Cerro Catedral: en la CEB ya lo sabían

Un documento reservado de la Cooperativa de Electricidad Bariloche al que tuvo acceso En Estos Días, revela que ya en junio del año pasado la prestadora tenía conocimiento del desarrollo inmobiliario pretendido por CAPSA en el cerro San Martín. Llamativamente la CEB lo da por hecho e incluye en su factura mensual un cargo específico  a cuenta para llevar el servicio.

19/03/2018
Bariloche

Según lo denunció públicamente el concejal (FPV), Daniel Natapof,  además del desarrollo inmobiliario en el cerro San Martín, ya a mediados de 2017 la CEB preveía la demanda energética que tendría CAPSA para la instalación de cañones de nieve en Catedral, aún antes de que el nuevo contrato esté firmado.

Bajo el título  “Procedimiento control y Rendición Fideicomiso CEB”, fechado en junio de 2017, el documento tiene por objeto “reglamentar la aplicación, control y rendición de los fondos recaudados mediante el ´Fideicomiso CEB´ aprobado por Asamblea General Extraordinaria”.

La mecánica consiste en un aporte de capital basado en las previsiones de futura demanda energética que estima la Cooperativa, a partir de las cuales se establece un plus del 20% sobre el precio del kilovatio que se factura a los asociados para la realización de obras que cubran esa demanda.

El nuevo cargo impuesto está llegando con las facturas domiciliarias por consumo eléctrico desde septiembre, y puede constatarse que se incluye bajo el ítem denominado “Fideicomiso CEB”.

Hasta este punto la operatoria no sorprende; sin embargo, tras un análisis técnico proyectado del consumo eléctrico para los próximos años, la Cooperativa prevé que “se verificará una importante demanda puntual por la incorporación de sistemas integrales de generación de nieve artificial en Cerro Catedral más el abastecimiento de nuevos complejos en Plataforma 1200 del Catedral y desarrollo del Cerro San Martín”.

El cerro en cuestión está ubicado al este del cerro Catedral y al oeste del barrio Villa Los Coihues, y su posible urbanización fue motivo de alarma durante la audiencia pública celebrada la semana pasada, por tratarse de un desarrollo sin estudios de factibilidad técnica y medioambiental.

Intendente Gustavo Gennuso

El propio intendente fue quien aclaró que un desarrollo de esa naturaleza “requiere una Ordenanza aparte”. Pese a eso, se presenta como condición sine qua non incluida en el acta de intención.

Cuando se conoció el texto del acta acuerdo firmada clandestinamente por Gennuso con CAPSA, a fines del año pasado, recién la opinión pública tuvo noticia del interés de la empresa por el desarrollo inmobiliario sobre 70 hectáreas aledañas al centro de esquí.

Este medio reveló hace dos domingos que el Presidente Mauricio Macri en persona reclamó a un concejal del PRO que destrabe la votación en el deliberante local para que el proyecto avance. La obra tendrá un beneficiario directo: el amigo presidencial Nicolás “Nicky” Caputo.

Ya en 2011, el empresario había hecho un intento por apropiarse del área para explotarla comercialmente, pero el proyecto recibió el “no” rotundo de la secretaría de Medio Ambiente de la Municipalidad; no obstante, ahora los intereses de Caputo y CAPSA parecen coincidir en un escenario político proclive a los negocios privados y a soslayar las graves objeciones que en aquel momento tuvo el proyecto.

Ver nota: Cerros para los amigos

Llama la atención cómo es que la Cooperativa de Electricidad Bariloche ya daba por sentado que el proyecto se concretaría antes de que el propio intendente lo supiera (o lo hiciera público), cuando la urbanización en el cerro San Martín es un proyecto archivado hace casi una década, y no fue mencionado ni reactivado hasta que se conoció el acta de intención firmada con CAPSA, que incluye la expansión inmobiliaria en la zona.

Del mismo modo resulta inexplicable cómo la CEB conocía antes de que fuera público, el nuevo contrato de concesión por el que CAPSA puja, en el cual se incluye la producción artificial de nieve en la base del cerro, e hiciera las previsiones de demanda energética antes de que este sea aprobado.

Y todavía más: el aporte de capital para realizar estas obras ya se les está cobrando a cuenta a los barilochenses con la factura de luz desde hace 6 meses.

El documento sorprende anunciando que “La comunidad de asociados podrá acceder a la evolución de lo gestionado mediante la publicación de resúmenes en página Web, App y redes sociales que utiliza la CEB bajo el ´régimen de transparencia´”, no obstante no existe registro de que se haya informado a los asociados por ninguno de esos medios de las obras previstas a las que apunta el fideicomiso, en una curiosa interpretación de lo que la CEB denomina “transparencia”. Por el contrario, la información parece estar reservada al consumo interno y solo está disponible para quienes tienen acceso al sistema informático de la CEB.

Consultados por este medio, los concejales de Juntos Somos Bariloche dijeron no tener conocimiento acerca de este plan de obras de la Cooperativa de electricidad Bariloche.

En la vereda opuesta, ante la revelación del documento, desde el Frente Para la Victoria interpretaron que “es una prueba más de la connivencia política para hacer negocios con los privados y que después terminan siendo ruinosos para el erario público”.

“Hay una coordinación política entre los intereses de empresarios allegados a Macri, el gobernador Weretilnekc, el intendente Gennuso, y ahora se ve que también la CEB”, aseguró el concejal Daniel Natapof, quien dio a conocer el documento reservado.

“No solo es un negocio espurio”, a su entender, “existen además razones que promueven a estos actores políticos a apurar la aprobación de la iniciativa, y esto se puede ver claramente cuando en lugar de dar respuestas técnicas claras a los cuestionamientos que se les hacen, se dedican a perseguir a los vecinos y a todos los que reclamamos transparencia. Estoy seguro de que cada uno de nosotros tendrá para sí una certeza sobre qué es lo que lleva al presidente, al gobernador y a los concejales oficialistas a esta desesperación y urgencia por aprobar el contrato que impone CAPSA”, señaló Daniel Natapof.