# LA FRUTICULTURA EN ESTADO DE COMA

A foja cero

Sin ninguna respuesta concreta para el sector frutícola transcurrió este viernes la reunión entre los productores y el Gobierno Nacional. Crearán mesas de trabajo para tratar aspectos puntuales de la cadena de producción. No habrá subsidios para afrontar la campaña de la pera, que arranca el lunes.

12/01/2018
Río Negro
Martín Medero

(Foto gentileza)

 

No hubo ninguna propuesta de parte del Gobierno Nacional que permita afrontar la coyuntura crítica que atraviesan los productores frutícolas.

“Nos volvimos con las manos vacías”,  dijo Sebastián Hernández, presidente de la Federación de Productores de Río Negro y Neuquén, en diálogo con En Estos Días, tras la reunión que mantuvieron con el ministro de Agroindustria, Miguel Etchevehere, este viernes en Buenos Aires.

“Hace rato que venimos trabajando con el Gobierno y esperábamos volvernos con alguna precisión, pero lamentablemente no hubo nada de eso”, confirmó el dirigente.

Los productores llegaron a la reunión urgidos por el inicio de la campaña (este lunes comienza la cosecha de pera Williams) y la imposibilidad de cubrir los costos de producción.

“Hoy el costo para el productor es de 5,50 pesos por kilo solo para llevar, como se dice, la fruta hasta la tranquera. De ese costo, 1, 50 es la mano de obra, y el resto se lo llevan los costos operativos directos, como el combustible, impuestos, etc”, detalló Hernández, “y con eso todavía ni la subimos al camión ni la metimos en la cámara de frío”

Con los nuevos aumentos en la energía dispuestos por el Gobierno Nacional, mantener un kilo de fruta en cámara costará en 2018, 5 pesos.

 

Sebastián Hernández: "nos volvimos con las manos vacías"

 

“Hablamos de un costo total para producir un kilo de peras o manzanas de 10 pesos o más para este año, al mismo tiempo que el productor recibe entre 2 y 3 pesos por kilo producido. La situación es dramática e insostenible”, estimó Hernández.

“La reunión con el ministro fue como volver a empezar de foja cero con todo otra vez”, se lamentó, “no tienen ninguna solución para ofrecer”

Los productores llegaron a Buenos Aires con la petición de un subsidio de 1,50 pesos por kilo para sobrellevar la campaña. En cambio el ministro Etchevehere les propuso crear una serie de mesas temáticas para analizar los costos de energía, de mano de obra, de transporte, enfriamiento e impuestos, entre otros temas, y les confirmó que no habrá subsidios para el sector.

Sí en cambio se comprometió a destrabar para la próxima semana la adenda de 70 millones de pesos que el Gobierno comprometió el año pasado para poda y sanidad, que nunca depositó, y que ayudará parcialmente a la campaña de este año.

“Nosotros no estamos en contra de un trabajo en conjunto de análisis para darle a la fruticultura una solución estructural, pero eso es algo de largo plazo. Además ya lo veníamos haciendo y ahora es como si nada hubiera sucedido”, dijo Hernández, “seguiremos hablando, pero el problema es que los productores ya no resisten más; por eso pedimos una solución de coyuntura”

En Estos Días: ¿Significa algún tipo de alivio la disminución paulatina del Impuesto a los Ingresos Brutos que anunció el gobernador Weretilneck?

Sebastián Hernández: La verdad que no. Eso les sirve a las grandes empresas, porque por más que el productor no pague Ingresos Brutos en el futuro, es toda la cadena productiva la que está afectada por el impuesto; el transporte paga Ingresos Brutos, la cámara de frío paga Ingresos Brutos, y así sucesivamente. El ministro nos dijo hoy que está dispuesto a analizar el tema impositivo, lo que pasa es que el tiempo se acabó y los productores ya no dan más.

La provincia de Neuquén, por su parte, anunció una moratoria para el pago de impuestos del sector.

 

Miguel Etchevehere, ministro de Agroindustria de la Nación

Lo que los productores quieren evitar es que la fruta no se comercialice, ya sea porque no se levanta o porque queda en cámara.

Muchos acuden como alternativa a los créditos, aunque en el actual escenario económico, y  con el fuerte incremento de las importaciones propulsado por el Gobierno Nacional, las circunstancias solo hacen prever un agravamiento de la crisis.

El 15 de diciembre pasado, la Federación de productores de Río Negro y Neuquén le había enviado dos cartas a Etchevehere. La primera describía el pobre nivel de rentabilidad que generaban los campos de pera y manzana, y la imposibilidad de encarar la cosecha 2018. La segunda vaticinaba un grave problema sanitario. Para los chacareros, es “altísimo” el porcentaje de fruta que no será cosechado y eso abrirá el camino a otro problema más que podría golpear la temporada 2018/19. Resaltaron además que “el esfuerzo” realizado por el Estado nacional se “derrumbará” cuando no se pueda levantar la fruta.

Además de la compensación para la mano de obra de 1,50 pesos, los productores le pidieron al ministro la incorporación de las actividades primarias al Programa de Recuperación Productiva (REPRO), para contar con un alivio en las tareas culturales (sanidad, poda, raleo) que se realizan en las chacras.

Regresaron con la única promesa de generar las “mesas de diálogo”, de participación pública y privada, integradas en principio por los gobiernos provinciales de Río Negro, Mendoza, Neuquén, Funbapa, Cinex, la CAFI (Cámara Argentina de Fruticultores Integrados), la Federación de Productores de Río Negro y Neuquén, el Banco Nación y el Mercado Central.