Contracumbre energética e intervención artística contra el G20

Rodeados de extremas medidas de seguridad, las autoridades de Energía de los principales países de mundo debaten en el Hotel Llao Llao. En el centro de Bariloche se realizó una contracumbre y una intervención artística para denunciar el saqueo extractivista.

15/06/2018
Bariloche

Intervención del grupo FACC

Los funcionarios de primera y segunda línea de las áreas de Energía de los países del G20 continúan reunidos en el Hotel Llao Llao, desde donde emitirán un documento conjunto sobre el futuro de las políticas para el área a escala mundial.

Participa del encuentro el ministro de Energía argentino, Juan José Aranguren, quien ya anticipó que, en el país, habrá nuevos aumentos de tarifa para los servicios de gas y electricidad.

A unos 25 kilómetros del hotel, en pleno centro de Bariloche, se realizaron dos actividades en rechazo a esa cumbre y denunciando las políticas extractivistas y de sometimiento de los países centrales.

La Fuerza Artística de Choque Comunicativo (FACC) realizaron una intervención artística exponiendo las consecuencias de las políticas energéticas: mientras algunas mujeres, vestidas como promotoras, entregaban folletos, otros artistas, desnudos, simbolizaban el estado de abandono de gran parte de la población.

“El G20 está reunido en tu ciudad. ¿Quién elige esta usurpación?, ¿Quién elige el costo de la energía?, ¿Quién elige el saqueo del agua?, ¿Quién elige este Estado corporativo?”, se preguntaron los integrantes de FACC durante su intervención.

“Energía para qué, para quiénes y para cuántos”, fue la consigna central de la actividad que despertó la curiosidad de vecinos y turistas en el centro de la ciudad.

Video gentileza Revista MU

Paralelamente, la organización ecologista Piuké realizó una “contracumbre”, durante la cual planteó que “el problema energético es mucho más complejo que las emisiones de efecto invernadero. Es un sistema fuertemente mercantil, con muy poca lógica de derecho, con inequidad en el acceso, desplazamiento de gente, destrucción de territorios, no se trata sólo de desfosilizar sino de desmercantilizar y de democratizar”.

Invitados por Piuké, referentes de diversas organizaciones compartieron sus puntos de vista frente a las diversas maneras de abordar una transición energética. Los protagonistas detallaron sus “experiencias sobre los impactos provocados en sus comunidades por este modelo de saqueo colonial extractivista, sus luchas y también conversarán sobre la amenaza al Planeta que genera la transición, concebida como un simple reemplazo de fuentes en la oferta energética, concibiendo a los Territorios y los Bienes Comunes como un gran escenario de negocios”, se indicó desde la organización.

Se realizaron charlas bajo el título: “Az Mapu vs viejos y nuevos extractivismos”, que anticipa la idea de discusión del Espacio de Articulación Mapuche y Construcción Política; mientras que la Asamblea de Vecinos de Esquel compartió su visión desde la lucha en el territorio y el lanzamiento del Manual “Hablemos de Megaminería”, flamante publicación de las Asambleas chubutenses en construcción colectiva.

“Para discutir la energía en toda su dimensión, hay que discutir el modelo de desarrollo, y para eso hay que discutir el modelo productivo: qué se produce, qué no se produce, para qué, para quiénes”, explicó el especialista Pablo Bertinat, y agregó que “lo central es garantizar condiciones de vida dignas que permitan satisfacer necesidades humanas, sin hacer desastres con otros humanos o con la naturaleza”.