Weretilneck: “La central nuclear fue el peor error de mi carrera política”

Lo dijo a un medio nacional. Aseguró que no logró “informar” correctamente a la población. El STJ, en tanto, rechazó la acción de un particular contra la ley que impide la instalación de una central nuclear en la Provincia.

08/01/2018
Río Negro

(Foto gentileza Prensa Provincia)

El Gobernador Alberto Weretilneck consideró que el impulso a la construcción de una central nuclear en la Provincia de Río Negro fue “el peor error” de su “carrera política”. El análisis que realizó en una entrevista publicada por el diario Ámbito Financiero no está sustentado en aspectos técnicos, sino político-electorales. Para Weretilneck, el problema del proyecto que motorizó junto al Gobierno nacional, fue que no “preparó” a la “comunidad con más información”, y que “no nos dimos el tiempo para explicar la ausencia de riesgos”.

El mandatario aseguró al medio nacional que “en lo personal no supe transmitir que el proyecto era importante, con una inversión grande y trabajo para los rionegrinos”, y concluyó que la iniciativa “lamentablemente, terminó mal”.

De esta forma, Weretilneck siguió elogiando el proyecto de instalación, aunque realizó una autocrítica sobre el manejo de los tiempos y la comunicación política del Gobierno que conduce.

Los dichos dejan en evidencia que la Ley que prohíbe la instalación de centrales nucleares en la Provincia -impulsada por el oficialismo y aprobada por la Legislatura-, fue una última carta electoral de Juntos Somos Río Negro (JSRN) a la búsqueda de revertir la derrota en las legislativas del año pasado.

Siempre a Ámbito Financiero, Weretilneck dijo que el plebiscito realizado en Sierra Grande para reimpulsar la construcción de la planta en esa localidad, “no tuvo gran participación. Por lo que han dicho, van a explorar una vía judicial para destrabarlo, aunque en 2017 sancionamos una ley que prohibe la instalación de una central nuclear. El Gobierno nacional está en su derecho y en la provincia somos respetuosos de la autonomía municipal”, indicó el mandatario.

El primer intento por “destrabar” los límites impuestos por la Ley aprobada el 1 de septiembre de 2017, la realizó un ex socio político del Intendente de Bariloche, Gustavo Gennuso, aunque sin suerte. Antonio Osvaldo Sánchez presentó una acción para que la Justicia determine la inconstitucionalidad de esa norma.

El escaso rigor técnico-jurídico de la presentación provocó el rechazo casi inmediato del Superior Tribunal de Justicia (ST), que en pocas páginas descartó la legitimación de Sánchez para cuestionar legalmente la Ley, y explicó que “la parte que solicita la declaración de inconstitucionalidad de una ley debe probar no sólo que la misma es inválida, sino también que le causa un perjuicio directo, o que está en peligro inmediato de sufrirlo como resultado de su aplicación, y no meramente que lo sufre en forma indefinida”, según la redacción del voto rector de la Jueza Liliana Piccinini.