# HECHO HISTÓRICO

Se dicta Mapuzungun en un colegio de Bariloche

La materia de presenta como asignatura de Lengua Preexistente, rótulo novedoso que no existe a escala nacional. El logro es producto de “un trabajo arduo” al elaborarse nuevos diseños curriculares para la Secundaria rionegrina. En 2019 se sumará la 154 de Viedma.

10/06/2018
Adrián Moyano

(foto Marcelo Martinez)

Lejos de la mirada de los grandes medios de comunicación que apuntalan el estigma del pueblo mapuche como terrorista, tuvo un lugar un hecho histórico. Sin grandilocuencia y casi en voz baja, por primera vez en el ciclo lectivo que está en curso, comenzó a dictarse la asignatura Mapuzungun en una escuela secundaria de Bariloche con carácter obligatorio. El hecho marcó el final de un proceso que arrancó al reformarse la Ley Orgánica de Educación en Río Negro y al mismo tiempo, abre múltiples posibilidades que pueden poner fin al debilitamiento del idioma mapuche.

“El mapuzungun es el habla de la tierra, un idioma que se origina en este territorio”, resaltó Sandro Rivas Pichikura, el primer profesor de Mapuzungun de la escuela secundaria rionegrina. “Nuestros ancestros tomaron los sonidos de la tierra y de las fuerzas naturales para construir un sistema de comunicación, que es el mapuzungun. Es un idioma que nace de la tierra porque la tierra llama y entrega mensajes, incluso en estos momentos, cuando está debilitado. Permanentemente da mensajes para fortalecerlo, uno tiene que estar muy atento para observar la naturaleza como lo hacían nuestros antepasados: la naturaleza, la montaña, los ríos… Y también poder comprometerse a revitalizar otras cosas, como el juego mapuche o participar en las rogativas. De ahí resurge el mapuzungun”, enmarcó.

(foto Marcelo Martinez)

Vanesa Gallardo Llancaqueo trabajó en el diseño curricular de la nueva asignatura. En su opinión, el logro implica “volver a un territorio que nos quitaron. Particularmente, es un territorio que mi mamá o mi papá no pudieron habitar porque fue silenciado, durante la generación anterior a la de mis padres. En este proceso de fortalecer la identidad, uno de los caminos y desde mi experiencia el más poderoso, fue aprender el idioma. A mí permitió acercarme a un montón de aspectos de la política mapuche, de la espiritualidad y las ceremonias mapuches, conocer muchas cosas y comprometerme con revitalizar un idioma. Con esa revitalización creo que también intentamos seguir siendo gente de la tierra, esa es la importancia de no perder el uso de la lengua y que se siga hablando mapuzungun, que se sigan entendiendo los mensajes de la tierra. Principalmente, tiene que ver con un sentido de continuidad de pueblo, para seguir siendo mapuches”, valoró.

Del dolor a la esperanza

(foto Marcelo Martinez)

La experiencia que se desarrolla en la ESRN 105 no vino por encomienda desde Chile. “Hace muchos años que en Bariloche y la zona se viene luchando para revitalizar el idioma y que tome fuerza”, aclaró Rivas Pichikura. “Sabemos la historia de dolor que sufrieron nuestros abuelos en el sistema público pero también sabemos que es un territorio para disputarle al Estado, porque es un ámbito donde se puede potenciar el mapuzungun, ya que la escuela pública está habitada por mucha población mapuche. En muchos casos, la gran mayoría no se reconoce mapuche, entonces poder disputar ese territorio y trabajar en la educación pública el mapuzungun, creemos que a mediano plazo va a generar una multiplicación del idioma, va a empezar a resurgir en el seno de la familia”.

El pronóstico tiene asidero. “Ya está ocurriendo porque los chicos que empezaron a tener mapuzungun en la escuela pública vuelven y cuentan: sí, yo tengo una abuela y le conté que ahora tengo mapuzungun como materia obligatoria… Entonces, se empieza a remover. Ese fue uno de los logros, porque hace ya varios años que un conjunto de docentes mapuches se juntó para lograr que ingresara a la Escuela Secundaria el mapuzungun como materia obligatoria. Son los primeros pasos, deberemos evaluarlo dentro de unos años, para ver cómo repercutió en la revitalización del mapunzungun”.

(foto Marcelo Martinez)

Sin embargo, algunos resultados ya están a la vista. “La primera observación que uno hace es que acertamos porque estamos siendo muy efectivos con esta cátedra, porque ahí va la población mapuche a buscar acceso a la educación y se encuentra con Mapuzungun, entre otros idiomas. No el mismo nivel y seguramente en una relación asimétrica de poder con Inglés, Francés o Portugués, pero ahí está Mapuzungun en ese área. Es una forma de disputar un espacio que fue muy negativo para nuestros abuelos pero puede ser muy positivo para nuestros hijos y nietos”, aventuró el profesor.

