Obras Si y Ya. Deuda No

Nuevamente el gobernador de la Provincia, tratando de desviar la atención de los ciudadanos de los graves problemas de su gobierno (y su interna feroz), salió a criticar de forma maliciosa a los concejales de Viedma que votaron en contra del endeudamiento del plan Castello.

30/05/2018
Viedma

“W debería, antes de entrometerse en temas municipales de una ciudad de la provincia, informarse un poquito – bastante – más”, opinó Mario Sabbatella, legislador rionegrino.

“Viedma es una ciudad que tiene las sumas necesarias de dinero para hacer las obras de asfalto planificadas sin comprometer las finanzas públicas ni su futuro – sostiene Sabbatella y brinda la siguiente información - El municipio contaba al mes de diciembre pasado con cuatro plazo fijos por un total de $118.334.847, discriminados de la siguiente manera: Banco Credicoop $80.684.644,78; Banco Macro $15.421.141,86; Banco Patagonia $18.738.665,06 y Banco Nación $ 3.490.396.04”.

Dichas cantidades seguramente se deben haber incrementado producto de las tasas de interés devengadas desde el año pasado a la fecha.

A pesar de contar con ese dinero el Sr. Intendente, avalado por el gobernador, insiste en endeudarse, primero en dólares con el Plan Castello y ahora buscando otro tipo de endeudamiento.

“Reitero que es imprescindible hacer las obras de asfalto, las que hace rato deberían estar hechas si no se hubiera tenido todo el dinero a plazo fijo inmovilizado y hubiera existido un gobierno municipal mucho más activo”, expresa el diputado provincial.

“No hace falta que el intendente gaste en las obras todo el ahorro municipal, pero si puede hacerlas con una suma equivalente a lo que pretendía endeudarse con el Plan Castello – sugiere Mario Sabbatella – Según informara el Secretario de Hacienda Municipal Hernán Perafan en el concejo deliberante, las sumas que cuenta el municipio en los Bancos tienen este destino: 48 millones para cubrir dos masas salariales, 30 millones para refuerzo salarial, 5 millones para soporte de servicios públicos, 15 millones para obras comprometidas a ejecutar (fondos Nación, Provincia, etc) y 45 millones de libre disponibilidad para respaldo por si existían complicaciones con la deuda que se pensaba tomar para las obras de asfalto del Castello”.

Con estos datos es que el legislador por Fuerza Nacional y Popular cuestiona “Entonces por qué endeudarse dejando en garantía esos 45 millones en vez de afectarlos directamente a la obra y generar trabajo? No entiendo cuál es el motivo, no existen explicaciones válidas al respecto; solo veo que se suman a la ola endeudadora nacional y provincial que hipoteca el futuro de varias generaciones de argentinos y rionegrinos”.

Como a veces los argumentos se escapan por la tangente de la generación de trabajo, el referente provincial contempla que “si la intención es generar trabajo, por qué no planificamos que la obra se realice en una gran parte, de pavimento articulado, como se ha hecho en muchísimas ciudades de la Provincia de Buenos Aires, otorgando directamente a los trabajadores de la construcción, la realización de las losetas para ese tipo de obra.

Todos sabemos el desastre que son las calles de Viedma, que necesitan asfalto ya, que no se puede esperar más. La diferencia es que desde el peronismo entendemos que se pueden hacer sin tomar deuda y generando trabajo genuino, cosa que el municipio puede hacer YA, el dinero lo tiene, entonces deducimos que le falta la voluntad para hacerlo”.

Se ha dicho también que sería intención tomar un crédito con el Banco Nación, al respecto Sabbatella opina “que aquí podría darse una paradoja, ya que por un lado seríamos acreedores del banco por el plazo fijo que allí tiene Viedma y por otro lado deudores por el crédito que se nos otorgaría. Es decir que de darse esa situación, parte de la plata que nos preste el banco sería la nuestra (la de los viedmenses, porque ya la que tenemos allí depositada – un dato importante para el ciudadano que no conoce estos detalles, es que el Banco del 100% de lo que recibe en depósitos a plazo fijo, presta el 80% a sus clientes, reservando un 20% en concepto de encaje. El problema es que la tasa que se percibe por plazo fijo (tasa pasiva) es muy inferior a la que se nos cobra por un crédito (tasa activa) y ahí también seguiríamos perdiendo. Ni que hablar si el crédito nos los otorgara el CREDICOOP, ya que ahí si nos estarían prestando en su totalidad nuestra propia plata (la de todos los viedmenses) son más de $ 80 millones los que hay en plazo fijo.”

De las palabras de Mario Sabbatella queda claro que el intendente de Viedma pretende pedirle prestado al banco el dinero que la misma municipalidad tiene en plazo fijo en el banco, con lo cual el único que gana es el banco a costa de los ciudadanos.

“Todos los economistas serios aconsejan no tomar deudas en estos momentos. Por qué Viedma si? Por qué hacerlo teniendo el dinero para hacer las obras que la ciudad y los trabajadores necesitan, obras que hace rato se debieron hacer y no se hicieron. La verdad, un verdadero despropósito, por no decir otras cosas más acusatorias.”