# QUIÉN MATÓ A DANIEL SOLANO

Quedó demostrado que se podía bajar al jagüel

Un ex minero descendió unos 50 metros y la querella demolió el argumento de la Justicia que impidió, durante más de dos años, esa medida. El abogado Heredia aseguró que el jagüel está “alterado” y que se “tiró cemento” en el fondo. Utilizarán una máquina perforadora.

29/01/2018
Río Negro

 

Uno de los argumentos centrales del Poder Judicial para no autorizar una medida clave solicitada por la querella en la búsqueda de los restos de Daniel Solano, fue demolida en las últimas horas. Este domingo quedó demostrado que era posible descender unos 50 metros por el estrecho hueco y así determinar qué hay en el fondo del jagüel ubicado en el campo La Manuela, a pocos kilómetros de Choele Choel, donde testigos de la causa señalaron que pudo haber sido arrojado el cuerpo del joven trabajador salteño.

Tras esa maniobra, el abogado de la familia, Sergio Heredia, no dudó en afirmar que el jagüel “está adulterado”. Y detalló: “Se puso mucho hormigón abajo, ladrillos; es decir que a nuestro criterio se preparó el jagüel para que nunca más se pueda sacar su contenido”.

La medida fue autorizada por el Juez de Garantías Roberto Gaviña, quien se encuentra en la zona supervisando la búsqueda.

 

Fue Rafael Tufiño, un ex minero de Sierra Grande que hace 10 años vive en Luis Beltrán, quien bajó, provisto de un arnés y un equipo de oxígeno. “Queda derrumbada esta mentira del antiguo Juez (Julio Martínez Vivot) de que no se podía bajar. Y también se acredita que ese jagüel ha sido cementado de tal manera que nunca más se pueda sacar su contenido, lo que nos demuestra que allí abajo hay algo. Por eso es que se han tomado la molestia y el esfuerzo de tirar piedra, ladrillos, cemento, hierros”, palnteó Heredia.

Como el jagüel “prácticamente está taponeado de cemento”, se puso en marcha un operativo para trasladar una perforadora desde Neuquén hasta el campo en Valle Medio.

Para Heredia, los casi tres años de demoras en la pericia, son claves. “Hemos derrumbado los argumentos falsos y encubridores del Juez Martinez Vivot y del fiscal (Guillermo) Bodrato quienes valiéndose como testigos de jagüaleros cómplices del dueño del campo, obstaculizaron el descenso”.

 

Por su parte, a través de las redes sociales, el cura párroco Cristian Bonín explicó que durante el descenso “se filmó el suelo irregular del jagüel compuesto por basura como cueros, materiales plásticos, hierros, ladrillos, y se hicieron observaciones para determinar mejor las características del fondo”.

“Esto también acredita -dijo- que con los debidos cuidados se puede bajar al jagüel como sostuvo desde un principio la querella. Pareciera que además de algunos elementos metálicos hay una base cementada y/o muy compactada. Viene muy trabada la tarea y está costando resolver con la inmediatez que muchos deseáramos la dificultad de darle profundidad a las herramientas de extracción”.

Para la búsqueda de los restos de Solano -desaparecido desde 2011- también regresó a la zona Gualberto, padre del joven trabajador salteño.

Un equipo de tres antropólogas esperan su oportunidad para desarrollar su tarea de rastreo.