# 8M

Hicieron historia

Miles de mujeres coparon las calles de Bariloche, en una movilización de lucha, y festiva. Marcharon y cantaron contra el sistema patriarcal, los femicidios y reclamaron la despenalización del aborto. Lo que pasó en las calles y el documento completo.

09/03/2018
Bariloche

(foto Alejandra Bartoliche - Patagonia Fotopress)

Ya terminaba la marcha y las miles que se movilizaron dejaban el Centro Cívico. En la primera cuadra de la calle Mitre, un “macho” de esos que en los carteles y cánticos las mujeres acababan de denunciar, resumió lo que vio desde la puerta del local de alquiler de ropa para nieve: “Son todas lesbianas”, dijo, y varias lo escucharon.

Pero nadie le respondió. ¿Para qué si acababan de protagonizar una de las movilizaciones más importantes que Bariloche recuerde?, ¿para qué detenerse en la pequeñez de ese comentario nacido en siglos de machismo y patriarcado, si habían desafiado en dos horas de caminata al propio Estado a la Iglesia a Macri, y a todo lo que de conservador esta sociedad pueda tener?.

Nadie le respondió. Volvieron todas a sus casas sabiendo que, junto a millones en todo el mundo, este 8 de marzo habían hecho historia.

La historia en Bariloche comenzó en el Alto, como tantas otras veces. En la esquina de Onelli y Brown empezaron a reunirse tras una primera y gran bandera con el reclamo “Ni una menos – Vivas y libres nos queremos”. Detrás, un enorme pañuelo verde con la consigna/exigencia: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”.

(foto Alejandra Bartoliche - Patagonia Fotopress)

Partidos, gremios, organizaciones, grandes y pequeñas, participaron de la marcha, pero antes discutieron y acordaron durante semanas el texto del documento que se leyó al finalizar la movilización.

Y muchas mujeres y muchos hombres sueltas y sueltos, sin identificación partidaria, con carteles y pañuelos verdes, caminaron hasta el Centro Cívico.

Y en medio de tantos reclamos que llegaban como oleadas desde el fondo de la historia de la lucha de las mujeres, hubo cánticos, alegría, saltos, risas.

Y carteles: “No soy una princesa, soy libre”; “Mujer bonita es la que lucha”; “Somos las nietas de las brujas que no pudieron matar”; “Al sistema poronga hacelo concha”; “Libertad a Milagro”; “Las ricas abortas, las pobres mueren. Hipócritas”.

Y cantos: “Preguntale al patriarcado cómo se hace un asesino”; “Saquen sus rosarios de nuestros ovarios”; “Mauricio Macri la yuta que te parió”; “Saquen sus doctrinas de nuestras vaginas”; “Hay un machista suelto en la Rosada, que quiere a las mujeres todas calladas. No queremos más femicidios, ni trata ni explotación, queremos en las farmacias Misoprostol. Macri gato, legalizá el aborto”.

(foto Alejandra Bartoliche - Patagonia Fotopress)

Poca, mínima, representación institucional, hubo en las cuatro compactas cuadras de miles de mujeres por las calles de Bariloche.

La Plaza de los Pañuelos del Centro Cívico quedó chica. Bajo las arcadas del ingreso y por Mitre quedaron columnas enteras de manifestantes cuando se comenzó a leer el documento.

Y el documento fue al hueso. A la historia heroica de las mujeres que lucharon y murieron y dieron vida al 8 de marzo; y a Macri y las políticas de ajuste que golpean más duro a las mujeres; y a la flexibilización laboral; y a la organización familiar patriarcal; y a la Iglesia antediluviana; y los 500 mil abortos clandestinos; y la penalización del aborto como como un “femicidio de Estado”; y a los femicidios en general; y al Estado que no previene esos femicidios, y a la Justicia que no los resuelve.

(foto Alejandra Bartoliche - Patagonia Fotopress)

No querían irse del Centro Cívico. Se miraban entre ellas, sabiendo lo que habían logrado: en una ciudad tantas veces apática, se movilizaron miles. Se hicieron escuchar. Mandaron un mensaje: la historia se construye hoy. Y en las calles.

(foto Alejandra Bartoliche - Patagonia Fotopress)


Documento completo

8 de Marzo: Día internacional de la mujer trabajadora

¡Paramos y marchamos!

Hoy, como cada 8 de marzo, conmemoramos una jornada de lucha de las mujeres trabajadoras, homenajeando a las 129 obreras que murieron quemadas en una fábrica de Nueva York en 1908, en el marco de una gran y reprimida huelga, de más de 40,000 costureras. Reclamaban el derecho de unirse a los sindicatos, igual salario por igual trabajo, jornada laboral de 8hs, el descanso dominical y el rechazo al trabajo infantil.

En 1910 en la 2ª Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas se aprobó esta fecha como día internacional de la mujer trabajadora, a propuesta de la dirigente revolucionaria Clara Zetkin. Desde entonces, el feminismo -junto al movimiento obrero- ha ido ampliando sus demandas por más y más derechos que nos niega el hetero patriarcado sistema capitalista. Se trata de una lucha mundial, que en Nuestra América Latina se alza contra las múltiples opresiones de clase, de raza y de género.

