# QUIÉN MATÓ A DANIEL SOLANO

Los personajes de la novela de Heredia

Adjudicarle al abogado de la querella intencionalidad política o económica, y a la vez intentar desprestigiarlo, fue una de las estrategias que se empeñaron en instalar la defensa de los policías imputados y buena parte de la sociedad del Valle Medio. Detalles de la última audiencia.

10/06/2018
General Roca
Gustavo Figueroa - Blog Periferia
periferiasitio.wordpress.com

El locutor de “Cosmovisión” habló de una "novela"

Continúa el juicio por la desaparición forzada y el asesinato de Daniel Solano. En la audiencia número 25 declararon nuevamente seis testigos, entre ellos la esposa de Pablo Bender, la sobrina de la cuñada de Sandro Berthe y un policía perteneciente a la ex Brigada de Operaciones, Rescates y Antitumultos (BORA). También declaró un taxista, un empleado rural y un locutor de un medio de Choele Choel, que habló de una “novela” a medida de los supuestos intereses del abogado de la familia de Daniel Solano.

 

Kiñe - Primer capítulo

La esposa de Bender

 

La esposa de Pablo Bender (uno de los policías imputados) dio un testimonio breve. Ella aseguró que su esposo la noche del 4 de noviembre y la madrugada del 5 de noviembre estuvo con ella. “¿Su marido se acostó a dormir con usted su marido?”, le preguntó primero el abogado defensor Pablo Iribarren. Luego, cerro su rueda de preguntas, con el siguiente interrogante: ¿usted se hubiera dado cuenta si él se hubiera levantado en el algún momento?” “Si”, respondió ella. “Esa noche se quedo una amiga a dormir. Como nos teníamos otra cama le pusimos un colchón en la cocina. Definitivamente (mi esposo), tendría que haber pasado por encima de ella, para llegar a la puerta (que es la única salida que hay en la casa)”.

Además la testigo agregó que Pablo Bender realizaba, en esa época, adicionales los días sábados (generalmente). “Yo intenté estudiar, pero abandoné, porque me dí cuenta que no era una carrera para mí”, concluyó a modo de denuncia, advirtiendo sutilmente, sobre la filosofía represiva que se vivencia dentro de la institución policial.

 

Epu - Segundo capítulo

La tumba

 

El tercer testigo hizo referencia a una tumba hallada durante un operativo para apagar un incendio dentro del Curundú, un espacio perteneciente a la empresa Agrocosecha S.A.. Al llegar, a una zona de chacras, según este hombre, fue descubierta, en una zona llana, un montículo que se asemejaba mucho a una tumba. “Parecía una tumba. Llamé a la policía e hice la denuncia. Pero no vi, ni me enteré lo que había dentro del lugar. Luego la empresa  (Agrocosecha) se enojo porque hice la denuncia”.

Este testigo precisó que vio la escena, junto a otras personas, desde la calle, pero que nunca presenció cuando la policía llego al lugar y revisó ese montículo de tierra. “En esos días que vi eso, andaba dando vuelta la noticia de este joven (Daniel Solano) que estaba desaparecido”.

 

Küla - Tercer capítulo

Los policías taxistas

 

La cuarta testigo en declarar fue la sobrina de la cuñada de Sandro Berthe. Ella estuvo en Macuba la madrugada del 5 de noviembre. “Ingresé a Macuba después de doce. Lo que recuerdo es de estar bailando en la pista y que el animador llamó a la policía para que sacaran a un hombre que estaba molestando (…) Los policías iban a la par, tomándolo del brazo. No recuerdo a los policías que lo sacaron. Eran dos. No vi a ningún otro policía porque llegué tarde. Una amiga, creo que vio a Barrera. ¡Cuando vas temprano están los policías (en la puerta), cuando llegas tarde no!”.

Juan Barrera una vez más identificado en la escena del crimen

Por su parte un taxista que trabajo durante la misma madrugada comenzó su relato diciendo que creía que los policías imputados eran taxistas. “Supongo que son taxistas”, dijo mientras se acomodaba en la silla para declarar. Según este taxista fue una noche tranquila, sin ningún tipo de problemas. 5: 40 (de la madrugada) pasé. Después me retiré. Había móviles”.

