Tensión y voces encontradas en la audiencia pública por el Catedral

Después de que se expresaran 48 oradores hubo un cuarto intermedio hasta esta tarde. El comienzo de la audiencia estuvo copado por CAPSA, sus empleados y beneficiarios indirectos. Luego llegó el turno de los críticos al proyecto de extensión por 38 años de la concesión del cerro y el desarrollo inmobiliario.

13/03/2018
Bariloche

Recriminan a la gerente de CAPSA que hable durante la exposición del Gobierno

La audiencia pública en torno al proyecto de extensión de la concesión del cerro Catedral para la empresa CAPSA, se convirtió en una tribuna en la cual confrontaron las distintas miradas sobre la iniciativa. Para la mayoría de los oradores críticos, la audiencia pública fue una “farsa”, debido a su carácter no vinculante, así como por la ausencia de un estudio de impacto ambiental y otros informes, y la apertura de la puerta a un desarrollo inmobiliario sin ningún análisis técnico que lo avale.

La sala de sesiones del Concejo Municipal estuvo desbordada de gente, y afuera, a pesar del frío y la lluvia, unas 50 personas siguieron la audiencia. Ese número creció a partir de las 18 horas, cuando se realizó la concentración convocada bajo el lema “Por un cerro para todos los barilochenses”.

Después de seis horas y media de encendido debate, el concejal del PRO, Daniel González, en su carácter de presidente de la audiencia, anunció que los bloques legislativos acordaron establecer un cuarto intermedio hasta hoy, a las 16,30 horas.

En total, este lunes, hicieron uso de la palabra 48 oradores, de los 124 inscriptos. En tanto ocho de los anotados no concurrieron.

De los 48, 27 se manifestaron a favor de la extensión contractual. La mayoría de ellos fueron directivos o empleados directos de Catedral Alta Patagonia (CAPSA); miembros de escuelas de esquí con vinculación directa con la empresa; o empresarios del rubro turístico.

En tanto, las voces críticas llegaron desde referentes de organizaciones sociales y ambientales.

Subsecretario de Medio Ambiente, Claudio Romero

Previo al inicio de la ronda de oradores, el Ejecutivo -a través de la Asesora Letrada, Natacha Vázquez, el secretario de Desarrollo Urbano, Pablo Bullaude, y el subsecretario de Medio Ambiente, Claudio Romero-, expuso los puntos centrales del proyecto. En tanto, el ex secretario de Desarrollo Estratégico, Horacio Fernández, habló en su rol de empleado de CAPSA.

Bullaude detalló que el Estudio Ambiental de Base -realizado por Fernández, ex funcionario y actual empleado de CAPSA- plantea que existen dos áreas posibles para el desarrollo del proyecto inmobiliario.

El titular de Medio Ambiente, en tanto, completó la idea y dijo que las áreas analizadas “hasta el momento no tienen normado nada” en relación a la factibilidad del cambio de parámetros y posibilidad de construcción. Cualquier iniciativa “va a requerir de un estudio de sensibilidad ambiental, de impacto (ambiental), aprobar indicadores, densidades y usos”, dijo, y resumió: “Hoy no se puede desarrollar nada” en esas zonas de la base del cerro.

El primer momento de tensión se vivió cuando los referentes del Gobierno “invitaron” a exponer a los directivos de CAPSA, como si fuesen funcionarios. Utilizando el momento destinado a la presentación de la iniciativa por parte del Estado, la Gerenta de CAPSA, Helga Salvatelli, y dos empleados jerárquicos, detallaron aspectos técnicos del proyecto, lo cual provocó quejas entre los oradores inscriptos y el público.

Durante toda la audiencia, los destinatarios principales de los cánticos de los presentes -adentro y fuera de la sala de sesiones- fueron el Presidente Mauricio Macri -con el clásico popularizado en las canchas de fútbol-, y el Intendente Gustavo Gennuso, quien prefirió viajar a la ciudad de Viedma para participar de una reunión partidaria de Juntos Somos Río Negro. “Sos empleado de CAPSA...”, fue el canto para el Intendente.

 

Oradores

 

Las voces a favor del proyecto provinieron de directivos y empleados de CAPSA, quienes, en el primer caso, intentaron explicar los beneficios para la ciudad de la extensión por 38 años del actual contrato de concesión, centrándose en el mejoramiento y ampliación de las pistas de esquí, así como la renovación de los medios de elevación.

Los empleados, en tanto, le dieron el toque sentimental al debate. Hablaron del mantenimiento de las fuentes de trabajo. “Pienso en mi hija que acaba de nacer...”, dijo uno de ellos.

Wálter Cortés, referente de la AEC

Los referentes de las distintas escuelas y organizaciones vinculadas al mundo del esquí también elogiaron la actuación de CAPSA y su proyecto. Fundamentalmente, centraron sus elogios en la fabricación de nieve y la ampliación de las áreas esquiables. En tanto, desde las Cámaras empresariales se elogió la inversión de 22 millones de dólares previstas a cinco años, y la aceleración de la resolución de la extensión de la concesión, sin someter esa relación a un llamado a licitación internacional.

El primer aviso de que la audiencia no sería para el Ejecutivo y la empresa sólo un trámite más del proceso, lo dio el agrimensor Julio Posse, quien planteó que el proyecto encierra “un gran negocio inmobiliario para CAPSA”, y que Gennuso “puso en su gabinete a dos hombres” de esa empresa, “(el ex secretario de Desarrollo Urbano, Marcelo) Ruival y (el ex subsecretario de Medio Ambiente, Carlos) Beros”, aseguró. “Hay una yuxtaposición, están en las dos partes a la vez”, por el Gobierno y el privado, señaló, y citó a Quevedo para encontrar una respuesta a esa situación: “Poderoso caballero Don Dinero...”.

Noticia en desarrollo