y puede recurrir a la Corte, pero el pobre hombre que no lo puede hacer, qué hace”.

El sindicalista carga contra la Justicia: “La verdad que si hay algo que quiero ponerme a trabajar es en eso, la Justicia también tiene huecos oscuros muy grandes y las peleas políticas le está dando un poder inmenso a gente que no mira la gente que encarcela”.

Sobre la causa Arbos y el fallo que lo condenó, sólo plantea que “hubo gente mala, que estuvo detrás de todo esto”, y anticipa que junto a los otros detenidos hablarán cuando llegue el momento. También evita las preguntas políticas.

En estos días: Este año y medio detenido, ¿le cambió su forma de ver la vida?

Wálter Cortés: Si te diría que no, soy un gran mentiroso. Yo te digo que sí. He trabajado más mi conciencia, mi forma sobre ver las cosas, he aguantado. Un año y medio encerrado tras las rejas cambian a cualquier persona.