Queja de la Junta Electoral evidencia crisis económica del Municipio

No tienen recursos ni para imprimir boletas de elecciones en juntas vecinales. Responsabilizaron a Gennuso por la eventual suspensión de comicios. Aseguran que por las deudas, los proveedores ya no le fían a la comuna.

06/03/2018
Bariloche

 

La realización de un simple acto electoral en una junta vecinal parece una tarea faraónica en el contexto financiero actual. Así se desprende de la nota titulada “Trámite urgentísimo!” (SIC) que la Junta Electoral en pleno presentó al Intendente, denunciando que “la burocracia administrativa instaurada desde el Departamento Ejecutivo para proveernos de los recursos indispensables para el desarrollo de nuestra tarea no sólo dificulta, sino que directamente amenaza con tornar imposible el cumplimiento de las funciones que por Carta Orgánica nos fueran asignadas”.

Ángel Zohil, Karina Chueri y Bárbara Figuerido le recordaron a Gennuso que, por Carta Orgánica, es su deber proporcionar los recursos necesarios para el cumplimiento de las funciones, pero que se encontraron con “inexplicables demoras” en la aprobación de la impresión de boletas para los comicios del Barrio Las Quintas, resultando “infructuosas” las gestiones verbales para obtener la inmediata aprobación del pedido.

Afirmaron que carecen “de cualquier clase de recurso económico” y que los proveedores “se encuentran cada vez más reticentes a “fiar” a la Municipalidad, por lo que declinaron cualquier responsabilidad en relación a una eventual imposibilidad de realización de los comicios previstos para el 11 de marzo en la Junta Vecinal Las Quintas, “lo que, en caso de ocurrir, será de entera responsabilidad del Ejecutivo Municipal”.

La misiva oficializa una situación general, ya que en numerosas áreas de la comuna se registran dificultades para el acceso a diversos insumos, como consecuencia de las importantes demoras en la cancelación de las facturas, realidad denunciada en reiteradas oportunidades por el SOYEM, pero negada por el Gobierno, que evita hablar de crisis económica.

El ahogo financiero a este organismo independiente del Ejecutivo se suma a la reciente denuncia realizada por el Tribunal de Contralor, poder del Estado al que Gennuso le recortó en forma inconsulta el 41 por ciento de su presupuesto, condicionando su funcionamiento. Y a la utilización para pagar sueldos en noviembre, de 4 millones de pesos que debían ser girados al Ente de Promoción Turística.