# VEREDAS CALEFACCIONADAS

Denuncian entrega discrecional de gas envasado

A 3 años de la inauguración del barrio 645 viviendas, lo vecinos aún no tienen gas. El Gobierno Provincial comprometió la entrega paliativa de un cilindro de fluido envasado por semana, promesa que hoy tampoco cumple. Denuncian que “la entrega de tubos es discrecional, para militantes del partido y sus amigos”. Las conexiones clandestinas se multiplican y en las últimas horas la empresa Camuzzi desconectó a decenas de vecinos.

30/05/2018
Bariloche

 

La angustia frente al frío intenso de los inviernos en la zona empujó a la gente a soluciones  menos ortodoxas y más arriesgadas, y muchos vecinos optaron por conectarse clandestinamente a la red de gas. Esta semana varias cuadrillas de Camuzzi, custodiadas por la policía procedieron a la desconexión, a partir de la denuncia de un medio de prensa.

Las viviendas -un total de 645- del nuevo grupo urbano fueron entregadas, con un gran acto protocolar en 2015, por el gobernador Weretilneck, acompañado por el ministro de Obras y Servicios Públicos de Río Negro, Carlos Valeri, su par de Educación y Derechos Humanos, Mónica Silva; el interventor del IPPV, Alejandro Echarren; las legisladoras Arabela Carreras, Silvia Paz y Beatriz Contreras y el diputado Nacional Sergio Wisky, entre otros funcionarios.

 

El gobernador anunció en ese momento que las casas contarían con todos los servicios; dijo que “se trató de la urbanización más grande que ha construido la Provincia en los últimos años. Tiene características especiales como pavimento, cableado subterráneo, ciclovía, y las viviendas poseen cocina, dos calefactores y termo tanque”. El paso del tiempo convirtió el anuncio en una ironía.

Luego de 3 años, las familias padecen la falta de gas y deben acudir a métodos alternativos de calefacción. A pesar de que la red de distribución fue construida y está operativa, la distribuidora Camuzzi no habilita nuevas conexiones, bajo pretexto de que la inconclusa obra de ampliación del gasoducto impide el abastecimiento.

“El gobernador prometió que hasta que se solucione el problema con Camuzzi nos iban a proveer tubos de gas envasado de 45 kilos”, relatan los vecinos del barrio. Eso se tradujo en un solo tubo por semana, ayuda escasa que no llega a paliar las necesidades de una familia. Luego la situación empeoró.

“Acá hay chicos, gente enferma y gente mayor, que no puede estar sin calefacción, sin poder bañarse con agua caliente y sin poder cocinar”; hoy la entrega de gas envasado es esporádica y se reduce a 2 tubos por mes. Y por si eso fuera poco, la secretaria de Energía de la provincia, les envió a los vecinos una nota pidiéndoles que “ahorren” restringiendo el consumo de gas.

“Ya es imposible, nos piden que ahorremos lo que no hay”, dice uno de ellos, pidiendo reserva de su identidad.

 

Comprar tubos de gas por cuenta propia es también una odisea. Empezando por el precio, 1.450 pesos, de los que en el barrio no todos disponen. Luego hay que conseguir los envases, la demanda es alta y no siempre hay disponibilidad, y finalmente es necesario tener con qué trasladarlos: hay quienes se ocupan de la entrega a domicilio, pero entonces al precio del cilindro hay que añadirle el flete.

Para un uso corriente domiciliario en esta época del año el costo por consumo mensual del fluido envasado supera los 10.000 pesos; vale decir, que a eso equivale a fin de mes abastecerse de cilindros de 45 kilos: a un sueldo mínimo vital y móvil. Eso, para quienes tienen un empleo registrado.

 

Esta semana un medio de prensa denunció que había familias conectadas a la red en forma irregular, lo cual provocó un despliegue de técnicos de Camuzzi por el barrio en varios vehículos, acompañados por la policía para desmontar las conexiones clandestinas.

“El diario decía que la gente había pinchado los caños para conectarse a la red. ´Pinchado´, ¿te das cuenta?, una estupidez. ¿Cómo vas a pinchar el caño?, hubiéramos volado todos al diablo”, señaló indignada una vecina.

En el barrio sospechan de la oportunidad en que se dieron las inspecciones. “Hasta ésta de ahora había habido una sola en todos estos años, pero nada parecido a esto: dicen que detectaron unas 200 conexiones clandestinas”. Creen que la de este lunes, tuvo que ver con que “el tema se hizo público”. Y denuncian además que el operativo fue discrecional.

“Acá hay referentes que hasta andan con la pechera del partido (de Gobierno); a ellos, que también tienen conexiones clandestinas, no les cortaron. Tampoco a las casa donde viven policías. Y lo mismo pasa con los cilindros, a algunos se los reparten y a otros no. Ellos disponen”.

Weretilneck: "Será el mejor barrio de todo Bariloche" (Foto gentileza Prensa oficial)

“Nosotros”, agrega otra vecina (tal es el temor que piden no ser identificadas), “sabemos bien que al periodista ese la información se la pasaron estos referentes; bueno, pero a nosotros nos parece que es todo raro, un manejo que hacen, porque ellos en realidad tendrían que estar tratando de resolver el problema, cumpliendo otro rol, ¿y ahora se les dio por denunciar?”, se preguntó.

Para los vecinos hay una “actitud clara de Weretilneck para abastecer con gas otras zonas, los edificios nuevos del centro y dejan los barrios para lo último. Ahí hay una actitud clara de Weretilneck, los funcionarios de Weretilneck y estos referentes que están en el barrio”.

En general existe la creencia de que las desconexiones tuvieron que ver con una represalia: “Hubo una denuncia de una vecina acerca de que con las entregas de los tubos de gas se beneficiaba a los amigos y a los militantes del partido. Mientras esos referentes tienen sus conexiones e incluso tienen más tubos de gas de los que corresponden, hay familias que se pasan toda una semana sin gas”, aseguran. “Ellos vienen arriba de las camionetas que traen los tubos, vienen con los distintivos de partido, y son ellos los que deciden a dónde bajarlos y a dónde no”.

Cada vez hay más gente que se “cuelga” a la red. Tras la inspección masiva de este lunes, y a pesar de las medidas de seguridad que implementa Camuzzi para evitarlo, es de esperar que más de uno vuelva a intentarlo.

“Ya te digo”, dice la misma vecina, “primero que para las conexiones le dan prioridad a otras zonas de la ciudad; después, que los cilindros que reparten son cada vez menos, y además se los reparten entre los referentes que tienen relaciones políticas y a sus familiares y amigos. Pero cuando uno lo dice, enseguida te denuncian y viene la inspección de Camuzzi. Por eso nadie quiere hablar”.

El 9 de octubre de 2015, cuando Weretilneck inauguró las viviendas, el día estaba soleado. Vestido con camisa y un saco liviano, el gobernador alzó el puño izquierdo y dijo “Lo más importante de la casa son ustedes, la familia, los hogares; y el barrio será lo que ustedes quieran que sea. Será el mejor barrio de todo Bariloche si ustedes le ponen todas las ganas para que así sea”, eso sí, lo dijo con énfasis.