# CERRO CATEDRAL

CAPSA vuelve a la extorsión: no hará obras hasta que la Justicia “revea su medida”

La empresa comunicó que no realizará obras de mejoramiento en el Catedral hasta que resuelva la causa judicial que frenó el acuerdo con Gennuso. La palabra final la tendrá el Superior Tribunal de Justicia (STJ). La próxima semana será clave para la definición de la consulta popular.

28/04/2018
Bariloche

#Descubrí... la extorsión

Fiel a su estilo, la empresa Catedral Alta Patagonia (CAPSA) volvió a utilizar el mecanismo de la extorsión al Estado para lograr sus beneficios. A través de un comunicado informó que no realizará obras en el cerro hasta que la Justicia “pueda reevaluar su medida (SIC) y se deje sin efecto la medida cautelar”.

El fallo de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial que frenó la entrega del Catedral hasta 2056 sin licitación, fue apelado por la Municipalidad de Bariloche, que cuestionó que la resolución se enfoca, en realidad, en el acuerdo original firmado entre CAPSA y el Intendente Gustavo Gennuso, mientras que, con posterioridad, tal acta fue ratificada y mejorada por una ordenanza.

El planteo deberá, tarde o temprano, ser resuelto por el Superior Tribunal de Justicia (STJ). Mientras tanto, CAPSA dejó en claro que no realizará obras de mejoras en el cerro, a pocos meses de iniciarse la temporada de invierno.

Nota relacionadaLa Justicia suspendió el acuerdo Gennuso-CAPSA

“En tanto no se resuelva esta medida cautelar, Capsa no podrá comenzar con la ejecución del plan de modernización del cerro ni con las inversiones previstas; como asimismo tampoco podrán ponerse en ejecución los restantes compromisos y beneficios establecidos”, indicó la empresa a través de un comunicado remitido a algunos medios.

CAPSA explicó que no pondrá en marcha la “inversión de 22.000.000 de dólares en un plazo de 5 años;, la contratación de mano de obra Barilochense para la ejecución de las obras; el aporte de 8.000.000 de pesos para la conclusión de los gimnasios municipales 4 y 5;, el embellecimiento y padrinazgo de tres espacios públicos de la ciudad de Bariloche; la aplicación del 30% del canon anual que el Municipio percibe de la concesión, para obras y servicios en los barrios; el desistimiento del juicio sobre la transferencia de la concesión y reconocimiento definitivo del poder concedente de Bariloche; y los beneficios en pases de ascenso para distintos sectores de Bariloche”.

Gennuso en su laberinto...

La empresa “lamentó” la “demora e impedimento para concretar la ejecución del Plan de Inversiones y Modernización de Cerro Catedral” y arriesgó que “todos sabemos” que “la montaña y Bariloche necesita (esas obras) para poder sostener las fuentes de trabajo e ingresos que genera el turismo de invierno y montaña. Nos preocupa la pérdida de competitividad del destino y la falta de resolución a temas que son largamente debatidos en nuestra sociedad”, planteó en el punto extremo de su extorsión.

Tras el fallo, la empresa se sumió en un silencio, ahora roto con el comunicado que pide que “la medida sea revisada por los jueces” para que “prontamente podamos dar inicio al Plan de Obras e Inversiones previsto para la montaña”.

Mientras se produce este tironeo empresarial-político-judicial, los vecinos continúan con la junta de firmas para reclamar que el Municipio convoque a una consulta popular que permita a la ciudadanía expresarse de forma vinculante en relación al futuro del principal centro turístico de Bariloche. En los últimos días se presentaron más firmas -un total de 5443- reclamando ese derecho. Pero la mayoría de Juntos Somos Bariloche y el PRO del Concejo Municipal ya dejaron entrever que rechazaron el planteo. Aún no está claro si lo harán durante la próxima reunión de la Comisión Legislativa o en sesión.

En caso de rechazo se abrirá un plazo de un mes para que los vecinos lleguen al número de casi 10 mil firmas y, con ese aval, obliguen al Estado a la convocatoria a la consulta popular.