# CRISIS MUNICIPAL

Las cuentas municipales llevan nueve meses en rojo

Con casi 20 millones de pesos de descubierto, el Gobierno Municipal canceló los salarios de marzo. Desde julio recurrir al crédito bancario para cubrir gastos corrientes ha sido la única respuesta para paliar la crisis.

09/04/2018
Bariloche

 

 

El desafío de “poner el municipio en caja” manifestado por el Intendente en su discurso de apertura de sesiones, está lejos de concretarse si se observan las dificultades que persisten en las finanzas municipales para solventar sus gastos operativos. Este 6 de marzo, el saldo negativo de la cuenta en el Banco Nación llegó a 19.574.250 pesos. 

Si bien Hacienda logró revertir la ecuación cinco días más tarde con los ingresos excepcionales del pago anticipado de las tasas, el escenario contrasta con el mismo período del año anterior, durante el cual no sólo el saldo siempre fue positivo (el mínimo fue de 6.9 millones de pesos a favor), sino que la comuna llegó a acumular 50.8 millones. El máximo en marzo del 2018, antes de caer al descubierto, fue de  34.9 millones.

Esta herramienta financiera tantas veces cuestionada por Gustavo Gennuso antes de asumir, se convirtió en una constante indispensable durante los últimos 9 meses para afrontar las obligaciones operativas de su intendencia: 10,6 millones de pesos en julio; 15,1 en agosto; 11,3 en septiembre; 13,7 en octubre, 14,5  en noviembre; 19,3 en diciembre; 48,6 en enero; 36,2 en febrero y 19,5 millones de pesos en rojo durante marzo. Tanto es así, que debió solicitar al Concejo un aumento -del 1 al 3,5 por ciento del presupuesto- del monto autorizado para girar en descubierto. El plazo, venció con la última masa salarial.

Con una deuda a proveedores que asciende a unos 240 millones de pesos, la situación impacta directamente en el funcionamiento del municipio, con falta de insumos, recursos básicos, combustible y ropa de trabajo, según denunció el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOYEM). La falta de dinero para abonar boletas de la Junta Electoral y hasta la demora en la impresión del Boletín Oficial, son sólo algunas de las consecuencias recientes.

Diego Quintana, secretario de Hacienda de la comuna, en una nota remitida la semana pasada al Tribunal de Contralor (en la que anticipa que no enviaría remesas al órgano), se refirió a la “grave situación financiera que atraviesa el erario municipal”, y concedió que la administración debe realizar un “esfuerzo” mensual para cumplir con sus obligaciones.