Cerro Catedral: Barberis y una estrategia a lo Durán Barba

La ansiedad que provoca el nuevo contrato con CAPSA por el cerro Catedral no da tregua. El Jefe de Gabinete municipal, Marcos Barberis, convocó a una reunión secreta a tres legisladores provinciales y les hizo entrega de un “instructivo” para hablar ante los medios. El Concejo y un trámite exprés para aprobar la ordenanza.

05/02/2018
Bariloche

Crearán un fideicomiso para la explotación inmobiliaria del cerro Catedral

Durante la reunión de carácter “urgente y reservado”, el Jefe de Gabinete municipal, Marcos Barberis, les pidió a los legisladores de Juntos Somos Río Negro, oriundos de Bariloche, apoyo para sostener públicamente el nuevo contrato que el intendente Gustavo Gennuso acordó con la empresa Catedral Alta Patagonia (CAPSA) para la explotación del cerro Catedral.

Del encuentro participaron además de los legisladores y Barberis, el presidente del Concejo Municipal, Diego Benítez, la asesora Letrada, Natacha Vázquez y el Jefe de Prensa de la Municipalidad.

Una fuente del Ejecutivo confió a este medio que se trató de un “encuentro informativo con el cual se buscó interiorizar a los legisladores”.

Marcos Barberis y una tarea de "coaching" comunicativo

No obstante las intenciones declaradas, durante la reunión, Barberis presentó un documento “confidencial”, bajo el título “Qué queremos instalar. Nuestra postura desde la gestión”, que contiene un punteo superficial, basado en posibles consultas periodísticas, y que destaca presuntos aspectos positivos del contrato con la concesionaria del cerro que, se aclara, fueron tomados de la fundamentación del proyecto de Ordenanza que ya se trata en comisiones del Concejo.

En suma, un instructivo (o trabajo de “coaching” comunicacional), indicándoles a los legisladores dónde conviene poner énfasis y cómo simplificar aspectos centrales del contrato impulsado por el titular de Vía Bariloche y CAPSA, Sebastián Trappa, merced a su estrecha relación con la administración nacional de Cambiemos.

En un aparte titulado “Qué decir ante”, incluso, el documento  instruye en cómo responder ante requisitorias públicas.

Tal como los niños de antaño encontraban la salida a aquellos laberintos gráficos que traían las revistas infantiles, haciendo el camino “al revés”, el instructivo distribuido a los legisladores echa mano a la largamente conocida estrategia de: a) buscar los puntos negativos del contrato con CAPSA, b) pergeñar una respuesta optimista y abstracta, y c) formular, por último, la pregunta.

“Qué queremos instalar. Nuestra postura desde la gestión”

Véase sino este fragmento:

 “Lo que respondemos: Bariloche es Catedral, y Catedral es Bariloche. El cerro es de todos. Nos volvimos a apropiar del cerro (…) Más oportunidades para todos (…) hacer crecer la economía local. Posibilidad de tomar decisiones”.

En respuesta a:

“Lo que dicen: Vendimos el cerro”.

O este otro párrafo:

 “Lo que respondemos: (…) ahora vamos a contar con un desarrollo urbano, con presencia municipal, a través de un fideicomiso, que genera fondos para nuestra ciudad. Tomamos las decisiones juntos”.

En respuesta a:

“Lo que dicen: Cuáles son las tierras, cómo se decide qué tierras, qué construir y cómo”.

En páginas anteriores, tal vez como única muestra de respeto a los parlamentarios, el texto sincera algunos detalles del convenio.

Bajo el título “Tips Catedral” agrupa los aspectos “social”, “Económico”, “Beneficios” y “Medio ambiente” extraídos del contrato.

En ellos se aclara por ejemplo que “No habrá inversiones significativas hasta la finalización de la concesión en 2026”. También se explica que “El nuevo esquema prevé una inversión de U$ 22.000.000 en un plazo de 5 años y una extensión contractual de (30) años para recuperar lo invertido”; y un tema central: “Este acuerdo prevé la creación de un fideicomiso de Administración Inmobiliario, en el que el municipio aporta las tierras, la concesionaria administra la comercialización de las mismas, y el municipio se beneficia con esa comercialización participando de las ganancias que se obtengan”, dice.

CAPSA por su parte se compromete a la construcción de dos gimnasios municipales por un total de 5 millones de pesos y a embellecer “tres espacios públicos”, fuera de su obligación de prestar los servicios en el cerro Catedral.

