# QUIÉN MATÓ A LUCAS MUÑOZ

“Weretilneck quiere embarrar la cancha”

La familia de Lucas Muñoz respaldó a la abogada que los representa y cuestionó al Gobernador: “Está dando un manotazo de ahogado”, dice Noelia, hermana del policía secuestrado y asesinado. La unión de la familia, la nueva nieta, el apoyo de Ramos Mexía y la pregunta sin respuesta: “¿Dónde estaba dios ese día?”.

28/05/2018
Río Negro
Santiago Rey

Benjamín y Noelia Muñoz, volvieron a Bariloche

Pasaron casi dos años desde el secuestro del joven policía Lucas Muñoz, pero Benjamín, su padre, sigue contando el tiempo por días. “Pasan los días, y uno no encuentra respuestas”, dice. Ni en semanas, ni en meses, ni en años cuentan el tiempo desde que Lucas desapareció. Para los Muñoz cada día es una eternidad.

El efectivo de la rionegrina fue secuestrado el 14 de julio de 2016. El 10 de agosto, 27 días después, en coincidencia con la visita del Gobernador Alberto Weretilneck a Bariloche, su cuerpo apareció en un descampado, cerca de la ruta de Circunvalación, en un lugar previamente raatrillado.

La tragedia ocurrida con Lucas corrió a la familia Muñoz del lugar donde transcurría su vida. Un lugar de familia humilde y trabajadora, creyente y respetuosa de las instituciones. Una familia que hoy no encuentra respuesta ni en las instituciones ni en dios. Y no teme decirlo.

Viajar a Bariloche, como para la mayoría de los turistas que hacen un esfuerzo por llegar, era una fiesta para los Muñoz. Ahora es “un momento doloroso”, según Benjamín, al que acceden sólo para interiorizarse de la causa judicial o encabezar una marcha pidiendo Justicia, junto a un puñado de vecinos que los acompañan.

Alberto Weretilneck (foto archivo Patagonia Fotopress)

Y si todo este calvario no fuese suficiente, el Gobernador Alberto Weretilneck eligió a la abogada de la familia como blanco de críticas y explicaciones por la falta de avances en la causa.

“Kari es de hierro”, explica Noelia. Kari es Karina Chueri, la abogada que los acompaña desde el inicio de la denuncia judicial. Los Muñoz le dedican el diminutivo a la gente que quieren. Kari es Karina, Y en la familia todos son Ali, Noe, Pao, Javito, y así.

“No podemos decir nada de Kari, es de hierro”, repite Noelia, sentada en un bar de Bariloche, ciudad hasta donde llegó junto a Benjamín a la búsqueda de novedades en el expediente.

Karina chueri (foto archivo Patagonia Fotopress)

En estos días: El Gobernador insiste en que Chueri es responsable por la falta de avances en la causa.

Noelia: No es así. Es una pena la postura en la que se coloca el Gobernador, porque nosotros lo único que queremos de él es que nos apoye como dijo que lo iba a hacer desde un principio, cuando mi hermano estaba desaparecido. Lamentablemente, no sé qué busca con estas acusaciones, quiere poner un trabas en algún lugar, no nos acompaña. Como jefe del Gobierno debería acompañarnos un poco más, pero lamentablemente quiere embarrar la cancha.

En estos días: ¿Qué creen que busca Weretilneck con esta postura?

Noelia: Eso es lo que no entendemos, con qué necesidad ensuciar de esa manera. Lucas era un trabajador de la policía, de su policía. Weretilneck no estuvo nunca, ni antes ni ahora ni después. Nosotros entendemos por las acusaciones que hace, que es como que está dando manotazos de ahogado porque ya estamos medio cerca de las próximas elecciones, entonces quiere entrar por algún lado, pero la verdad que no le va a servir de mucho.

En estos días: ¿El Gobernador se volvió a comunicar en algún momento con ustedes?

Noelia: No, no

Benjamín: La última que estuvo en Ramos (Mexía) fue en 2015, para la fiesta del pueblo. Y ahí se borró.

En estos días: ¿Nunca más fue?

Benjamín: Nunca más. Con nosotros estuvo cuando iban seis días que Lucas había desaparecido. Estuvo con nosotros en un hotel en Bariloche, y dijo que iba a poner todas las herramientas necesarias para encontrarlo, y no hizo nada. Ni él, ni el Ministro, menos que menos, él nunca estuvo con nosotros...

Gastón Pérez Estevan, ministro de Seguridad

En estos días: El ministro de Seguridad y Justicia, Gastón Pérez Estevan...

Benjamín: Pérez Estevan, ese.

En estos días: Pasaron casi dos años desde la desaparición y uno tiene la sensación que es más difícil encontrar la verdad.

Benjamín: Claro, pasan los días y uno no encuentra respuesta de nadie, tampoco nos dan una solución, y cada día para uno es más difícil.

Javier y Alicia, en la marcha a un año del secuestro de Lucas

Benjamín cuenta el tiempo en días, la mínima expresión posible del tiempo en este caso, como queriendo achicar la distancia entre el hoy y el secuestro de Lucas.

