La Provincia le poda ingresos por 46 millones anuales al diario Río Negro

Un proyecto del Ejecutivo aprobado en la Legislatura modifica el sistema de publicación de edictos. El diario de General Roca tenía el monopolio de contratación de esos avisos. ¿Ahorro, extorsión o puja política?

26/03/2018
Viedma

 

El Estado rionegrino ya no está obligado a publicar los edictos en el diario Río Negro -por ser el de mayor circulación en la Provincia-, y, en cambio, utilizará las propias vías de comunicación y medios locales para dar a conocer las publicaciones de ese tipo.

Desde el propio oficialismo se calculó que la medida -aprobada en la última sesión de la Legislatura- implicará un perjuicio económico de unos 46 millones de pesos anuales para el medio del Alto Valle.

Ese es el monto que actualmente destina el Estado a la difusión de esos avisos, de publicación obligatoria.

La inquietud de cambio en el sistema surgió desde el Superior Tribunal de Justicia (STJ), cuyos integrantes en una revisión del presupuesto -y ante la necesidad de recortar gastos- observaron que la partida de publicación de edictos se llevaba unos 6 millones de pesos al año.

A partir de esa inquietud, el Ejecutivo se sumó al planteo y dio forma al proyecto que, el jueves pasado, aprobó el Parlamento.

Ahora, según la redacción de la iniciativa, “todas las publicaciones exigidas legalmente al sector público provincial deberán realizarse en el Boletín Oficial de Río Negro, sin perjuicio de disponerlo adicionalmente en los sitios web oficiales respectivos de cada repartición, redes sociales oficiales y medios de comunicación oficiales, sin perjuicio de disponer una publicación adicional cuando las circunstancias así lo determinen”.

Hasta ahora, de acuerdo al Código Procesal Civil y Comercial, el Estado -cualquiera de sus poderes- debía realizar la publicación en el medio de comunicación impreso de mayor circulación.

Los principales referentes del bloque de Juntos Somos Río Negro aseguraron a En estos días que no existió “animosidad” en el impulso a la iniciativa. Lo cierto es que la poda al diario Río Negro es, en realidad, una herramienta más de potencial extorsión, similar a la publicidad oficial con la que el Gobierno de Alberto Weretilneck ha manejado la relación con periodistas y medios de comunicación.