Volverán a peritar una prenda clave en el caso Atahualpa

A las puertas de un nuevo juicio por el homicidio del joven viedmense, la Justicia avaló peritar una campera considerada clave para la investigación.

13/03/2018
Bariloche

 

El Tribunal compuesto por Carlos Mussi, Ignacio Gandolfi y Marcelo Valverde decidieron hacer lugar al pedido de la querella y la fiscalía, en el caso por el homicidio de Atahualpa Martínez Vinaya, para que sea peritada una campera, pieza clave en la investigación.

Estas pericias fueron solicitadas en el mes de septiembre del año pasado, luego de que la Corte Suprema de Justicia le diera la razón al Superior Tribunal rionegrino para anular el primer juicio, debido a las serias irregularidades del proceso, que concluyeron con las absolución de los tres imputados.

Con los resultados de las pericias, ya se estará en condiciones de fijar una fecha para el nuevo debate oral y público. Felipe Carrasco, Belén Barrientos y Carlos Morales Barrientos siguen siendo los acusados por la muerte del joven viedmense.

Las pericias se realizarán en los laboratorios de genética forense, dependientes del Ministerio Público Fiscal en la ciudad de Bariloche

 

La campera

 

La prenda de abrigo pertenecía al joven y fue encontrada en la casa de Felipe Carrasco, en el año 2008, a pocos días del homicidio, durante un allanamiento que luego fue anulado por la justicia porque presentaba varias irregularidades.

 

Según quedó acreditado, el allanamiento tenía que realizarse con dos testigos y se concretó con uno solo; además se hicieron dos ingresos en un mismo operativo: uno durante la mañana con un policía con el testigo y otro a la tarde, con el mismo policía y el perito forense. “Además se presume que el segundo ingreso no estaba autorizado”, destalló Julia Mosquera, abogada de la familia de Atahualpa.

“Todas las pruebas que se recolectan en un allanamiento declarado nulo, caen también en nulidad. Fue el Superior Tribunal de Justicia quien puso en valor probatorio a esa campera y luego tuvo el aval de la Corte”, explicó el letrado.

En esta prenda se buscarán restos de ADN de alguno de los imputados.

Atahualpa Martinez fue asesinado en la ciudad de Viedma el 15 de junio de 2008 y su cuerpo arrojado a un descampado. Ante las irregularidades en la investigación, el Tribunal de enjuiciamiento debió absolver a los imputados. Luego, ante la incansable lucha de la mamá del joven, Julieta Vinaya, se conformó una comisión investigadora en la Legislatura Rionegrina que se encargó de revisar el caso. Con la información obtenida, se llegó hasta la instancia superior y se logró la nulidad del debate que debería retomarse en los próximos meses.