Hoy en la Argentina gobernada por Mauricio Macri, se profundiza nuestra opresión de clase, género y raza –a la que se suma en muchos casos la opresión por color de piel, por disidencia sexogenérica, por militancia, etc.-. Producto de relaciones desiguales y patriarcales, las más oprimidas entre los oprimidos, sufrimos los despidos, la precarización laboral, una distribución del salario en forma desigual: ganamos un 27% menos que los varones y ese porcentaje aumenta en un 35% en el sector informal. Realizamos el 98% del trabajo doméstico remunerado, pero sólo el 25% está registrado. La mayoría de nosotras cumplimos doble jornada laboral: fuera y dentro del hogar, tarea por la cual no percibimos ningún beneficio.

El gobierno con su política inflacionaria y de reforma previsional nos sigue agraviando, reduciendo las ya magras jubilaciones, y asignaciones familiares e ingresos. Al eliminar la jubilación con moratoria sólo podremos jubilarnos por vejez, que equivale a un 80% de la jubilación mínima. En estos días, muchas nos vemos imposibilitadas de garantizar la alimentación diaria de nuestras familias, y nos angustia pensar cómo hacer para cubrir el costo de la canasta escolar para nuestros hijos e hijas.

Cuando recrudece la crisis recrudece la violencia sobre las mujeres y otras identidades de género, aumentando así los femicidios, travesticidios y todo tipo de violencias. A pesar de las enormes jornadas de lucha los 3 de junio, los 25 de noviembre y en cada manifestación cada vez que ocurren hechos de violencia, aún no se ha declarado la Emergencia en Violencia Contra las Mujeres. Sin jerarquizar el problema y destinar recursos necesarios, no es posible el “Ni una menos”.

Tampoco es posible el “Ni una menos” si el Estado no asume su responsabilidad en las muertes por abortos practicados en condiciones inseguras. En la Argentina se realizan 500.000 abortos por año. Ante la ilegalidad de la práctica las mujeres recurrimos a la clandestinidad poniendo en riesgo nuestra salud y nuestras vidas. El aborto ilegal es la principal causa de muerte de mujeres y cuerpos gestantes, por eso decimos que es un problema de salud pública. Las que más mueren son las que tienen menores recursos, pero todas abortamos en la clandestinidad. Se nos impide el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas bajo imposiciones sin pruebas fehacientes, al tiempo que clínicas privadas cobran dinerales por abortar y se enriquecen. El aborto ilegal no es una cuestión moral, ya que las mujeres abortamos igual, es un cuestión de quiénes se llenan los bolsillos con la práctica y quienes acceden o no a los abortos. La penalización del aborto es un femicidio de Estado

El 6 de marzo y por séptimo año consecutivo, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito ha presentado por séptima vez en el Congreso el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Con la lucha le arrancamos al gobierno de Macri que se incorpore a la agenda legislativa, con la lucha vamos a conseguir que el #AbortoLegal sea ley y hacer realidad la consigna "Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir".

Hoy las mujeres lesbianas, travestis, personas trans y demás identidades disidentes, paramos, salimos a la calle y marchamos. En búsqueda de la visibilización de la violencia machista, capitalista y el homolesbotransodio que sufrimos cada día. Porque lo que está en juego es nuestra vida y también las condiciones que la sostienen: el acceso al trabajo, a la justicia, a la salud, a la vivienda, a la cultura y educación.

 

PARAMOS!!!:

 

  • Porque queremos igual salario por igual trabajo. ¡Basta de ajustes y de despidos!

  • Porque reclamamos un salario mínimo igual al costo de la canasta familiar REAL LOCAL.

  • Porque exigimos Jornadas laborales que nos dejen tiempo para disfrutar nuestras vidas, sin multitareas ni ritmos de trabajo extenuantes.

  • Porque no se reconoce que las tareas domésticas y de cuidado son trabajo que no se remunera y que suma, al menos, tres horas más a nuestras jornadas laborales.

  • Porque no queremos sufrir acoso cuando salimos a buscar trabajo o andamos por la calle, reclamamos nuestro derecho a la seguridad.

  • Porque ya no toleramos la discriminación, ni la humillación, ni el acoso en los lugares de trabajo. Porque no toleramos que nos restrinjan de los puestos más altos.

  • Porque exigimos que se reglamente e implemente el artículo 79 la ley de contrato de trabajo, que garantiza los jardines materno/paternales en los lugares de trabajo, de estudio y en cada barrio.

  • Porque queremos que se extiendan los períodos de licencia por maternidad y paternidad, y que desaparezca la presión remunerativa y de despido por la ejecución de las licencias.

  • Por que se implemente un sistema estatal de cuidados para la niñez, adultos mayores, personas con discapacidad y enfermos de salud mental.

 

PARAMOS!!!:

 

  • Porque queremos denunciar que en nuestro país el gobierno de Mauricio Macri fomenta la desigualdad, profundiza la desocupación y la precarización laboral.

  • Por el triunfo de la lucha docente, punto inicial para el resto de las reivindicaciones en un grupo mayoritariamente de mujeres.