Mientras tanto, la vida continúa en Ramos Mexía. La familia se unió más, y el tiempo pasa sujeto a una sola motivación: encontrar Justicia. O en realidad, a dos motivaciones: encontrar Justicia y mimar a la nieta de un año y cinco meses, hija de Noelia, que nació poco tiempo después de la aparición del cuerpo de Lucas.

 

En estos días: ¿Y cómo es, Benajmín, ese día a día?

Benjamín: Duro. Vos vas al cementerio y capaz que te hace peor, entonces te quedás en la casa y te juntás con tu familia y te sentís mejor. Eso es lo que hacemos nosotros. Por ahí Alicia quiere ir al cementerio, pero se pone mal...

Alicia visita la tumba de Lucas

En estos días: Por lo que la conozco a Alicia, debe ser difícil de parar cuando quiere ir...

Benjamín: Claro, es así, viste. Tratamos que no, pero bueno, cuando ella quiere ir, la llevamos, y si no, no vamos. Tratamos de no... ahora la nieta nos tiene a full.

En estos días: Cuánto tiene...

Noelia: Un año y cinco meses.

Benjamín: Y Alicia está a full con la nieta, se entretiene, se le pasa todo el tiempo luchando con su nieta.

 

En cada viaje a Bariloche, los Muñoz paran en lo de Tomás Raile, Tomacito, allí donde vivía Lucas. “Él está muy contento cada vez que venimos. Tomacito me dijo que nos esperaba, se pone muy contento, es un chico bárbaro. Igual que la Vani”. Vani es Vanina, hermana de Tomacito, también amiga de Lucas, también cerca de los afectos de los Muñoz. Por eso el diminutivo.

 

En estos días: ¿Se sienten acompañados?

Benjamín: Nosotros nuestra familia, sí. Romi, Noe, Alicia, yo, estamos los cuatro ahí, en Ramos. A Javito le cuesta más porque está en Viedma. Paola está más cerquita (en Sierra Colorada), cada tanto las chicas van, o ella va a la casa. Estamos más unidos.

Ramos Mexía no olvida a Lucas Muñoz

En estos días: ¿Cuánto cambiaron los vecinos de Ramos Mexía a partir de lo que le pasó a Lucas?

Noelia: Siempre están, siempre están presentes. Tal vez no todo el tiempo encima de uno, pero eso no significa que se hayan alejado, sino que cada uno toma su postura y te acompaña de manera diferente. Cambió mucho porque Lucas siempre fue muy querido en el pueblo, un pibe humilde, piola, como la familia. Sigue doliendo y cada vez que sale alguna noticia como esta acusaciones (del Gobernador), sigue doliendo.

En estos días: Muchas veces los familiares de personas a las que les pasó algo similar de que le pasó a Lucas dicen que van a encontrar la paz cuando encuentren justicia. ¿Es cierto eso?

Benjamín: El alivio para nosotros va a ser cuando ellos estén presos. Lo único. No es que vamos a sentir un alivio de que Lucas va a estar, no, ya sabés que no, así que el único alivio es que estén presos los culpables. Eso es lo que buscamos todos. Ojalá pronto tengamos buen resultado.

Noelia: Yo creo que de alguna manera también, si uno es creyente dice ‘bueno, cuando encuentren al culpable o los culpables, Lucas va a poder descansar en paz’. Pero más allá de todo eso creo que sería un poco de alivio.  No nos va a devolver a Lucas pero por lo menos uno va a poder decir ‘pagó y está en el lugar que le corresponde’. Por ese lado lo pensás, y también para aliviarnos nosotros, darnos fuerza para poder seguir adelante, porque una pérdida así es irreparable.

Alicia Muñoz

En estos días: Cuando me abrieron las puertas de su casa, hace ya bastante más de un año, charlaba con Alicia sobre dios y la religión, y ella me decía que se hacía muchas preguntas. Me decía ‘yo creo en dios, pero ¿por qué?, ¿cómo explico ésto’?.

Benjamín: Claro.

En estos días: ¿Encontró Alicia una respuesta?

Noelia: No. No, porque incluso hoy en día nosotros también decimos ‘sí, somos creyentes’, pero aún hoy a casi dos años nos seguimos haciendo la misma pregunta: ‘¿Por qué le pasó eso a Lucas?, ¿por qué a un pibe tan humilde, sencillo, que quiso hacer su trabajo y no lo dejaron?’. Como que nos hemos alejado de eso de dios. Muchas veces de la iglesia se le acercan a mamá y le dicen ‘pero bueno, dios te va a ayudar’, y mamá, de alguna manera sigue renegada porque perdió a su hijo, y de la manera que lo perdió. Entonces es como que no encontramos alivio por ese lado tampoco.

 

Ni dios ni las instituciones les dan respuesta. El Gobernador de su provincia acusa a la abogada que los acompaña y no los recibe. Ni siquiera visita el pueblo.

Pasaron casi dos años desde el secuestro de Lucas, y la familia, más unida y con los vecinos abrazándolos, aún cuenta en días la distancia con la tragedia.

Foto familiar de lo Muñoz, en su casa de Ramos Mexía