# ¿QUIÉN MATÓ A SANTIAGO MALDONADO?

Operación molotov

No hay en ningún lugar del expediente un sólo dato que avale la teoría del Gobierno y los medios colaborativos sobre el supuesto uso de bombas molotov por parte de Santiago Maldonado. El único elemento surge de una escucha declarada ilegal, tomada de una charla de una persona que no estuvo en la comunidad Cushamen el 1 de agosto de 2017.

26/06/2018
Nacional

 

El último grito de la moda periodística parece ser dar entidad de noticia a escuchas telefónicas tomadas de forma ilegal. El caso de desaparición y muerte de Santiago Maldonado no quedó al margen, y el pasado domingo el diario Infobae -y con posterioridad Clarín-, se subieron a la “operación molotov”, destinada a intentar instalar como un hecho que el joven artesano arrojó esos elementos a la Gendarmería.

Lo hicieron en base a una llamada grabada ilegalmente entre Ariel Garzi y una mujer no identificada, donde el amigo de Santiago Maldonado asegura que el joven fallecido en el contexto de la represión de Gendarmería, se había defendido de esa forma.

Sin embargo, en el expediente por la “desaparición forzada” seguido de muerte de Maldonado, no hay ningún elemento, dato, pericia o testimonio que acredite que el joven tenía en su poder botellas preparadas como molotovs.

Así lo confirmó a En estos días la abogada de la familia Maldonado, Verónica Heredia. “La supuesta existencia de bombas molotov no existe en el expediente”, dijo, y detalló que “lo único que sabemos que tenía Santiago en la mano, al momento de salir corriendo al río, era la mochila que no encontramos”.

Sergio Maldonado

Ni siquiera los Gendarmes que en sede administrativa o judicial ya dieron su testimonio sobre lo ocurrido el 1 de agosto del año pasado en la pu lof en Resistencia Cushamen, relataron que Santiago les haya arrojado elemento alguno. Mucho menos una molotov.

La nota del diario Infobae -firmada por Loreley Gaffoglio- publicada el domingo bajo el título “Exclusivo: en su huida hacia el río, Santiago Maldonado les arrojó bombas molotov a los gendarmes, revela una nueva escucha”, la periodista se hace eco de una conversación telefónica cuya intercepción fue declarada ilegal e inconstitucional.

“Ante su falta de destreza para manejar las hondas de revoleo para el lanzamiento de piedras -arriesga el artículo-, los miembros de la comunidad mapuche habían dejado a Maldonado a cargo de una caja con bombas molotov, que el joven utilizó contra los gendarmes y que posiblemente cargó en su mochila antes de zambullirse y ahogarse en el río Chubut”. Y desgrana la conversación de Garzi: “Como él (por Maldonado) no sabía usar la honda, le dejaron a cargo la caja de bombas molotov. Empezó el enfrentamiento y los peñi meta toscuso y toncaso. En un momento le pegan el grito: ‘Brujo, Brujo, las bombas, las bombas’. Y como el Brujo no respondía, en un momento uno de los peñis se da media vuelta y ve al Brujo tirando de la caja las bombas molotov”.

Esos dichos realizados por una persona que no estuvo en el lugar de los hechos y grabados de una conversación telefónica privada, fueron suficientes para que el periodismo colaborativo del Gobierno nacional afirmara que Maldonado arrojó cócteles explosivos a los Gendarmes.

En la causa por las escuchas, el Juez Gustavo Lleral declaró ilegales e inconstitucionales las grabaciones, y mandó a destruir el material. Las escuchas habían sido ordenadas por el primer juez de la causa por “desaparición forzada”, Guido Otranto, y la Fiscal Federal Silvina Ávila.

Juez Guido Otranto

Desde la Justicia o el ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich, lejos de cumplir con la orden de destrucción del material, lo que se hizo fue filtrarlo al periodismo colaborativo para construir la “operación molotov”.

“Lo que sí existe (en el expediente) es el secuestro (el primero de agosto en Cushamen) de cuatro o cinco frascos que la Gendarmería dijo que eran para armar bombas molotov. Eso está desde el principio en el expediente”, y se incluyeron “fotos de frascos”, detalló la abogada Heredia.

Explicó que “No había botellas en una caja de que decía caja de bombas molotov. Había frascos”, y se secuestraron al igual que diversas herramientas para el trabajo en el campo.

Heredia planteó que no responderá sobre el contenido de las escuchas “porque es una ilegalidad. Están declaradas hasta el momento, nulas e incosntitucionales”.

Verónica Heredia (foto Alejandra Bartoliche)

“Desconocemos el contenido de esas conversaciones”, agregó, y resumió que “no podemos saber qué dice Ariel Garzi, porque no hemos escuchado esas conversaciones”.

La familia de Santiago Maldonado también rechazó las acusaciones sin sustento en la investigación judicial. En la página de Facebook “Justicia por Santiago Maldonado”, compartió el siguiente texto: “Mientras algunos periodistas y medios realizan sus operaciones de domingo que sólo tienen como fin deslegitimar la lucha y la búsqueda de la verdad, nosotros seguimos pidiendo saber quiénes, porqué, cómo y cuándo mataron a Santiago. Son preguntas que exigen una respuesta urgente y es responsabilidad de la Justicia establecer los hechos y responsables. Todos y cada uno”.

La “operación molotov” de Infobae y Clarín no aportarán respuestas a esas preguntas genuinas.