# ELECCIONES 2019

La interna, cada vez menos interna (y más sucia)

A los cruces verbales entre los dirigentes de Juntos Somos Río Negro y la estrategia de comunicación de respuesta a Soria, se sumó la filtración de audios. ¿Quién conduce el partido de Gobierno?

18/05/2018
Río Negro

Di Giácomo y Sartor en el Aeroparque porteño

“No es una pata peronista, es una alita de pollo”, dijo el ministro de Gobierno, Luis Di Giácomo, luego de la renuncia del Justicialista Ricardo Arroyo a la bancada legislativa de Juntos Somos Río Negro. “Di Giácomo y (el legislador Facundo) López zon valijeros y alcahuetes”, le respondió el parlamentario.

Cuando parecía que la interna en el partido de Gobierno había llegado a su climax, la filtración de un audio de un funcionario de segunda línea del Ejecutivo con insultos y frases despectivas contra el vicegobernador Pedro Pesatti, renovó las peleas.

Nota relacionadaLa interna, cada vez menos interna

Los dichos del secretario de Gobierno, Félix San Martín -filtrados desde el propio riñón albertista-, sirvieron para transparentar que ya nada será lo mismo en el corazón de Juntos Somos Río Negro.

Este viernes, Pesatti respondió con un tiro por elevación: “No me gusta hablar de nadie, no me va ni me viene lo que pueda o no decir, no hago comentarios”, dijo al principio al ser consultado por el tema. Luego añadió que “no tengo que dar explicaciones ni respuestas, yo no soy su jefe”, en referencia elíptica al ministro de Gobierno Luis Di Giácomo.

“Con el perro no pierdo el tiempo, trato de ver al dueño”, cuestionó. A Pesatti se lo vio rodeado por los líderes de la bancada oficialista, Alejandro Palmieri y Facundo López.

López y Palmieri se mostraron este viernes junto a Pesatti

En otro tramo de la rueda de prensa tras un acto indicó el vicegobernador que en Juntos Somos Río Negro “estamos viendo procesos políticos y nosotros tenemos que resolver quiénes van a ser nuestros candidatos en el marco de un proceso democrático”.

Luego pidió volver a los principios fundantes del partido del gobierno. “Lo que cualquier integrante de JSRN tiene que hacer es recordar los principios: no hablar mal de otro nunca, no entrar en cuestiones personales, no hacer de la política un campeonato de quién habla peor que otro y hablar siempre de las ideas”.

En paralelo, la reunión informal del ministro Di Giácomo -jefe directo de San Martín- en el aeroparque de Buenos Aires, con el ex ministro de Desarrollo Social y hombre clave en la conformación de la alianza Cambiemos -PRO y UCR- en Río Negro, Daniel Sartor, potenció las especulaciones.

Con la mirada puesta en 2019, y con la reunión de este viernes del Gobernador Alberto Weretilneck con el Presidente Mauricio Macri como telón de fondo, se renovó el entendimiento de que Juntos y Cambiemos marcharán unidos hacia las elecciones del año próximo.

El mecanismo de ese acuerdo hoy está basado en la posibilidad cada vez más concreta de que Weretilneck impulse un cambio en el sistema electoral e imponga la segunda vuelta. El Gobernador confía que una alianza de Juntos con Cambiemos podría frenar un triunfo de Martín Soria, en un balotaje.

Weretilneck y Pesatti, cada vez más distanciados

Sartor no está ajeno a esa estrategia. Conoce tanto a sus actuales socios como a Weretilneck, cuya proyección política le debe mucho al ex ministro de Desarrollo Social radical.

Mientras se dirime esa alternativa, el partido de Gobierno parece no tener conducción y la interna se visibiliza cada vez más.

Los legisladores -incentivados por el presidente del bloque, Alejandro Palmieri- cumplieron con ratificar su fidelidad al Alberto rionegrino, a través de mensajes de whatsapp a los grupos compartidos, y de comunicados de prensa cortados por la misma tijera.

Más allá de esos dichos, hoy Juntos vive su convulsión interna más compleja, de la cual se vislumbra que surgirán o se consolidarán los futuros liderazgos. Si es que alguno queda en pie.