Nación y Provincia desfinancian a Bomberos Voluntarios

El Consejo Nacional de Bomberos Voluntarios denunció a fines de junio que el Gobierno de Mauricio Macri retuvo indebidamente casi el 40% de los fondos que les corresponden, según lo dispone la Ley Nacional 25.054. A la vez la provincia de Río Negro adeuda aportes por unos 8 millones de pesos al sistema provincial.

10/07/2018
Bariloche

 

Desde el Consejo Nacional, instituto que representa a las distintas federaciones de bomberos voluntarios del país, advirtieron que el Gobierno Nacional incluyó el recorte junto a los demás ajustes del gasto público anunciados por la administración Cambiemos. Señalaron además que se trata de una partida que no constituye un gasto corriente y que no se deriva de una cuenta general de Tesorería, sino que proviene de una cuenta específica creada por la Ley 25.054 en 2004. La maniobra podría constituir un delito.

Dicha cuenta está conformada por el aporte de todas las compañías aseguradoras del país, las cuales destinan obligatoriamente el 5 por mil de cada prima de seguro, (con excepción de los seguros de vida) a la Superintendencia de Seguros de la Nación.

Este ente del gobierno tiene la obligación de transferir cada trimestre al Ministerio de Hacienda la recaudación para que luego se distribuya el dinero a las Federaciones, Asociaciones y al Consejo Nacional de Bomberos Voluntarios.

Hay más de 900 cuerpos de Bomberos Voluntarios en el país cuya capacidad operativa depende de este financiamiento.

La presidenta de la Asociación Bomberos Voluntarios Bariloche, Viviana Buceta, confirmó a este medio que, efectivamente, las asociaciones de bomberos (hay 38 en la provincia) recibieron hasta el momento un depósito de 1.060.000 pesos, en lugar de percibir 1.600.000 pesos, correspondientes a la partida estimada para este año.

La disminución en el aporte, más las actualizaciones no percibidas, significará, estiman, un achique del 40%, que llevará los recursos aún por debajo de los niveles de 2017, cuando el monto girado fue de 1.085.000 pesos.

Ángel Martín, de la Federación de Bomberos Río Negro

El presidente de la Federación rionegrina de Bomberos Voluntarios y representante de la provincia ante el Consejo Nacional, Ángel Martín, informó por su parte que el organismo “ya realizó una presentación judicial por el desvío de fondos”, que en principio habrían sido derivados al ministerio de Seguridad de la Nación que conduce Patricia Bullrich.

El planteo prosigue a uno anterior con el cual los bomberos reclamaron un remanente adeudado de 2017, que tampoco se canceló por completo.

“La situación es desastrosa para los cuarteles”, explicó Martín, “Todo el material empleado por el sistema de bomberos está sujeto a normas europeas, con lo cual nosotros los insumos los pagamos en euros; con la devaluación y la inflación que ha habido, la reposición de equipamiento se hace cada vez más imposible. Hoy una autobomba, por ejemplo, está por encima de los 2 millones de pesos”, precisó.

“Nuestra pelea con el gobierno (Nacional)”, subrayó también Viviana Buceta, “es porque se están apropiando de un dinero que no les pertenece; lo están sacando de una cuenta que es específica, y esos son montos muy significativos para nosotros”.

Viviana Buceta, presidenta Bomberos Voluntarios Bariloche

Confirmó además gestiones desde el ámbito político a través de la Cámara de Diputados: “hubo reuniones muy productivas, donde se pudo explicar cuál es la situación que estamos atravesando, y lo que está haciendo el Gobierno Nacional con nuestros fondos”.

La situación fue advertida y denunciada a fines de 2017 a través de una nota dirigida desde el Consejo Nacional de Bomberos Voluntarios a los legisladores, bajo el título “Recorte ilegal del 40% en el presupuesto anual para Bomberos Voluntarios”.

Allí se solicita a los senadores y diputados “revisar con urgencia el Proyecto de Ley de Presupuesto General para la Administración Pública Nacional 2018”.

Y denuncian que: “Hemos observado que el mencionado Proyecto destina a nuestro Sistema, para el ejercicio 2018, un 40% menos de la recaudación estimada por el Superintendencia de Seguros de la Nación”.

Puesto en números el desvío de fondos significa unos 600 millones de pesos que merman del presupuesto operativo para el sistema de Bomberos Voluntarios del país; asociaciones sin fines de lucro, cuyas comisiones directivas trabajan ad honorem, y sus cuerpos activos no disponen  aún de un seguro por riesgos de trabajo (ART).

El Gobierno Nacional una vez más aplicó la heterodoxia: les respondió a los bomberos que, aunque no giraba las partidas completas, el remanente podía ser reclamado “en el momento que quisieran” y les sería transferido, ya que las aseguradoras lo aportaban, pero no fue así.

En cambio existe la sospecha de que ese dinero fue a dar a la cartera que conduce Patricia Bullrich, lo cual, de confirmarse, configuraría un delito; el mismo por el que fueron procesados, por ejemplo, Aníbal Fernández y Jorge Capitanich tras su paso por la función pública.

 

En Río Negro

El desfinanciamiento se ahonda con los retrasos de los aportes provinciales al sistema bomberil. La Ley rionegrina K 4.354 impone que de “El producido líquido de la explotación de los juegos de azar (Lotería y casinos)”, se aportará “4% Como mínimo para las Asociaciones de Bomberos Voluntarios y a la Federación que las agrupa. El mismo tiene carácter de subsidio y se líquida en forma mensual”.

Gobernador Alberto Weretilneck

No obstante Ángel Martín detalló que el gobierno de Alberto Weretilneck no depositó aún las partidas de diciembre de 2017 y abril, mayo y junio de este año, estimadas cada una en 2 millones de pesos que se reparten equitativamente entre todas las asociaciones de Río Negro. Total: 8 millones de deuda acumulada por el Estado provincial al sistema de bomberos.

“Son partidas que no nos depositan de una sola vez”, detalló Martín, “sino a medida que va ingresando el dinero, nos van depositando a nosotros. En estos días nos dijeron que lo de diciembre está en trámite en Tesorería”.

La afectación de la estructura de emergencias es grave e inmediata. Los bomberos voluntarios no solo tienen por función extinguir incendios; la Ley provincial les impone en general “la intervención operativa para la protección de vidas o bienes que resulten agredidos por siniestros de origen natural, accidental o intencional”, además de tener a su cargo la capacitación del personal.

“Los equipos estructurales que utilizamos tienen solo 5 años de vida”, explicó Ángel Martín, “transcurridos los cuales ya pierden su resistencia al fuego y ponen en riesgo la vida. Después de 5 años a esos equipos hay que desecharlos y comprar nuevos”.

“Del mismo modo”, contó, “estábamos ahora en proceso de construir un centro de entrenamiento en el Valle para dar capacitación a todos los bomberos de la provincia; y bueno, con esta situación se vuelve muy difícil”.