  • Denunciamos los despidos y la flexibilización laboral que nos afectan aún más a las mujeres y al colectivo de la disidencia sexogenérica. No a la reforma laboral precarizadora y abolidora de derechos conquistados.

  • Paramos y marchamos contra la reforma previsional aprobada recientemente por el Congreso Nacional.

  • Exigimos mayor presupuesto para las políticas públicas y de prevención de la violencia contra las mujeres, que los gobiernos NACIONAL, PROVINCIAL y MUNICIPAL vienen desguazando ininterrumpidamente desde que asumió la Alianza Cambiemos. Implementación inmediata de la ley 26485 de protección integral a las mujeres víctimas de violencia de género. Mayor presupuesto y Presupuesto transparente para la Ordenanza de Emergencia en Violencia de Género.

  • Protocolo claro para atender a las mujeres, apertura de ventanillas en todos los juzgados. Abogadas y abogados gratuitos que patrocinen a las mujeres víctimas de violencia de género.

  • Implementación del Consejo Municipal de la Mujer.

 

EXIGIMOS!!!:

 

  • Por los derechos sexuales y reproductivos y contra la violencia obstétrica.

  • Educación laica y gratuita. No a la intromisión de la Iglesia en la educación.

  • Implementación de la Educación Sexual Integral en todos los niveles Educativos en cumplimiento de la Ley 26150.

  • Reglamentación y presupuesto para una Ley contra la Trata que no enmascare un mecanismo pro-trata. Reclamamos la aparición con vida YA!!! De Otoño, de Florencia, de Marita y de tantas otras mujeres secuestradas. Incorporación del concepto de “Red de Trata” para juzgar los delitos.

  • Por el desmantelamiento de todas las redes de trata y explotación sexual de mujeres, niños y niñas. ¡Juicio y castigo a los proxenetas, funcionarios, policías y jueces involucrados! Nuestra provincia es la que más casos de femicidios y desapariciones tiene de toda la Patagonia. ¡Basta de femicidios, travesticidios, secuestros y desapariciones de mujeres, niñas y niños!

  • Denunciamos el poder judicial patriarcal y exigimos juicio y castigo para todos los femicidios, como el de Yesica Coco Campos en El Bolsón, para el doble femicidio de Karina y Valentina en Las Ovejas, provincia de Neuquén; justicia para las dos jóvenes que fueron atacadas recientemente con un machete por Daniel Marin; justicia por Alén Coronado; investigación, juicio y castigo a los responsables de la desaparición y muerte de Micaela Bravo en Bariloche.

  • No hay 8M sin 7M. No al homo-lesbo-trans odio. Exigimos una inclusión laboral real a través de los proyectos de ley de Cupo Laboral Trans, Justicia para Diana Sacayán, víctima de travesticidio, y Absolución para Higui, actualmente con prisión domiciliaria, quien estuvo presa durante 7 meses en la cárcel por defenderse de un grupo de varones cis heterosexuales que la atacaron y la quisieron violar por ser quien quería ser. Recordamos también a Natalia “Pepa” Gaitán, asesinada en Córdoba por Daniel Torres, padrastro de su novia. Cada 7 de marzo se conmemora el Día de la Visibilidad Lésbica, y exigimos educación en todos los niveles que incluya el derecho a la diversidad sexual y a la identidad de género. Queremos que pare el acoso a todas las identidades disidentes y pertenecientes al colectivo de la diversidad sexual.

  • Paramos porque decimos BASTA! a la criminalización de la protesta, BASTA! de persecuciones y de humillaciones a nuestras compañeras del Pueblo Mapuche. Y exigimos inmediatamente la libertad de todxs los compañerxs presxs por luchar. Repudiamos las decisiones políticas de aplicar “castigos ejemplares” a quienes luchen y protesten.

  • Reclamamos justicia por Santiago Maldonado y por Rafita Nahuel. Enviamos nuestro afectuoso saludo a sus madres, nuestras compañeras. ¡Basta de persecución al Pueblo Mapuche!

  • EXIGIMOS INTERRUPCION VOLUNTARIA DEL EMBARAZO, ABORTO LEGAL, SEGURO Y GRATUITO, y hacer realidad nuestro reclamo histórico: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”.

 

Producto de nuestra lucha histórica en las calles y en nuestros lugares de trabajo hemos logrado que se abra el debate por el derecho al aborto. Celebramos las plazas verdes por la legalización del aborto. Esto nos demuestra que es el camino de la movilización el que nos llevará a nuestras conquistas. ¡Con la organización y la movilización –siguiendo el ejemplo de las Madres y de las Abuelas de Plaza de Mayo- vamos a lograr conquistar la dignidad! ¡El Estado es responsable, y le vamos a dar pelea!

Esta es una lucha mundial, una discusión y movilización que se está dando en cientos de países del mundo.

 

EDUCACIÓN SEXUAL PARA DECIDIR,

ANTICONCEPTIVOS PARA NO ABORTAR,

ABORTO LEGAL PARA NO MORIR

Porque nos queremos vivas y libres.

NI UNA MENOS, VIVAS Y DIGNAS NOS QUEREMOS