Aumento de tasas y salarios a la baja: la fórmula de Gennuso

Sin novedades aún en las negociaciones entre el Ejecutivo y los trabajadores municipales, las definiciones pasarán recién para el próximo viernes. En la última asamblea el gremio rechazó el 15% ofrecido por Gennuso y planteó un 32. Aún se negocia, pero las posiciones son distantes. El aumento de tasas parecer ser el único argumento para equilibrar la balanza.

02/03/2018
Bariloche

Intendente Gustavo Gennuso

Entre la posibilidad cierta de enfrentarse a un conflicto gremial si no mejora sustancialmente la oferta salarial, y el estrecho margen que le resta para cargar los costos de la administración municipal sobre los bolsillos de los vecinos, el intendente Gustavo Gennuso va ingresando velozmente a un embudo financiero.

“Nosotros tenemos que ser cautos”, dicen desde la sede del SOYEM, “pero también conocemos cuál es el estado financiero del municipio y hasta dónde se puede llegar; por eso decimos que un 15% es inaceptable y que con eso no se llega a cubrir la inflación que habrá este año”.

La próxima vez que el Ejecutivo y los trabajadores se vean las caras será el próximo viernes, plazo para el cual se espera una definición sobre la propuesta del 32% que demandan los municipales.

“Tenemos que respetar la decisión de la asamblea”, dijo Juan Fuentes, secretario General del SOYEM, “está complicado, pero creemos que vamos a poder acercarnos a lo que los compañeros están pidiendo”.

Juan Fuentes, secretario General del SOYEM

Los días corren, y aunque el gremio recibiera una respuesta favorable, ya los tiempos administrativos para la liquidación de los haberes de marzo podrían no dar para incluir el incremento acordado.

Otro de los aspectos en cuestión será el mecanismo que el intendente disponga para hacer efectivo el incremento, y la inclusión o no, de una cláusula de actualización automática.

“Es imposible que aceptemos lo que ningún gremio del país está aceptando”, señaló Ernesto Losert, Vocal de la Comisión Directiva del SOYEM, “Están diciendo que la inflación de 2018 puede estar entre el 20 y el 25%; bueno, eso tiene que estar adentro de la recomposición, y a partir de ahí, hablamos”.

El dirigente negó que hasta el momento se hayan producido conversaciones informales referidas al tema salarial: “Todo lo que se habla es en la Secretaría de Trabajo, y nos citaron el viernes que viene para escuchar lo que vaya a decir el Ejecutivo”.

Entretanto, los principales gremios de la provincia rechazaron en forma unánime la recomposición del 15% planteada por el gobernador Weretilneck. Los docentes ya fijaron sus medidas de fuerza para la próxima semana. ATE se declaró en estado de asamblea permanente y UPCN demanda una cifra que duplica lo ofrecido por el Gobierno.

El intendente Gennuso durante las reparaciones en la calle Mitre

El gremio conducido por Juan Carlos Scalesi adelantó, además, que la negociación debe darse incluyendo la recuperación del poder adquisitivo que los estatales perdieron durante los dos últimos años, lo cual ubicaría el aumento salarial en torno al 29%.

Es que por otra parte la imposición del magro 15% que pretende Nación ha terminado por poner a gobernadores e intendentes frente a una pulseada de la que les será más que difícil salir airosos, con la consecuente pérdida en términos de credibilidad política .

Si las provincias cedieran al reclamo gremial y otorgasen aumentos salariales muy por encima de lo que manda la Casa Rosada, estarían además incumpliendo las metas fiscales que firmaron con el Gobierno Nacional, y si no cedieran, ingresarían en un escenario de conflicto impredecible.

Sin estrategia conocida, a nivel municipal, la administración Gennuso va ingresando en su propio embudo. Durante la apertura del período de sesiones Ordinarias en el Concejo, el intendente ya anunció que descargará parte del costo de la obra pública sobre los vecinos, para lo cual deberá primero impulsar una nueva ordenanza que los dirigentes del SOYEM describen como “un lío administrativo”.

Dicho esto en el marco del tarifazo incluido en el presupuesto municipal, y aprobado por los concejales oficialistas en diciembre, que incluyó un aumento de tasas de casi el 40%, muy por encima de las pautas inflacionarias.

En suma la “puesta en caja” anunciada por Gennuso cuenta con dos herramientas elementales: el desmedro de los salarios de la administración municipal y los aumentos, a simple demanda, de obras y servicios a cuenta de los vecinos. Ninguna de ellas anticipa un final feliz.