# QUIÉN MATÓ A DANIEL SOLANO

Removieron casi una tonelada de basura del  jagüel

Al cabo del décimo tercer día de perforación hubo un avance importante: Los operarios lograron remover más de 800 kilos de basura liviana  del pozo que ahora debe ser analizada por los peritos forenses.

06/02/2018
Río Negro

Transcurrieron trece días desde que la familia de Daniel Solano logró lo que pedía desde hace años: bajar al jagüel de la estancia La Manuela en Choele Choel, para buscar el cuerpo del joven salteño.

Hasta hoy las muestras habían sido escasas en proporción a la cantidad de escombros y fierros que obturan el antiguo pozo de agua.

Sin embargo, la de este martes fue una jornada positiva y renovó el ánimo de Gualberto, padre del joven desparecido, que aguarda desde el comienzo del operativo a la vera del jagüel.

Con el empleo de un arpón se extrajeron entre 800 y 900 kilos de basura liviana mezclada con bolsas de arpillera rellenas de elementos que aún debe ser estudiados (barro, caños de escape y  neumáticos entre otros objetos)

Un “arpón” es una herramienta especial utilizada con frecuencia en pozos petroleros para la “pesca” de tuberías. Se trata de un cilindro con alas anguladas dispuestas en sentido contrario a la perforación, similares a una flecha o arpón marino.

El arpón se opera introduciéndolo en el tubo a recuperar hasta engancharlo de su borde inferior para poder arrastrarlo a la superficie.

Además de la importante remoción de desperdicios los técnicos lograron realizar un nuevo registro audiovisual del interior del pozo.

Operarios de la empresa salteña Perterser srl. junto a  un equipo de antropólogos forenses que llegaron desde la ciudad de Rosario a pedido de la querella,  personal de custodia de Gendarmería Nacional y  familiares y amigos de Daniel Solano aguardan novedades cerca de la máquina perforadora.

Gualberto Solano y su espera al borde del jagüel

Leandro Aparicio, uno de los abogados de la familia, confirmó que desde el inicio de las tareas se encontraron con un jagüel adulterado, “porque no coinciden las fotos de la primera inspección que se hicieron a principios del 2014, con las de agosto del 2015”, aunque no resultó este dato ninguna sorpresa para ellos

“Se pudo adulterar porque tuvieron tres años para hacer todo esto gracias a una maniobra del juez (Julio) Martinez Vivot y (el fiscal Guillermo) Bodrato que cuando nosotros supimos que en ese jagüel podía estar el cuerpo, dijeron que era una causa de desaparición forzada y enviaron el expediente al fuero federal”, volvió a denunciar Aparicio.

 Mientras se sigue buscando el cuerpo del joven, la querella se prepara para el debate oral y público que comenzará el próximo 20 de febrero en General Roca y para el que fueron citados más de trescientos testigos.

Al ser consultado sobre si existen o no tiempos perentorios en los trabajos dentro del Jaguel, el padre Cristian Bonin, uno de los amigos de la familia Solano, aseguró que estos terminarán cuando “se vacíe y se limpie el  pozo y eso con trece días de trabajo, estamos muy lejos de lograrlo”.