Con críticas a las políticas universitarias de Nación asumieron autoridades del CRUB

Este viernes se llevó a cabo el noveno Acto de Asunción de Autoridades electas del Centro Regional Universitario Bariloche de la Universidad Nacional del Comahue, esta vez para el periodo 2018 – 2022.

22/06/2018
Bariloche

 

En medio de discursos que reflexionaron sobre los desafíos de una universidad pública como referente en un contexto político y social preocupante, fue también un encuentro emotivo y alentador. Contó con una amplia presencia de autoridades locales, organizaciones sociales, de DDHH, sindicales, instituciones de formación y producción científica, docentes, no docentes, estudiantes y graduados. El acto fue presidido por la vicerrectora Adriana Caballero, máxima autoridad presente de la Universidad Nacional del Comahue en Bariloche.

Luego de entonar el himno nacional, mientras se pasó un video con fotos de las actividades universitarias, se mencionaron las diferentes autoridades de las instituciones invitadas que participaron de la ceremonia: INVAP, UNRN, UTN Sede Bariloche, CONICET, CCT-CONICET, SOYEM, IFDC, Banco Credicoop, entre otras.

Acto seguido se leyó la resolución que designa a las nuevas autoridades del CRUB y se realizó la toma de juramento por parte de la Vicerrectora de la UNCo, Adriana Caballero, al nuevo Decano, Marcelo Fabián Alonso. Luego Alonso, como vicedecano saliente, tomó juramento a su compañera de fórmula, Carolina Biscayart. Finalizados los juramentos, se procedió a firmar las actas correspondientes.

La ceremonia continuó con las palabras del decano saliente, Víctor Báez, quién hizo un recuento de los desafíos y trabajos realizados durante sus años como Decano del CRUB, agradeció a los docentes, no-docentes y al equipo de gestión que lo acompañó durante esos años. “Contamos con un capital invaluable: nuestros recursos humanos, constituidos por docentes, no docentes y graduados que diariamente hacen posible que esta institución pueda cubrir las necesidades y expectativas de nuestros estudiantes”.

Asimismo, felicitó a Alonso y Biscayart y enfatizó en el deber que tiene la universidad pública para con la sociedad donde se encuentra: “Debemos redoblar nuestros esfuerzos para aportar a la transformación del contexto social en el cual se encuentra nuestra institución. En tal sentido no es suficiente con abrir las puertas de la universidad pública a la sociedad, no alcanza con ofrecer lo que “sabe hacer”, ni siquiera con hacer lo que le demandan; nuestro desafio es la elaboración de respuestas comprometidas, constituirnos en un proyecto social y político posible, formando recursos humanos que se caractericen por su capacidad para promover, generar, impulsar y producir cambios, asumir actitudes de liderazgo en ese cambio y constituirse como un sector social que, desde la reflexion y la crítica, aporte ideas y soluciones a los problemas sociales del contexto en el que se despliega la actividad profesional”.

 

La renovación de las Autoridades de la Universidad se da en el marco del centenario de la reforma universitaria, movimiento que determinó el eje profundamente popular de la Universidad Argentina. Por ello, al tomar la palabra la Vicedecana, Biscayart reflexionó sobre el rol de la Universidad pública en la dinámica social contemporánea: “El viernes pasado la charla que tuvo lugar en la Biblioteca Sarmiento en conmemoración a los 100 años de la reforma universitaria, donde también estuvieron presentes las universidades con sede en la localidad, me dejó más improntas para la reflexión sobre el rol de la universidades hoy, su importancia, sus problemáticas, la autocrítica hacia adentro y sobre mi propio rol”.

La flamante vicedecana desafió al público con varias preguntas sobre la Universidad Pública en esto tiempos y enfatizó la importancia de la pertenencia como eje de acción transformadora: “Sabemos que la exclusión es un mecanismo de negación del otro en todos sus aspectos. Todos aquí pertenecemos. Apelo a que cada claustro se sepa parte, se sienta sujeto de acción y transformación, y cumpla con responsabilidad y entereza el cogobierno de esta institución. Es mi deseo una buena gestión para la que he asumido ser parte, en la adversa situación en la que estamos; realidad que nos necesita más que nunca enteros, comprometidos, solidarios, en pleno uso de nuestras facultades y de las herramientas que cada uno de nosotros tiene para aportar”.

En su discurso, el decano Marcelo Alonso celebró la gran participación democrática de las últimas elecciones: “Viene bien este entusiasmo y compromiso, porque se avecinan tiempos difíciles para nuestro país, y en particular para la educación superior y los organismos de ciencia y técnica. Estos tiempos difíciles se ven expresados en la política que impulsa el gobierno nacional, que busca el ajuste de cuentas Fiscales a través del abandono o la reducción de funciones básicas del Estado con el consiguiente achicamiento de su planta de trabajadores por un lado, y por el otro el rediseño de los objetivos para las áreas que crean conocimientos, los aplican y los transmiten a la sociedad”.

Alonso destacó el rol de la universidad en su historial como docente, investigador y militante de la Universidad: “Por eso es que estamos aquí, por eso participamos de una y mil elecciones y venimos trabajando desde hace muchos años en política universitaria, para que la Universidad sea un motor de cambio, no solo de los individuos, sino de toda la sociedad, para que esta sea inclusiva y solidaria, para recrear un país que no nos duela, en el cual los universitarios, lejos de ser unos privilegiados, sepamos honrar nuestra profesión y oficio”.

Finalmente tomó la palabra la vicerrectora de la Universidad Nacional del Comahue, Adriana Caballero, transmitió los saludos del Rector de la Universidad, Gustavo Crisafulli y enfatizó el compromiso del Rectorado con la Universidad: “La Universidad Pública es la herramienta estratégica que tenemos como sociedad para poder adelantarnos a las políticas públicas que nos lleven a consolidar un tejido social inclusivo, con dignidad, justicia, igualdad de oportunidades y para generar condiciones de vida que todos los argentinos nos merecemos.