Planta modular: costó 21 millones y no funciona

La planta de tratamiento de líquidos cloacales se inauguró en noviembre de 2015 y costó 21 millones de pesos. La obra fue realizada por la Provincia, pero nunca se puso en funcionamiento. La Cooperativa negó al Fiscal haber tomado posesión y advirtió inconvenientes electromecánicos.

14/06/2018
Bariloche

Falencias al momento de la construcción de la planta

Alfredo Iwan, apoderado de la CEB, respondió este 5 de junio el oficio del Fiscal Guillermo Lista ante la denuncia presentada por Alejandro Ramos Mejía por posible administración fraudulenta de fondos públicos en la construcción de la Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales.

Respuesta de Iwan al Fiscal: La CEB no recibió la obra

La CEB considera que el Departamento Provincial de Aguas “NO (sic) ha hecho entrega de la Planta”, ya que la nota del 26 de enero de 2017 “carece de entidad jurídico administrativa para actuar como Acta de Entrega”, asentó, ratificando que la cooperativa “no recibió ni nunca manifestó su voluntad social/empresaria expresa, ni implícita, de recibir la obra”.

Así, se confirma el adelanto de la revista CIC que, en 2015, detalló que las fallas en la obra y el intento de la Provincia de Río Negro y la CEB de ocultar el papelón, provocaron un daño al erario superior a los 21 millones de pesos.

La planta fue inaugurada en 2015, pero no funciona

Tras las publicaciones de aquel medio el legislador del FpV Ramós Mejía presentó una denuncia que se encamina a sancionar a los responsables. “Es la línea del Gobierno de Weretilneck: obra pública inexistente, especialmente para Bariloche, y la que está hecha la hicieron mal, no funciona, se hizo en perjuicio del Estado y de los rionegrinos”, planteó el parlamentario a En estos días.

 

Expediente

 

En la causa que tramita el Fiscal Lista se produjo una novedad que confirma la imposibilidad de accionar la planta: la nota de la CEB, firmada por Iwan, quien puntualizó que la Planta Compacta fue “ejecutada/gestionada por el Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Provincia de Río Negro”, por lo que el DPA, para la CEB, tiene “incompetencia administrativa” para entregar la obra. Las transferencias de bienes del Estado “no se instrumentan mediante simples notas”, dijo.

La referencia es a la misiva del Delegado del DPA, Germán Kugler, en la que le informa al Ingeniero Fernando Martín de la CEB, que la “operación y mantenimiento” de la planta “queda a cargo” de la Cooperativa. La veracidad de esa nota, también está siendo evaluada por la Justicia.

Nota de supuesta "recepción" de la obra. La Justicia cree que es trucha

El apoderado de la CEB dijo desconocer si el Ministerio recibió formalmente la obra por parte de la constructora Ecopreneur SA., y señaló que la Cooperativa “no se encuentra ni operando ni manteniendo” la planta, ya que nunca tomó posesión “en virtud de no poder constatar a la fecha que la misma pueda cumplir con los requerimientos técnicos” del contrato de concesión.

Nota relacionadaEl escándalo de la planta cloacal: analizan si es trucha un acta de recepción de la obra

Esta información contradice las reiteradas declaraciones del Gobernador Alberto Weretilneck y el ministro de Obras y Servicios Públicos, Carlos Valeri, en las que aseguraron que la planta estaba funcionando con normalidad. Desde su inauguración, en 2015, nunca operó.

Ramos Mejía presentó la denuncia

“Esta parte sabe sobre la existencia de inconvenientes electromecánicos en bombas de recirculación y otros equipos, entre otras falencias”, advirtió al Fiscal Lista, sumando que el parte de control del período de prueba y puesta en marcha no evalúa diversas variables técnicas, y no hubo participación técnica de representante de la CEB al emitirse.

Las irregularidades fueron publicadas el director periodístico de En Estos Días, en 2015, y llegaron al Poder Judicial gracias a la denuncia del legislador Ramos Mejía. La denuncia se sustenta en la utilización de hormigón de menor calidad al especificado en el pliego de licitación. Se exigía un material H30 -con un piso de H21 en realidad-, y se utilizó en la obra hormigón H13. Se realizaron dos pruebas. Una en la sede de Vialidad Provincial, y la segunda en la ciudad de La Plata. Ambas fueron negativas.

 

El segundo punto cuestionado técnicamente en una inspección, estaba relacionado con los “anclajes”, es decir la calidad de la unión de los dos materiales principales utilizados: las chapas y el hormigón. Dichos anclajes deben soportar los esfuerzos mecánicos y garantizar la impermeabilización de la estructura, para evitar derrames, filtraciones o roturas del hormigón. Para ello se utiliza lo que técnicamente se denomina “junta hidroexpansiva”. Ese vital elemento no cumplió con las exigencias mínimas, y se diseñó una solución casera: más hormigón para cubrir la unión entre materiales.

Finalmente, se cuestionó que la Provincia pagó por la obra 21 millones de pesos, cuando el presupuesto original era de 14,5 millones.