Suspendieron a último momento la indagatoria a militante social

El juez Federal Gustavo Villanueva informó de la medida a los abogados poco tiempo antes de la hora prevista para la audiencia. Carolina Alac, militante de la Multisectorial contra la Represión, está procesada por su presunta participación en una pintada contra una sede de Gendarmería.

15/05/2018
Bariloche

 

El hecho que el juez Villanueva le imputa a Alac es el de haber participado junto a otras personas de una pintada identificatoria en una supuesta sede de inteligencia de Gendarmería Nacional ubicada en la esquina de Quaglia y Reconquista, en el marco de los reclamos por la aparición del cuerpo de Santiago Maldonado, el pasado 19 de octubre.

La audiencia indagatoria que iba a realizarse esta mañana a las 10 en el Juzgado Federal fue suspendida por Villanueva a último momento aduciendo problemas para trasladarse desde Neuquén para concretar las actuaciones.

Conocida la decisión del magistrado, Eduardo Soares, integrante de la Gremial de abogados y representante legal de Alac, consideró que la suspensión fue intencionada, “le acabamos de dejar un duro escrito al juez donde le decimos que nosotros creemos que esto que hizo fue a propósito, que estamos convencidos, y que creemos que tiene que ver con la inquina que el juez Villanueva tiene contra la Gremial de Abogados”

Soares hizo referencia a la causa de Sergio Ávalos un joven estudiante  de 18 años de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional del Comahue en Neuquén, víctima de desaparición forzada quince años atrás, en la que están involucradas las fuerzas de Seguridad y que también tiene a su cargo el juez Villanueva  y en la querella a la Gremial de Abogados.

Movilización en Bariloche (foto Alejandra Bartoliche – Patagonia Fotopress)

 

“Nosotros estamos acá”, dijo Soares, “yo vengo desde Buenos Aires para acompañar a Carolina y el juez, que nos citó para hoy, dice que no puede llegar desde Neuquén”.

Para el abogado, “esto es una causa armada contra Carolina. No tienen ni una sola prueba. Nosotros ya hemos pedido la nulidad de la indagatoria, concurrimos y el juez (Villanueva), nos responde de esta manera. Todos sabemos que para este trámite no necesita estar el juez; la indagatoria la toma cualquier empleado, son diez minutos. Sin embargo suspendieron la audiencia y fijaron nueva fecha para el 31 de mayo”.

Eduardo Soares, integrante de la Gremial de Abogados

“No hay igualdad de condiciones para la defensa” reclamó Soares “viajamos dos mil kilómetros para estar acá, y la audiencia se suspende por un capricho del juez”, y agregó que “esta causa está armada en represalia por las manifestaciones que hubo por los casos de Jones Huala y Santiago Maldonado”.

Recordó el abogado además que la causa inició a partir de una fotografía tomada “por personal de civil que dice pertenecer a Inteligencia de Gendarmería durante una movilización en la que aparece Carolina y se ve a una persona pintando las paredes, que no se sabe quién es y puede ser cualquiera”.

Carolina Alac por su parte denunció que se trata de “una persecución a partir de un escrache” realizado por la Multisectorial contra la Represión en un edificio de la calle Reconquista 96, donde presuntamente funciona una unidad de Investigaciones de Gendarmería Nacional.

“Nosotros habíamos denunciado también a José Luis Costamagna que es uno de los jefes de esa cueva de inteligencia, que había estado sacando fotos y filmando, vestido de civil, durante las manifestaciones que hicimos por el caso de Santiago Maldonado”, señaló Alac, “hicimos la denuncia y como contrapartida llega este procesamiento en el cual es el mismo Costamagna quien realiza la denuncia”.

La indagatoria a Carolina Alac postergada para el 31 de mayo (Foto Alejandra Bartoliche)

 

Dijo Carolina Alac que “Este es el juez (Gustavo Villanueva) que puso a cuatro Prefectos a seguirme y a sacar fotos de mi casa por una supuesta pintada, cuando no está haciendo nada en la causa de Rafael Nahuel, que también tiene a su cargo, cuando en Mascardi lastimaron gente, gasearon niños y mataron a Rafita, y no hay nadie de Prefectura detenido, cuando todos sabemos que fueron ellos”.

La militante social denunció además las constantes intimidaciones a las que fue sometida “por la gente de Prefectura que se apostó permanentemente en las inmediaciones de mi casa, algo que nos hace acordar a otras épocas”, y subrayó, “le pedimos al juez que se ponga a laburar y se deje de andar en estas pavadas”.

Por último Eduardo Soares volvió sobre sus palabras e insistió con que “Esta es una causa armada y extorsiva para amedrentar a la militancia social, a los que luchan; pero el juez Villanueva es tan cobarde que no se anima a dar la cara ante Carolina y sus abogados y pone incluso este vallado y la custodia frente al juzgado, que es un edificio público, para no dejarnos pasar ni siquiera a nosotros que somos sus representantes legales”.