Organizaciones denuncian que más de 6.600 niños “padecen hambre en Bariloche”

El Movimiento de Infancia cruzó datos oficiales y concluyó que el 18 por ciento de los menores de 18 años “son pobres”. Más de 8 mil viven en asentamientos o viviendas muy precarias.

06/07/2018
Bariloche

(Foto Eugenia Neme - Al Margen)

Las organizaciones que integran el Movimiento de Infancia Bariloche aseguró que “más de 6.600 niños padecen hambre” en la ciudad.

La información surge del cruzamiento de datos oficiales aportados por el INDEC y refieren al último censo del 2010 y a la encuesta Anual de Hogares del 2014. “Dado que los datos son de años anteriores a la actual crisis económica se prevé que la población de niños y niñas afectada por estos indicadores es aún mayor en estos días fríos de invierno 2018”, señaló el Movimiento a través de una gacetilla de prensa.

Los datos fueron procesados por Tomás Guevara docente investigador del Instituto Interdisciplinario de Estudios sobre Territorio, Economía y Sociedad (CIETES) de la Universidad Nacional de Río Negro, a pedido del Movimiento de Infancia de Bariloche con el fin de armar el diagnóstico 2018 para la población infantil de Bariloche.

“Otros datos que surgen de estos cruces de ambas encuestas es que el 37,5 por ciento de la población infantil no cuenta con cobertura social de ningún tipo, que un 25 por ciento de esta población no posee servicios básicos como gas de red, red de agua, cloacas o luz eléctrica o los posee de forma muy precarizada”, se indicó.

(Foto Eugenia Neme - Al Margen)

El Censo de 2010 indicó que la población de niños, niñas y adolescentes de Bariloche asciende a 33.319 niños de ellos el 70 por ciento corresponde a adolescentes de entre 12 y 18 años mientras que el 30 por ciento restante es de la franja etaria de 0 a 12 años.

“En promedio el 18.2 por ciento de esta población tiene Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) que es el eufemismo con el que se nombra al hambre sin nombrarlo”, cuestionaron las organizaciones.

Los datos surgen del Censo del 2010 donde el impacto de la Asignación Universal por Hijo del 2009 había mejorado los indicadores de pobreza. “Hoy la crisis económica y el deterioro del poder adquisitivo de las asignaciones frente a la inflación daría mucho mas alto”, se planteó.

Según la Encuesta Anual de Hogares que se realizó en 2014, “el 37.5 por ciento de los niños menores de 5 años de edad no cuentan con cobertura social de ningún tipo y sería la población que principalmente se atiende en el sistema público de salud”.

“Si bien la estadística mejora levemente en la franja etaria de 6 a 18 años, en promedio se mantiene arriba del 30 por ciento lo cual es una manera de indirecta de analizar la desocupación en la ciudad, ya que cualquier padre o madre de familia que posea trabajo registrado o en formato de monotributista accede al plan medico obligatorio que contemplan estas diferentes formas de contratación o autoempleo. Ese porcentaje tan elevado estaría indicando desocupación o subocupación por temporadas”.

Vivienda, servicios y hacinamiento

Según el Censo de 2010 (que realiza el INDEC cada 10 años) en Bariloche “más del 25 por ciento de los niños de 0 a 5 años de edad vive en asentamientos o terrenos ocupados con tenencia precaria del mismo. Si bien el indicador mejora levemente a medida que la franja etaria crece, se vislumbra claramente el impacto del valor inaccesible de la tierra para los sectores populares y una pequeña porción de la clase media”.

El informe detalla que “en relación a los servicios básicos un cuarto de la población infantil los posee de forma precaria o no los posee. Es decir que 8.329 niños y niñas no tienen acceso a la red de gas, cloacas o agua corriente. O sea que hay un 25 por ciento de niños a los que el Estado no les garantiza los derechos consagrados en la Constitución”.

Foto Eugenia Neme - Al Margen)

El Movimiento de Infancia detalló que “otro 50 por ciento de niños (mas bien los mismos) viven en viviendas con “calidad constructiva insatisfactoria” que es la manera en que el relevamiento nombra viviendas mal construidas, mal aisladas y sin las condiciones mínimas para un normal desarrollo y crecimiento. Otro tanto se los lleva el 30 por ciento de niños que padecen condiciones de hacinamiento (viven con mas de 2 personas por ambiente)”.

Finalmente, “casi el 5 por ciento (1.665) de los niños todavía no cuenta con baño o letrina propia, sino que la comparte con otra familia”.