Cuestionan legitimidad del apoyo de hoteleros al proyecto CAPSA

La iniciativa de extender, sin licitación, la concesión del cerro a la empresa CAPSA abrió una grieta entre los empresarios hoteleros. A través de una nota le exigieron al Presidente que blanquee sus “intereses ocultos”.

13/03/2018
Bariloche

Críticas al proyecto durante la audiencia pública (foto José Luis Zamora)

El apoyo acrítico de la representación de la Asociación Empresarial Hotelera Gastronómica de Bariloche (AEHGB) al proyecto que le dará a CAPSA el manejo del cerro Catedrla por otros 38 años sin licitación, despertó el enojo de asociados y visibilizó la crisis interna de la institución.

El propietario del Hotel Las Piedras, Tullio De Barba, firmó anoche una carta dirigida a las autoridades de la entidad, en la que expresó su “preocupación” por la falta de representatividad de la postura expuesta por el titular de la AEHGB, Hugo De Barba. Cuestionó la “utilización de la institución para beneficio propio detrás de intereses privados y ocultos por parte de las autoridades vigentes”. En ese sentido, también se refirió a la exposición del secretario de la entidad, Claudio Roccatagliatta, quien, sobre el cierre de la primera jornada de la audiencia pública, también se mostró favorable al proyecto CAPSA-Gennuso.

La nota de Tullio De Barba, en su condición de asociado, fue firmada minutos después de las exposiciones de los dos representantes de la AEHGB.

“Lo importante de toda institución oficial y gremial (es que) cumpla con todos los conceptos legales a efectos que cada acto en representación de nuestra institución esté debidamente autorizado para transparentar la gestión portando la voz general de los asociados”, planteó el hotelero, y cuestionó que “el faltante de actas e informes técnicos que avale y respalde la gestión realizada, posibilita que la representación efectuada por el Presidente esté viciada de nulidad y carezca de autenticidad para expresar la voz de todos los asociados, quedando la misma por cuenta de quien las diga en forma autoritaria”.

En duros términos, Tullio De Barba planteó que ante “el no cumplimiento de los pasos procesales e institucionales, se corre el riesgo de personalizar la gestión. El uso y abuso de poder dominante para beneficio propio solo ensucia a los dirigentes de turno y desprestigia a la institución, ya golpeada por constante conducta errática. Es un grave error que la Comisión Directiva avale gestiones personalísimas y sin sustento jurídico avalando conductas poco transparentes que obedecen a intereses ocultos”.

El empresario solicitó a la entidad las actas de comisiones o reuniones extraordinarias “vinculantes referidas a temas ajenos a nuestra filosofía gremial”, en relación a CAPSA y el Cerro Catedral, además de los informes técnicos que avalen la postura a favor expresada por Hugo De Barba y Claudio Roccatagliatta.