Barilochazo o “choripases”, el dilema del momento

Después del contundente rechazo al proyecto Gennuso-CAPSA en la audiencia pública, se polarizaron las posturas en torno al convenio que entrega el cerro Catedral por 38 años. La mayoría de los oradores cuestionaron la legalidad del acuerdo y pidieron un referéndum. Más expositores, videos y todo lo que sucedió en la segunda jornada de la audiencia.

14/03/2018
Bariloche
Santiago Rey

(Foto José Luis Zamora)

La segunda y última jornada de la audiencia pública visibilizó el amplio rechazo que en diversos sectores de la sociedad de Bariloche genera el intento del Intendente Gustavo Gennuso de prorrogar el contrato de concesión -sin licitación y durante 38 años-, del cerro Catedral a la empresa CAPSA.

Las complejidades del sistema político muchas veces camufla la distribución y relación entre los sectores de poder. Ya sea político o económico. Pero, como pocas veces, este tema evidenció sin matices dónde se ubican esos grupos de poder, qué tipos de alianzas tejen, y qué intereses persiguen. Entonces, las respuestas -que en muchas otras oportunidades son espasmódicas, sectoriales- se homogenizan, se encolumnan tras una consigna, y sus protagonistas postergan genuinos contrastes para procurar un objetivo.

En el marco de ese encendido debate, los vecinos de Bariloche le dieron una vuelta de tuerca al despectivo término “choriplanero”, endilgado a los sectores populares que en los últimos años fueron beneficiarios de programas sociales. Y acuñaron la elocuente figura de “choripases” (de esquí), para referirse a los beneficios que obtendrían los concejales responsables de aprobar la iniciativa del Ejecutivo que beneficiará a la empresa.

Gritaron y cantaron ese término durante el segundo día de la audiencia, y contrapusieron la “angurria de los poderosos” a la “necesidad de un barilochazo”, que ponga límites al acuerdo Gennuso-CAPSA.

 

Exposición de Marina Stecconi, Bióloga

Mientras este martes los oradores iban, uno a uno, criticando el proyecto, la sala de sesiones se fue vaciando de los empleados de la empresa y los integrantes de la Asociación Empleados de Comercio (AEC) que habían copado el lugar, y mostraban carteles apoyando la iniciativa bajo la convocante consigna de “Sí al trabajo genuino”.

Desde las 18 horas, y hasta la finalización, casi comenzado el miércoles, expositores y público desgranaron el convenio firmado por Gennuso y dejaron en evidencia el salto que pretende sobre las normativas locales y provinciales, la inexistencia de estudios ambientales independientes -el único existente es un Estudio de Base elaborado por Horacio Fernández, ex funcionario del Gobierno municipal y actualmente empleado de CAPSA-, y el perjuicio que puede provocar para otros sectores de la actividad turítica.

Alejandro Scaba, por ejemplo, dijo que “Gennuso y (el concejal del PRO, Daniel) González son responsables de que el proyecto salga, ya sea por convicciones o presiones”.

“Me opongo al negociado que estan tratando de hacer con el nombre de emprendimiento inmobiliario”, resumió, y lo calificó como “ilegal y para nada transparente”.

 

Exposición de Ana Wieman

El ex Diputado nacional, Julio Accavallo, comenzó su exposición con dos preguntas: quiso saber “si se ha firmado la escritura de las 1920 hectareas (del cerro) a favor del municipio; y si CAPSA desistió de las demandas judiciales que desconocen al municipio como poseedor del poder concedente”.

“Como seguramente estas cuestiones no han sucedido”, dijo, “asistimos a una situación surrealista: el Municipio que quiere entregar tierras que no están escrituradas a su favor; y una empresa que pide que se le prorrogue por 30 años el contrato y a la vez no reconoce el poder concedente del municipio”.

Accavallo planteó que esta situación demuestra la “inviabilidad jurídica del acuerdo”.

Dijo “estar de acuerdo con modernización del cerro, pero no con la entrega de las tierras públicas”, y calificó como una “extorsión” la posición de CAPSA de prometer desistir de la acción judicial contra el Municipio por el tema del poder concedente.

Luego de repasar los beneficios que recibiría la empresa privada con este acuerdo, recordó que en septiembre de 2016 el mismo concejal González que se apresta a aprobar el proyecto dijo que se trataba de un “negocio escandaloso a favor de la empresa privada, que deja poco para Bariloche”.

 

Exposición de Jorge Molina

Dirigentes barriales como Roberto Paillacoy, hablaron del “Bariloche excluido” y de “un acuerdo inmobiliario cerrado entre gallos y medianoche”. 

“Te miro a los ojos Daniel”, le dijo a González, “vos sos de acá, nacido y criado en Bariloche, y habías dicho que no” a este acuerdo.

Finalmente, el dirigente barrial explicó que los ediles “no están respetando la Carta Orgánica. Podemos y vamos a promover la denuncia por mal desempeño de las funciones”, concluyó.

Más de 40 oradores dejaron ayer en claro que el abanico de sectores sociales, económicos, productivos, gremiales, políticos y vecinales que rechazan el acuerdo Gennuso-CAPSA, es amplio y diverso. Y que son capaces de encolumnarse tras ese rechazo.

 

Exposición de Andrea Galaverna

 

Exposición de Patricia Gaynor