# EDUCACIÓN

“Están molestos porque nosotros denunciamos”

Así respondió el secretario General de la UNTER Bariloche, Edgardo Straini, al coordinador regional del Consejo Escolar, Alberto Luce, tras la polémica de esta semana por el estado del edificio de la escuela 298 de Melipal. “Lo advertimos antes del comienzo de clases”, dijo Straini, “hay muchos edificios con problemas”.

02/06/2018
Bariloche

 

Edgardo Straini, secretario General UNTER Bariloche

 

Esta semana, padres de la comunidad educativa de la Escuela 298 del barrio Melipal acompañados por la Unter, denunciaron Filtraciones, caídas de cielo raso, puertas rotas, barras anti pánico con mal funcionamiento y baños clausurados  entre otros problemas del establecimiento.

La delegada de Salud Escolar del gremio docente, Andrea Roncati señaló en la oportunidad que lo que hoy reclaman los padres  “son problemas muy antiguos”, y que “el Ministerio de Educación hoy tiene a esta y otras escuelas con problemas por falta de mantenimiento; no se cumplieron con estas tareas”, dijo, “más que con cinco instituciones de Bariloche".

La situación ya había sido advertida por los maestros durante el verano -época durante la cual deben efectuarse las tareas de mantenimiento y las reparaciones- antes del comienzo del ciclo lectivo.

La UNTER informó en aquella oportunidad, entre varios casos de edificios comprometidos y no construidos y otros, pendientes de mantenimiento, los del “jardín de infantes en Nuestras Malvinas; el CET 28, de El Frutillar; la escuela primaria de Villa los Coihues; el CEM 45 y el jardín de infantes de Las Victorias (obras que tenía a su cargo la desaparecida empresa Planobra, junto con la refuncionalización de la calle Mitre)”.

No obstante esta semana el coordinador regional Zona Andina del  Consejo Escolar, Alberto Luce, aseguró que lo “sorprendió”, la denuncia de la UNTER, y responsabilizó a la empresa encargada de reparar el techo en la escuela 298 de Melipal. El argumento es extraño dado que la responsabilidad de la contratación es exclusiva del ministerio.

Alberto Luce, coordinador regional del Consejo Escolar Zona Andina

 

“No sé de dónde saca la información Straini”, dijo el funcionario, “nosotros tenemos un pequeño fondo para el manejo del combustible y cosas menores”, señaló. Sin embargo reconoció a continuación la situación del edificio escolar, e incluso que a la fecha no hay una empresa contratada para efectuar las reparaciones.

“Estamos esperando la firma de otra empresa”, anunció Luce.

“UNTER realiza relevamientos completos sobre todos los edificios escolares”, explicó el secretario general del gremio en Bariloche, Edgardo Straini, “y estamos en contacto permanente con los compañeros directivos y docentes que trabajan en las escuelas. Este trabajo tiene que ver con la seguridad y las condiciones en las que los chicos y los docentes se encuentran en cada establecimiento. Es evidente que los problemas son ciertos, porque el propio coordinador los reconoce; lo que le molesta es que se haga público”.

Escuela primaria 298

 

En el caso puntual de la escuela 298 de Melipal, Straini explicó que “cuando llueve, en una de las aulas el agua filtra como una catarata por la pared, con lo cual hay, además, serios riesgos de electrificación. Cada vez que llueve hay que mudar a los chicos a otra aula. Este es un problema de años ya, al que no le han dado solución. Es el mayor de los problemas pero no el único”, describió.

Es de sentido común, considerando el clima en la zona andina, que estos trabajos deben realizarse en el verano, durante el receso escolar.

“Del mismo modo”, contó Edgardo Straini, “cuando antes del inicio del ciclo lectivo, nosotros advertimos que no se estaba realizando el mantenimiento de las calderas. Ahora, durante el invierno son recurrentes los problemas de calefacción en las escuelas a raíz de los trabajos que no se hicieron”.

A partir de la consulta con directivos de distintos establecimientos educativos de Bariloche, este medio pudo comprobar que, en más o en menos, todos padecen problemas edilicios que no fueron atendidos por las autoridades educativas. Del mismo modo, aunque con reservas, denuncian la falta de insumos básicos para el funcionamiento de las escuelas que debe proveer el Consejo.

Por caso El Centro de Educación Técnica 28 del barrio El Frutillar aún no tiene edificio propio –funciona en aulas de la escuela primaria 154- y además sus alumnos cursan en malas condiciones en espacios prestados. Los talleres de la modalidad Técnico Electrónico se realizan en un galpón sin divisiones internas del Colegio Ceferino Namuncurá, propiedad de la Asociación Madres Salesianas.

De acuerdo a los relevamientos del gremio, el Consejo Provincial de Educación tampoco realizó antes del inicio de clases los trabajos preventivos de desmalezamiento, limpieza de tanques de agua, mantenimiento de calderas y desinfección de las escuelas, falencia que se torna más evidente durante los meses de invierno.