Arribar a la realidad que supone el primer cuatrimestre de 2018 demandó “un trabajo arduo. Cuando se hizo la reforma curricular en 2016, varios lamngen dijeron: por qué no nos juntamos y armamos una propuesta para que se incluya alguna cuestión vinculada al pueblo mapuche… Empezamos a trabajar en esa propuesta y la presentamos, aunque debemos decir que era mucho más ambiciosa. Se la presentó a la Dirección de Escuelas Secundarias y al equipo que estaba trabajando en la reforma curricular y bueno, fue tenida en cuenta”, reconstruyó Gallardo Llancaqueo. “Entonces, pidieron que algunos de los docentes mapuches que estábamos trabajando en esa propuesta, se sumaran al equipo para la escritura del diseño curricular y algunos de nosotros empezamos a trabajar para incluir al mapuzungun en el área de Segundas Lenguas en la Escuela Secundaria de Río Negro”.

(foto Marcelo Martinez)

Gallardo Llancaqueo quiso “destacar varias de las discusiones que nos fuimos dando hacia dentro del equipo y también dentro de los docentes mapuches. Una de las cuestiones que se discutió fuerte fue la denominación de Lengua Extranjera porque los documentos a nivel nacional hablaban nada más que de lenguas extranjeras. Claramente, el mapuzungun no es una lengua extranjera, es de este espacio territorial… Entonces, hubo un debate interesante para ver cómo íbamos a llamar a la lengua dentro del diseño curricular. El mapuzungun ingresa en la categoría de Lengua Indígena pero queríamos que quedara claro que es de este espacio territorial y preexistente, entonces fuimos descartando denominaciones y dentro del grupo de docentes mapuches, la que quedó es Lengua Preexistente, entendiendo que es indígena, que se hablaba y se habla en este espacio territorial antes de que se instalara el Estado argentino”.

En definitiva, “la construcción de esa categoría es algo novedoso porque a nivel nacional no hay ninguna experiencia de enseñar en la Secundaria una lengua indígena, fuera de la Educación Intercultural Bilingüe. Es algo nuevo y me parece un punto fuerte. Para los que estuvimos en la escritura fue una tarea ardua y una súper responsabilidad porque teníamos que ser lo más claro posible, pero también fue un trabajo colectivo y fruto de discusiones, surgió de trawünes. Eso también es lo rico de la construcción”, realzó.

Con las vacaciones de invierno a la vista, Rivas Pichikura ya está en condiciones de esbozar un primer balance. “Primero, la sensación de entrar por la puerta grande a una institución pública porque los que venimos trabajando con el mapuzungun, siempre enseñábamos en los pasillos, en la cocina, en todos los rincones de la escuela, con talleres que no eran reconocidos… Entonces, entrar ahora como profesor de Mapuzungun, es muy positivo al tener todo a disposición, como cualquier otro profesor de cualquier otra materia. Con respecto a los estudiantes también es positivo, porque vuelven y cuentan que tienen abuelos que hablan mapuzungun o que alguna vez les hablaron. Está el entusiasmo de aprender una lengua… El primero día, les dije a los y las estudiantes que era un momento histórico porque nunca antes había ingresado una lengua preexistente a la escuela pública secundaria”.

Entusiasmo y correspondencia

(foto Marcelo Martinez)

Con el calendario académico sobre la mesa, “hay que poner nota y evaluar pero a nivel general, (los y las estudiantes) están muy entusiasmados con el idioma y creo que tiene que ver con la correspondencia hacia su propia pertenencia porque cuando uno ingresa al aula, por lo menos el 70 por ciento del listado, tiene apellido mapuche. Entonces, al empezar a reconocerse y a preguntar el significado de los apellidos, empieza un proceso muy grande de descolonización que en este caso, es con alegría y en un aula donde hay un profesor que puede responder y donde pueden verse reflejados por las historias de vida. Se crea un clima de mucha correspondencia con los estudiantes, no hay resistencia e incluso hay defensa del mapuzungun, porque al principio hubo resistencias ante el contexto político pero ahora defienden el mapuzungun e inclusive, piden más horas y preguntan por qué no está relación con otras lenguas que tienen más carga horaria”, confió Rivas Pichikura.

Todo camino difícil y largo arranca con el primer paso. “Por ahora, se va a enseñar en dos escuelas: la ESRN 105 y la 154 de Viedma. Allá recién este año están ingresando a la implementación, entonces desde 2019 va a empezar a dictarse la cátedra de Mapuzungun en 5to año”, señaló la curriculista. “Me parece interesante compartir que está la posibilidad desde el diseño curricular, que las escuelas que lo deseen de acuerdo a su Proyecto Educativo Institucional, puedan enseñar de 1ro a 5to año Mapuzungun. Está esa posibilidad, pero por ahora, sólo se está concretando en estas dos escuelas”, informó.

Para Gallardo Llancaqueo, la nueva materia “es una trinchera contra la estigmatización y avance para la concreción de derechos que están vinculados con los derechos lingüísticos. Es muy fácil construir la idea de un enemigo interno, como lo hacen el poder político, económico, mediático y judicial pero desde la cultura mapuche y desde la cosmovisión que está presente en ese idioma, esa construcción negativa se cae, se resquebraja muy fácilmente. Las lenguas contienen mundos y el mundo que contiene el mapuzugun es belleza y ternura. Habla de que los seres humanos somos hermanos de los ríos o de los pájaros, entonces cuando uno piensa en ese mundo que contiene el mapuzungun, dice: ese pueblo no puede ser terrorista o violento”. Comprensible que los comienzos de la asignatura pasen desapercibidos para los medios que renuevan crónica tras crónica, la justificación del despojo.

---