Histórico fallo autoriza autocultivo de cannabis con fines medicinales

Una familia de San Antonio Oeste podrá elaborar su propio aceite para el tratamiento de un niño de 8 años.

03/07/2018
Viedma

La familia de Joaquín logró el aval judicial

“El derecho a la salud no es un derecho teórico, sino uno que debe ser examinado en estrecho contacto con los problemas que emergen de la realidad social”. Con esas palabras, la Jueza Federal de Viedma, Mirta Filipuzzi, hizo lugar a la medida cautelar presentada por una familia sanantoniense para el autocultiuvo de marihuana con fines medicinales.

De esta forma la familia de Joaquín, un chiquito de 8 años con Síndrome de Tourette, queda amparada ante cualquier acusación penal por cultivar y producir el aceite que el niño necesita para tener una mejor calidad de vida.

“La autorización para autocultivo de la sustancia vegetal en cuestión, si bien está sugerida en evitar que los responsables puedan verse perseguidos por una infracción de tipo penal, se asienta esencialmente en la mejora de la salud y calidad de vida del menor”, planteó la jueza en su histórico fallo.

De esta forma, el amparo judicial viene a cubrir los huecos que dejó la Ley nacional de uso medicinal del cannabis -N° 27350-, que promueve el uso pero no habilita el autocultivo. “Asumo que la pretensión de autocultivo, basado en la falta de operatividad, de momento, en la Ley 27350 está fincada en un estricto uso medicinal, destino que impone poner en balance el derecho a la salud de un menor de edad portador de una enfermedad incapacitante”, sostuvo Fillipuzzi.

La ley de cannabis medicianal fue aprobada en abril de 2017 y la Provincia de Río Negro adhirió a esta hace unos 15 días, aunque había proyectos en danza desde el mismo momento en que surgió la norma nacional.

Sin embargo, al no estar plenamente en vigencia por la falta de normas adicionales, hace que quienes necesitan hacer uso del cannabis para tratar situaciones de salud realmente complejas, tengan que recurrir a recursos individuales, como en esta oportunidad.

María Eugenia Sar, abuela de Joaquin que se presentó como una de las amparistas, acompañó la discusión que en la Legislatura rionegrino, donde los diferentes bloque no acordaban un texto común que fuera efectivo.

En ese momento relató el padecimiento del niño, con un síndrome incapacitante y que lo fármacos tradicionales no le dieron resultados positivos. En contraposición, la alternativa del cannabis logró una mejor calidad de vida.

En esa instancia, Sar le dijo a los legisladores que buscaban sólo adherir a la norma nacional sin ampliar derechos, que “los dolores no pueden esperar. A ustedes los siento muy lejos de mi dolor No sé alejen tanto de la realidad, por favor”.

El amparo judicial fue acompañado por los legisladores del Frente para la Victoria, Javier Iud y Nicolás Rochas, quienes en la presentación original entregaron más de 5 mil firmas de la comunidad apoyando la solicitud. Este martes, luego de conocerse la respuesta favorable por parte de la justicia declararon a través de una gacetilla de prensa que “hoy el beneficiado es Joaquín, pero este fallo favorable debe servir de ejemplo para miles de familiares que están luchando para que se reconozca al cannabis como una medicina y no como un estupefaciente”.