Una prueba de amor

La deserción de Arroyo de la bancada oficialista apuró los tiempos de la interna en Juntos Somos Río Negro. Weretilneck pide gestos en tiempos de guerra fría. Gennuso habla en nombre de Di Giácomo y reclama apoyo para Palmieri, pero los intendentes no le responden y esperan.

14/05/2018
Río Negro
Santiago Rey

Weretilneck a sus legisladores: "Digan dónde están"

Primer paso: una prueba de amor en los grupos de whatsapp partidario. Segundo paso: un comunicado hablando de la unidad, del respeto a la diversidad de opiniones, de la democracia interna de Juntos. El Gobernador Alberto Weretilneck reclama gestos a los suyos para reafirmar la verticalidad del partido de Gobierno en Río Negro, ante la inminencia de una crisis interna.

Y así lo hicieron, concejales, legisladores, funcionarios. Se apuraron a jurar fidelidad al liderazgo albertista a través de los grupos de whatsapp, para luego, uno a uno, comenzar a emitir comunicados matizados de elogios a la democracia interna partidaria y el respeto a las opiniones divergentes. De manual.

Lo cierto es que la magnitud de la respuesta sólo deja en evidencia la profundidad de la grieta que vive Juntos Somos Río Negro y que se exteriorizó por la simple renuncia del legislador Ricardo Arroyo a la bancada oficialista. Mucho para tan poco, si sólo fuese ese alejamiento el motivo de los desvelos albertistas.

Arroyo abandonó la banca de Juntos

Lo que subyace es la polarización partidaria, camino a la definición de candidaturas para las elecciones de 2019. Todo cruzado por el catastrófico resultado de las PASO de las legislativas del año pasado, y las ensombrecidas encuestas del presente.

La aprobación de la mayoría legislativa rionegrina del proyecto de Participación Público Privada (PPP) fue la excusa de Arroyo para advertir sobre la ausencia de espacios para el debate puertas adentro del bloque que conduce Alejandro Palmieri, el elegido por Weretilneck para competir por la gobernación.

Con su renuncia visibilizó el límite de buena parte de los parlamentarios oficialistas a la profundización del acuerdo institucional-político de Gobernador con el Presidente Macri. Si esa relación puede derivar en un acuerdo electoral, lo resolverá el pragmatismo de Weretilneck: analizará encuestas a comienzos del año que viene y resolverá.

Weretilneck a sus legisladores: "¡Les dije que me digan dónde está!"

El rechazo a los arrumacos albertistas al macrismo, encolumna a otros integrantes de Juntos: El primero, el vicegobernador Pedro Pesatti; pero también a los legisladores Rodolfo Cufré, Roxana Fernández, Sandra Recalt, entre otros.

Mientras Pesatti fuerza y forzará el distanciamiento con el Gobierno nacional a través de declaraciones, los legisladores tienen la opción de sumarse al futuro bloque “25 de Septiembre” de Arroyo.

Se acercan las definiciones electorales y tiembla el piso de Juntos. Weretilneck evita definiciones que lo expongan, pero azuza a sus más cercanos a potenciar la postulación de Alejandro Palmieri.

Quien asumió esa tarea como si de ella dependiente la continuidad de la relación institucional entre la Provincia y la Municipalidad de Bariloche, fue el Intendente Gustavo Gennuso.

Gennuso y Pesatti, cada vez más lejos

En la última reunión de Intendentes de JSRN en Chichinales, Gennuso consultó a sus pares qué pensaban de la postulación del Presidente del bloque legislativo oficialista, y blanqueó que actuaba “a pedido de (el ministro de Gobierno, Luis) Di Giácomo”, quien le pidió que militara esa candidatura.

Sólo recibió silencio como respuesta. Falta mucho y los jefes comunales saben que cualquier paso en falso puede deteriorar la relación con quien hoy todavía ostenta el poder -y la billetera- provincial.

Palmieri: Di Giácomo milita su candidatura

Aún no es momento de contar los porotos internos. Mucho puede ocurrir hasta el momento de las definiciones, pero Gennuso ya aparece volcado a favor de un proyecto que no ostenta mayorías internas.

Falta mucho y hasta que llegue el momento, la interna se contendrá con pruebas de amor a través de mensajes de whatsapp y comunicados. Señales que con facilidad se las lleva el viento.