Aranguren confirmó más aumentos en las tarifas de energía

El ministro de Energía dijo que la Argentina “está en transición como cuando pasó de la Edad de Piedra a la Edad del Motor a Explosión". Confirmó que las tarifas de gas y electricidad deberán seguir aumentando, porque el Gobierno trabaja para recomponer la matriz energética y “terminar con el despilfarro al que estábamos acostumbrados”. El gasoducto cordillerano podría estar terminado para el próximo año.

14/06/2018
Bariloche

Aranguren en Bariloche (foto Alejandra Bartoliche - Patagonia Fotopress)

En una exposición ante el foro de funcionarios y empresarios del ámbito energético en Bariloche, y durante una posterior conferencia de prensa, Aranguren repasó los objetivos del gobierno para cambiar hábitos de consumo y pasar de combustibles líquidos al mayor uso del gas, y destacó el extraordinario aumento productivo no convencional de gas y petróleo en Vaca Muerta, en Neuquén.

El ministro ratificó que la recomposición tarifaria seguirá adelante y defendió las políticas del gobierno nacional en materia energética. Apuntó además que “a nadie le gusta tener que pagar más por un recurso que le habían dicho que era gratuito”, en abierto señalamiento al anterior Gobierno.

El “despilfarro”, sin mayores precisiones, y la necesidad de “generar una nueva cultura de consumo”, son los extremos –de acuerdo a su razonamiento- entre los que el Gobierno Nacional debe transitar.

En ese camino, la quita de subsidios y las variaciones del tipo de cambio del peso respecto al dólar serán inevitablemente reflejadas en la facturación a los usuarios.

“Estamos en una transición a energías más limpias; es el primer objetivo del gobierno nacional”, dijo Aranguren, destacando que esa será la temática del encuentro de ministros del área del G20 que comienza mañana en el hotel Llao Llao y en el que encabezará la ceremonia de apertura.

(foto Alejandra Bartoliche - Patagonia Fotopress)

En ese contexto fue que enfatizó la necesidad de substituir el consumo de hidrocarburos líquidos por gas, en la base de la matriz combustible para la generación de energía en el país.

Indicó que el yacimiento de Vaca Muerta aportará gas en forma creciente para contribuir a equilibrar la balanza comercial y en los próximos años sólo importar cargamentos para cubrir los días o semanas de demandas pico en invierno, y luego lograr exportar excedentes en verano al Pacífico a través de Chile.

Dijo Aranguren que este desarrollo productivo no convencional “incentivado” por el Estado nacional es el “único subsidio que resta en la producción energética”, que aportará a “otras variables de desregulación del mercado con las que el precio del gas irá bajando”, y “será clave para ir dejando los combustibles líquidos más contaminantes en la matriz energética”.

“La Argentina está en transición como el mundo entero está en transición, siempre lo estuvo”, razonó el funcionario, “como cuando pasó de la Edad de Piedra a la Edad del Motor a Explosión (sic)".

En referencia al mayor consumo energético en la Patagonia por razones climáticas, Aranguren aseguró que en la zona la tarifa del gas es inferior a la que se paga en otros lugares del país. Dijo que, no obstante, al compararse los precios con Chile, a igual latitud, todavía aquí “son muy bajos y habrá que ajustarlos”, y acto seguido comprometió la continuidad de la “tarifa social para aquellos sectores que no puedan hacer frente al valor real de la energía”.

Particularmente consultado sobre este punto, el ministro explicó que los cuadros tarifarios fijados para el semestre abril-septiembre “se hicieron con un dólar a 20 pesos; ahora las transportadoras (como Camuzzi) están pidiendo una actualización mediante un mecanismo contractual denominado ´pass through´ que permite el traslado a precios del impacto del tipo de cambio. En este caso”, continuó Aranguren, “las empresas han pedido adelantarse a octubre y hacer ahora esa actualización, pero eso es algo que no depende de este ministerio y que debe resolverlo el Enargas”, y agregó, “pero se apruebe o no este pedido, el cambio de tarifas va a impactar en octubre, porque las diferencias cambiarias de un semestre, se aplican de todos modos en el semestre siguiente”.

Entre otros temas abordados, el ministro de Energía descartó la construcción de una central nuclear en Río Negro: “Era un convenio firmado con China para la producción con energía limpia, que es hacia dónde va el mundo hoy”, insistió. “El Gobierno comenzó a estudiar zonas para la probable instalación y una era en Río Negro. Después la Legislatura votó una ley para prohibirlo. De cualquier modo, más allá de eso, se trata de una inversión de 15 mil millones de dólares que hay que devolver y que hoy la situación fiscal del país no permite asumir. Optamos por la cautela y le propusimos a China posponer el proyecto”, comentó.

Por último, en referencia al gasoducto cordillerano, cuya finalización se esperaba hace ya tres años, dijo Aranguren que “esperemos poder terminarlo para el invierno próximo”. Luego exhibió fotografías de las obras en curso bajo las condiciones climáticas del último temporal y explicó que “es muy difícil tirar un gasoducto así, ustedes acá lo sabrán, con esta nieve no se puede trabajar. Pero”, añadió, “la única verdad es la realidad: esta es una obra planificada hace años que ahora nosotros la estamos haciendo”.