Río Negro es la provincia con el mayor índice de pérdida de empleos privados

De acuerdo a datos del Ministerio de Trabajo de la Nación, Río Negro encabeza el ranking de provincias argentinas con mayor pérdida de empleos formales en el sector. La caída en las actividades de turismo y fruticultura son, en gran medida, la explicación.

28/01/2018
Río Negro
Martín Medero

 

Las mediciones del organismo, sobre la base estadística del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) y AFIP reflejan una caída del 2,1% interanual entre octubre de 2016 y octubre de 2017 en la Provincia de R{io Negro.

A diferencia del resto de la región patagónica donde las cifras negativas obedecen principalmente a la retracción de la actividad hidrocarburífera, en Río Negro inciden además con fuerza los sectores comerciales y de servicios vinculados a la actividad turística y a la producción frutícola del Alto Valle.

Es el segundo año en caída para la provincia. En 2016, siempre de acuerdo a los datos relevados por el Ministerio de Trabajo, Río Negro cerró el año con -3% de empleos en el sector privado; vale decir, con pérdidas de puestos de trabajo que luego registraron una leve recuperación durante 2017 de un 0,9%.

La media nacional refleja en cambio un salto positivo del 1,2% de los empleos privados para el mismo período, aunque ninguna provincia de la Patagonia  (junto a San Luis, Formosa y Entre Ríos) expresa crecimiento.

En 2016 el aumento de los asalariados del sector privado había sido del 0,2%. En ambos casos el índice se ubica por debajo de la variación del crecimiento vegetativo poblacional.

Tierra del Fuego, Santa Cruz, Neuquén  y Río Negro han sufrido con fuerza la retracción. La primera por la crisis en su industria sustitutiva de importaciones. En las otras la caída se ha explicado por la menor producción petrolera. Y luego la agricultura, particularmente frutícola, que ha impactado negativamente en el Alto Valle de Río Negro.

La media Argentina refleja que del total de trabajadores en actividad, el 83% lo hace en el sector privado, en tanto solo el 17 % se desempeña en el sector público, de ahí la sensibilidad de la variable antes mencionada.

En Río Negro, un poco por encima del promedio, el empleo estatal abarca al 22% de la población económicamente activa.

Como en anteriores ciclos de quebranto económico (1983-1990, por ejemplo), la expulsión de empleados del sector privado dio con el inmediato correlato de incremento de trabajadores en el sector público.

El Estado provincial ha sido durante el año pasado el gran captador de empleo. Durante el primer semestre de 2017 se registraron en promedio 7 ingresos por día hábil a la administración provincial.

En total durante los primeros cinco años de la administración Weretilneck la planta de empleados públicos se incrementó en casi 10 mil agentes. A un ritmo de 2 mil por año, entre comienzos de 2012 y comienzos de 2017, hasta alcanzar los 56.580 en ese período.

Esto aplica al déficit fiscal rionegrino que el año pasado duplicó la media de los últimos 5 años, cerrando en torno a los 2.500 millones, y da sentido (direcciona) a la exigencia de bajar el déficit con la cual insistió Macri a Weretilneck días pasados en Villa La Angostura.

La fuerte absorción de trabajadores en la órbita del Estado fundamenta en parte, además, la baja tasa de desocupación global (pública y privada) difundida por el INDEC para la comarca Viedma – Patagones: 1,6% a septiembre de 2017.

Sin embargo, y a pesar de la inédita incorporación de trabajadores al Estado, la desocupación aumentó un 0,5% en la Comarca respecto del mismo mes de 2015. Puesto en contexto aquel dato, que fue ampliamente publicitado por el gobierno provincial, deja de ser alentador: no se celebra en los hechos que haya bajado el índice de desocupación, sino que no haya aumentado más todavía.

Río Negro se encuentra entonces entre la demanda del Acuerdo Fiscal y de Modernización del Estado (ambos firmados con Nación, y ya ratificados por la Legislatura provincial) que imponen la reducción del número de empleados públicos, y la creciente expulsión de trabajadores del sector privado.

 

“Las provinicas de Santiago del Estero (8,1%); Catamarca (6%); Chaco (3,4%); Jujuy y Córdoba (3% en ambos casos) son las jurisdicciones que tuvieron mayor crecimiento interanual (del empleo privado)”, señalan las mediciones del Ministerio de Trabajo de la Nación.

“Los sectores que impulsaron el crecimiento fueron la Construcción (47,1 mil trabajadores, un crecimiento del 11,4%); Comercio (13,1 mil trabajadores, +1,1%); Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (10,9 mil trabajadores, +1,3%). Por el contrario la Industria manufacturera redujo en 21,3 mil trabajadores (-1,8%), siendo el sector que mayor caída interanual ha tenido en el empleo”, dice el estudio.

Y concluye: “las provincias que muestran la reducción más importante del empleo fueron Río Negro (-2,1%); San Luis y Formosa (-1,6% en ambos casos); Entre Ríos (-1,4%); y Neuquén (-1,3%)”.