Rechazaron excarcelar a Jones Huala pero es inminente su arresto domiciliario

La Cámara Federal de Casación Penal denegó el pedido de la abogada del lonko mapuche. Remitió al Juez Villannueva la decisión de otorgarle el arresto domiciliario mientras se define su extradición a Chile.

13/07/2018
Nacional

 

La Justicia rechazó este viernes excarcelar al lonko Facundo Jones Huala, aunque abrió la posibilidad de otorgarle el beneficio de arresto domiciliario. La Cámara Federal de Casación Penal resolvió que sea el Juez Federal Gustavo Villanueva quien defina si el líder mapuche puede aguardar en su vivienda la resolución en torno a la causa por extradición a Chile.

Jones Huala permanece detenido desde hace más de un año en la Unidad Penal 14 de Esquel, a la espera que la Corte Suprema de Justicia resuelva la apelación presentada por la defensa del lonko contra la resolución del mismo Juez Villanueva que, en marzo pasado, accedió al pedido de extradición desde el vecino país.

La abogada Sonia Ivanoff pidió para su defendido el beneficio del arresto domiciliario, invocando el artículo 10 del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales. Además, planteó que el tiempo transcurrido desde la detención de Jones Huala constituye una pena en sí misma, que no guarda relación con el proceso de extradición, y potencial juzgamiento en Chile.

El recurso presentado por Ivanoff, primero ante Villanueva y luego ante la Cámara Federal de General Roca, no encontró eco positivo, y por ese motivo llegó hasta la Cámara Federal de Casación -integrada por Alejandro W. Slokar como presidente y Ana María Figueroa y Eduardo R. Riggi como vocales-, que este viernes negó la excarcelación, pero planteó como posible el arresto domiciliario.

Ivanoff explicó que “Jones Huala desde siempre, desde el momento de su detención ha dicho donde vive” y que “el hecho de ser lonko de su comunidad es un elemento más para tener por acreditado el alcance del arraigo”.

“Las facilidades que tiene para abandonar el país no resulta factible en el caso en

particular, teniendo en cuenta la trascendencia pública de la figura del imputado, además de carecer de medios económicos”, indicó la abogada en su presentación.

Para Ivanoff, el sostenimiento de la prisión preventiva “causa un gravamen irreparable, por la desigualdad en la aplicación de la ley basada en la pertenencia a un pueblo originario y por sobre todo la clase social a la cual pertenece su asistido”.

En este caso, hasta el fiscal Javier Augusto De Luca abogó por la prisión domiciliaria. Postuló que “el juicio de extradición ya fue realizado” y “ya no es posible el entorpecimiento del debate mediante la fuga” del lonko. Para el representante del Ministerio Público Fiscal “bastaría con alguna medida alternativa a la prisión para garantizar que Jones Huala cumpla con sus obligaciones. Podría continuar la medida cautelar en detención domiciliaria, con un dispositivo electrónico de control”, del tipo de tobillera electrónica.

Con estos planteos, la Cámara de Casación resolvió “rechazar parcialmente el recurso de casación interpuesto por la defensa en orden a la denegatoria de la excarcelación”, y, al mismo tiempo “hacer lugar parcialmente al recurso de casación deducido y reenviar las actuaciones a su origen (Juez Villanueva) a fin de que en los términos de la pretensión fiscal -y con la celeridad que el caso impone- se resuelva la continuación de la medida cautelar en detención domiciliaria de Facundo Jones Huala”.

Se espera que el magistrado subrogante en Bariloche resuelva a comienzos de la próxima semana.