 

Meli - Cuarto capítulo

El verde camuflado distintivo

 

El quinto testigo, un oficial de la policía, que participó (en el 2011) en la Brigada de Operaciones, Rescates y Antitumulto de Río Negro, aseguró que durante la semana en que desapareció Daniel Solano, él estaba de vacaciones, pero que junto a sus compañeros realizaban adicionales en las gamelas de Agrocosecha. “Nosotros teníamos sólo una semana. Generalmente era del 1 al 5 (de cada mes). El Curundú es más chica que la gamela. Por lo tanto es más tranquila. La gamela tiene capacidad para ochenta personas. Es habitual que donde hay más personas, haya más conflicto. Pero yo no presencié ninguna pelea”.

El rostro del integrante de la brigada durante su testimonio

Para concluir con su relato este oficial hizo mención a que conocía a Tomás Vega porque había egresados juntos de la escuela de policía y que existía una marca distintiva en los uniformes de la brigada del que era parte. “Lo que  distinguía a la Brigada de los policías comunes era la ropa. Nosotros usábamos un verde camuflado, que a veces se podía confundir con la Brigada Rural”.

 

Kechu - Quinto capítulo

 Los personajes de la novela de Heredia

 

El sexto y último testigo en declarar se presentó como comunicador social y expuso de forma inmediata su desconfianza e incredibilidad con respecto a la seriedad del caso y, por lo tanto, del desarrollo del juicio en sí. “Honestamente a mí nunca me pareció real esta historia que se había armado. Para mí, no entra dentro de mi idea, dentro de mi criterio (que hayan matado a Solano). ¡No sé como describirlo! No soy ni psicólogo, ni nada de esas cosas. Pero hay cosas que entran, y hay otras cosas que no entran. ¡No creo! No sé, nunca le vi realidad a ésto. Está como diagramado para una historia, como una novela. Si me preguntan en el interior mio, es como una novela que dividió mucho a la sociedad del Valle Medio. Hubieron ciertos roces, un montón de cosas que quebró un ‘poquito la paz’. Pero eso fue al principio, como que ahora esta entrando en otra fase, como que ya lo esta dejando de lado el tema. Hay otras cosas que tienen prioridad, que son más elevadas”.

El locutor de “Cosmovisión” habló de una "novela"

“Yo soy de los que creo que mientras no haya un muerto, no puedo hablar de muerte”, continuó incrédulo y determinante este locutor del medio comunicacional “Cosmovisión”. Prácticamente el relato de este testigo giro, más o menos en lo mismo. Sólo reconoció que el abogado querellante Sergio Heredia había participado de su programa radial, pero no quiso decir quién lo había contratado para realizar una marcha en contra de este mismo abogado. También negó conocer a la empresa Agrocosecha S.A.. “No me pago Agrocosecha. No recuerdo quién me contrato. Fueron varias personas. Paso mucho tiempo ya, pasaron siete años (…) Este juicio forma parte de esa novela en la que se involucró a siete personas, en el que cada uno cumplía un papel distinto. Yo lo veo muy novelesco. Volvemos a lo mismo”.

¿Qué otras preocupaciones (más elevadas) podrá tener, por estos días, la sociedad rural de Río Negro y Neuquén? ¿Para la sociedad argentina no tiene absolutamente ninguna relevancia significativa investigar la desaparición de un joven originario? ¿Acaso, no es éste mismo comunicador social el que propone una sociedad ficcionada, dirigida por hombres y mujeres ciegas e insensibles que le rinden culto (como en las sociedades feudales de antaño) a reyes y príncipes económicos (como los hermanos Lapenta, la familia García y Expofrut S.A.), a cambio de unas cuantas migajas y retribuciones que, de tanto en tanto, caen al suelo extractivo de la mal llamada patagonia argentina?  ¿De qué forma este comunicador social y detractor de Sergio Heredia se beneficia de los tributos que le otorga a los lideres económicos de la provincia de Río Negro? ¿Su audiencia también es parte de ese mundo ficcional en donde los individuos ven y escuchan lo que les conviene y beneficia, incapaces de comprometer y responsabilizarse por cualquier persona que esté en riesgo, vulnerada, sistemáticamente maltratada y silenciada? Mejor y más certero aún, ¿la sociedad (ficcional) que proponen los detractores de Heredia está compuesta por hombres y mujeres que, ante la presencia de las distintas formas de violencia que recaen sobre el cuerpo de los jóvenes originarios que habitan el territorio argentino, deciden, como si fueran parte de un guión literario, arrancarse los ojos y cortarse las orejas, para asumir como propias sólo, de este modo, cada una de las palabras y acciones que proponen los monarcas de la economía rural del Alto Valle?

 

Fuente informativo: Blog Periferia