Instructivo confidencial para los legisladores: "Lo que respondemos".

Volviendo al tema de las tierras, el documento indica a los legisladores cómo contestar si se les pregunta por el negocio inmobiliario al que ahora accedería CAPSA. En ese trance el consultado deberá decir que “El convenio prevé las tierras, pero la forma de vinculación a través del fideicomiso y cuáles son las tierras exactamente, es una definición que va en contrato aparte que también tiene que aprobar el Concejo y eso va a llevar unos meses”.

En un comunicado hecho público en octubre de 2016, los dirigentes del Frente Grande Fabián Quilaleo, Silvana Cuevas, Cristina Martin, y Julio Accavallo, pidieron una consulta pública y advirtieron que “la resolución de este tema (del contrato de concesión del cerro Catedral) afecta fuertemente el futuro de Bariloche porque el objetivo central de CAPSA es apropiarse de las tierras públicas de Catedral para generar un negocio inmobiliario con la creación de una nueva ciudad. Esto a su vez les permitirá que los turistas atraídos por la nieve estén cautivos de sus empresas y sus socios sin necesidad de recurrir a hoteles, restaurantes y comercios de Bariloche”.

En términos similares se expresó el ex presidente de la Asociación Empresarial del Cerro Catedral, Alberto Del Giúdice, en una entrevista concedida a En Estos Días con motivo de su renuncia al cargo: “Esta es la medida de gobierno más irresponsable, audaz y atrevida que he visto en los últimos 40 años”, dijo en aquella ocasión, en referencia al contrato con CAPSA acordado por el intendente Gustavo Gennuso.

A juicio del dirigente empresarial, resultó más que sospechoso que “al intendente le giren un ATN (Aporte del Tesoro Nacional), le autoricen el descubierto bancario, y al día siguiente nos enteremos por el diario que firmó un acuerdo con CAPSA”.

Poniéndose a resguardo  de las dudas que pudieran surgir, el “instructivo” que el Jefe de Gabinete, Marcos Barberis, puso en manos de los legisladores, avisa que “Los primeros resultados (del contrato con CAPSA se verán) en un invierno de por medio (…) Con avances visibles año tras año, en 5 temporadas tendremos el cerro que nos merecemos”.

“El cerro es de todos”, recuerda el documento que advierte al lector su confidencialidad, “Tendremos participación y posibilidades de seguir creciendo”.

Para apurar la Ordenanza unificaron tres comisiones del Concejo

Diego Benítez, presidente del Concejo y a cargo de la intendencia durante las vacaciones del intendente Gustavo Gennuso, auspició una sesión extraordinaria del cuerpo en diciembre, durante la cual los ediles le otorgaron estado parlamentario al proyecto de Ordenanza que pondrá en vigencia el contrato entre la Municipalidad y Catedral Alta Patagonia, y decidieron que en lugar de transitar por tres comisiones (Turismo, Economía y Gobierno), éstas se unifiquen para su tratamiento, recurso inédito al menos durante la actual gestión.

El primer encuentro tripartito será este martes.

Diego Benítez, "qué decir si nos preguntan..."

Con mayoría propia y el acompañamiento anunciado del PRO, Gennuso obtendría  en la próxima sesión ordinaria  del cuerpo los 8 votos necesarios para convalidar el acuerdo, que cuenta con el visto bueno del gobierno de Mauricio Macri y del Gobierno provincial.

En este contexto político, favorable a sus intenciones, y con la oposición circunscripta a los votos en minoría del Frente Para la Victoria, el oficialismo busca un tratamiento acelerado –aunque resten 9 años para el vencimiento del contrato- que atempere el posible impacto en la imagen de la gestión Gennuso; vale decir, que no se repita nuevamente el aluvión de críticas que recibió cuando intentó la prórroga a través de la iniciativa privada, escenario que lo obligó finalmente a retroceder en sus pretensiones. 

Al rubricarse el nuevo acuerdo, Gennuso promocionó como beneficios que la empresa “reconoce el poder concedente de la Municipalidad” (desistiendo del juicio), compromete un plan de inversión “de alrededor de 400 millones de pesos” en el centro de esquí y “asume la responsabilidad de aportar a la construcción de dos nuevos Gimnasios Municipales” y apadrinar tres espacios públicos.  Anticipó también que se prevé “la posibilidad de instrumentación de un esquema público-privado para el desarrollo turístico hotelero”.

Entretanto, los legisladores ya saben qué decir.