# ¿QUIÉN MATÓ A RAFAEL NAHUEL?

Exclusivo: escuchas telefónicas y la Fiscal que confunde perros con armas

La Fiscal Silvia Little encabeza la avanzada judicial para acusar a los integrantes de la comunidad por “atentado al orden constitucional” e insiste con la teoría de que existió un enfrentamiento el día que mataron a Rafael Nahuel. Pidió más detenciones de mapuches y asegura que en una escucha telefónica se utiliza la palabra clave “perros” para referirse a las armas.

11/07/2018
Bariloche
Santiago Rey

 

Entre ceja y ceja. Así tiene la Fiscal Silvia Little a la comunidad mapuche Lafken Winkul Mapu, de Villa Mascardi, a cuyos integrantes pretende acusar por “atentado al orden constitucional”. Está convencida que el 25 de noviembre de 2017, día que mataron a Rafael Nahuel, hubo un “enfrentamiento”; sigue al pie de la letra el guión del Ministerio de Seguridad de la Nación; y hasta desarrolló una teoría sobre palabras en clave, a partir de escuchas telefónicas realizadas a integrantes de la comunidad.

Little basa su convicción sobre la presencia de armas en manos de integrantes de la comunidad mapuche en una escucha telefónica incluida en la causa por usurpación.

Se trata del expediente abierto a partir de la denuncia de Parques Nacionales, que derivó en el desalojo del día 23 de noviembre, cuando fueron detenidos mujeres y niños.

Última foto de Rafael Nahuel (foto Eugenia Neme - Al Margen)

Con posterioridad a ese hecho el Juez Gustavo Villanueva ordenó la intervención de líneas telefónicas en poder de los miembros de la comunidad que habían quedado en el territorio y en la montaña. Según pudo saber En estos días gracias a fuentes del Juzgado, en las pinchaduras se escucha a jóvenes decir que “están pasando frío”, pedir que les lleven “milanesas”, y avisar que bajarían al lago Mascardi “a pescar con los perros”.

Este última frase fue interpretada por miembros de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y la Fiscal Little como un mensaje en clave. Para ellos, al decir “perros”, los mapuches se refieren en realidad a “armas”. Como antecedente refieren al lenguaje “tumbero”, urbano, coincidente con esos términos.

No existe en el expediente otro indicio que ese supuesto código sea real. Es más, tanto en la causa por usurpación como en la referida al asesinato de Nahuel -aún caratulada Fausto Jones Huala s/ muerte dudosa- se menciona la presencia de perros, pero no de armas.

 

Durante la inspección ocular del 7 de diciembre, no se encontraron armas de fuego en poder de la comunidad, ni vainas de balas supuestamente disparadas por los mapuches, ni rastros en la vegetación del impacto de esos proyectiles. En cambio sí se verificó la presencia de perros.

Es más, en los testimonios de los 15 integrantes del grupo Albatros que testimoniaron inicialmente ante el Juez, se da cuenta de la presencia de esos animales, y del cuidado que pusieron para que en sus incursiones en el territorio no fueran descubiertos por los perros.

Finalmente, el propio Cabo Primero Francisco Javier Pintos -de cuyo subfusil MP5 salió el disparo que mató a Rafael-, habló en la indagatoria sobre la presencia de perros en el territorio. “Allí vimos a (los Albatros) Lezcano y García -dijo Pintos- que estaban atajando a un perro labrador (...) Lezcano y García nos explicaron que se quedaron allí, junto al perro, para evitar que el animal subiera y permitiera advertir que estábamos en la zona”.

En el expediente, además, se incorporó un video captado con el celular -secuestrado- de uno de los Albatros, donde se observa la presencia de un can.

De la supuesta relación entre perros y armas se agarra la Fiscal Little para insistir con la responsabilidad de los mapuches en el “enfrentamiento” con los Albatros.

En tanto, del fallo de la Sala III de la Cámara de Casación, la Fiscal tomó la letra para culpar de “atentar contra el orden democrático” a Fausto Jones Huala, Lautaro González e integrantes de la comunidad.

 

El texto firmado por el Juez Eduardo Riggi que revocó la excarcelación dictada por Villanueva a los dos jóvenes mapuches que bajaron el cuerpo de Rafael, les endilga que la sola pertenencia al Movimiento Mapuche Autónomo del Puel Mapu constituye un ataque a las instituciones. A tono con el “Informe RAM” del ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich, Riggi planteó que “el pensamiento del encartado (Jones Huala) y su consecuente proceder confesado en relación a su participación en el denominado Movimiento Mapuche Autónomo -MAP-, revela un estado de beligerancia y de confrontación con las autoridades legalmente constituidas, que nos impone remarcar ciertos criterios propios, exigibles y necesarios de la convivencia democrática y que derivan del respeto del orden Constitucional y legal de la Nación”.

Lejos de ajustarse al bagaje de pruebas que, hasta ahora, en el expediente transparentan que no existió un enfrentamiento -testimonios, pericias e inspección ocular-, la Fiscal Little vincula las escuchas sobre los perros con la letra del fallo de Riggi para avanzar con su intención de acusar a Jones Huala y González por “atentado al orden constitucional”.

En esa misma línea, hace tres semana Little solicitó al Juez Villanueva la autorización para allanar la comunidad mapuche y detener a los hijos de María Nahuel -tía de Rafael-, que aún permanencen en el territorio. Es más. Fuentes con acceso al expediente indicaron a En estos días que la Fiscal se mostró indignada porque los niños concurren a la escuela pública de Villa Mascardi, y propuso el ingreso de fuerzas de seguridad en el territorio en disputa aprovechando la ausencia de niños y madres, en horario escolar.

Villanueva rechazó ese planteo. Tal vez en todo el expediente el Juez ponga un equilibrio a la estigmatización del pueblo mapuche que demuestra la Fiscal.